LAS FALTAS DE LA COMPAÑÍA ENCARGADA DE LA CONSTRUCCIÓN DEL TREN ELECTRICO

A esta compañía Provias Nacional responsable de las obras civiles de la construcción del tren eléctrico de Lima no le basta con no cumplir la ley sino que también falta a lo más elemental de la convivencia, respetar al vecino.

El día viernes 26 de febrero 2010, amaneció como cualquier fín de semana, salvo que se les ocurrió a los responsables de la constructora desviar el tránsito vehicular (automóviles particulares, transporte publico, transporte pesado, etc.) desde la Av. T. Marsano hacia la Av. Alfredo Franco en el distrito de Santiago de Surco. Esta última avenida es solo para vehículos particulares; ese día viernes  desde las 7 a.m. hasta pasadas las 20 horas los transportistas hicieron de las suyas, hasta no faltó la envestida a los peatones, al ornato público, derribando parte de un árbol que tiene más de 30 años proporcionando salud y magnífica vista.

La policía como siempre solo estaba parada viendo el mundanal laberinto y soportando la contaminación visual y auditiva; los encargados del serenazgo de Santiago de Surco hacían lo mismo, mientras que el vecino reclamaba y todas las supuestas autoridades no hacían nada por ellos. Se presentó la queja a un empleado de la compañía constructora, este fue en busca del ingeniero responsable, cuando regresó solo le quedó confirmar la mediocridad y falta de profesionalismo de los encargados, el ingeniero no se encontraba. Hacemos notar que los nombres de estos ineficientes trabajadores los reservamos para otras acciones.

Por la noche los trabajos siguen impetuosamente; rompen pistas, veredas; taladran hasta entrada la noche (21 h.), el ruido es infernal, el polvo se esparce kilómetros, no hay barreras corta vientos, no existe vigilancia policial; los vecinos tienen que soportar el ruidos implacable, con la boca cerrada ya que las autoridades ediles ni el Alcalde tienen ingerencia

Así es como se llevan los trabajos nocturnos del tren eléctrico; la falta de seguridad es impresionante, los reflectores solo alumbran el espacio donde realizan los trabajos; no hay presencia de seguridad ni de la policía, por cierto que la inmundicia, el polvo y las incomodidades nos relevan de algún comentario adicional.



Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Anuncios