Madre de Dios: Explotación de oro

En una entrevista al ministro A. Brack este muestra su satisfacción de haber trabajado a conciencia y que si el decreto de urgencia dado por el gobierno fuese derogado él renunciaría.

Desde el punto de vista ecológico-medio ambiental no existe objeción, el sustento es correcto. Desde el punto de vista económico, no existe derecho para que unos cuantos en aras del progreso y desarrollo hagan lo que quieren dando la espalda a los compromisos con el fisco. En donde existe cierta perspicacia es en la oportunidad del dispositivo, el contenido del mismo y en el supuesto favoritismo encubierto.

Nadie podrá certificar este último punto, solo el tiempo; pero la desconfianza es tal que la opinión pública tiene reparos en las acciones tomadas por el ejecutivo. Es plausible que se frene el golpe ecológico en Madre de Dios, la discusión estriba si la minería como tal es una actividad permisible en plena selva amazónica donde los ecosistemas son frágiles y vulnerables; mientras no exista un plan de desarrollo o una planificación ambiental adecuada de poco o nada servirán dispositivos de este tipo.

Al respecto cabe mencionar que en el Perú las experiencias de la planificación ambiental si existe, basta mencionar el Estudio de Evaluación de Recursos Naturales y Plan de Protección Ambiental en el departamento de San Martín, el cual “ha tenido como objetivo principal la delimitación territorial en “Unidades Ambientales”, constituidas por áreas que poseen condiciones naturales similares, como medio y como recurso, lo cual permite un uso y tratamiento comunes. Asimismo, con la finalidad de asegurar su materialización, se presenta una metodología de vigilancia ecológica implementada con técnicas modernas de percepción remota, que posibilitarán el control permanente de cada una de las “Unidades Ambientales”, detectando no solo los problemas de deterioro, sino el estado actual de las áreas cultivadas. Finalmente, el Plan prevé el establecimiento en la zona, de un organismo institucional destinado  a canalizar su aplicación, el que deberá ser dotado con los medios económicos, técnicos, administrativos y legales que hagan posible su funcionamiento”, (ONERN, 1984).

Esto es lo que debe saber el ministro A. Brack. Esto es lo que debió plantear el ministro y no solamente ingresar al campo de las penalidades, dragas e informalidad. Es esto lo que debió saber el ministro, no solamente plantearlo como una continuidad en el tiempo sino como una reivindicación técnica en el Perú. Desde luego nada parece lo que es y nada es lo que parece, son pasos coyunturales los que da el ministro del ambiente, nada de fondo.

Estas son sus declaraciones.

Ayer fue Bagua, hoy es Madre de Dios

A. Brack

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Anuncios

EL SUICIDIO

Es triste cuando una persona se suicida, mucho más cuando esa vida es joven. Este es el caso que le tocó vivir a la sociedad peruana la segunda semana de marzo 2010.

Queremos expresar nuestro profundo pesar por esta muerte prematura, cuando recién se asomaba a la vida.

Las miradas sobre el suicidio pueden hacerse desde el punto de psiquiátrico, psicológico, aunque existen otras como el punto de vista de la economía, sociología, antropología, historia, etc.

Existen varias teorías sobre el suicidio, pero si no existe un estudio de su ocurrencia en el contexto sociocultural de la persona que opta por suicidarse, la frecuencia y su distribución en las diferentes sociedades, su aumento y decrecimiento, es muy difícil comprender este fenómeno social como tal.

“El suicidio debe ser estudiado como un fenómeno periódico en diversas sociedades y épocas. Tomado como tal, deja de ser un caso singular para transformarse en un proceso general o fenómeno típico, que se ofrece en diversas sociedades y en distintas épocas” (P: Sorokin, 1962). Con esta base teórica se podrá verificar las teorías (médica, psicológica, siquiátrica, económica, etc.) pero aún así se obtendrá solamente una porción de la verdad más no la verdad completa.

Entre 1902 y 1925 las curvas de suicidios y fluctuaciones de los negocios al parecer coinciden en los EE.UU.: aumentan los suicidios en épocas de depresión pero en épocas de prosperidad disminuyen. El trabajo a este respecto fue realizado por Hurburt (Prosperity, Depresión and the Suicide Rates de W.C. Hurburt). Alguna semejanza encontró L.I. Dublín y B. Bunzel (To Be or Not To Be, 1933) en el periodo 1910-1931 siendo lo más importante su cuantificación, encontrando el coeficiente de -0.47 +/-0.05. Krose, Morselli, Durkheim y Halbwachs observaron un aumento de los suicidios en los periodos de depresión; Halbwachs demuestra una relación similar entre los períodos de depresión y el suicidio en Prusia, Alemania, Austria y Francia. En Austria el colapso de 1872 aumentó los suicidios aproximadamente en un 50 por 100. En Prusia y Alemania la curva del suicidio en 1881 a 1913 se mueve inversamente a la de los precios y paralelamente al número de bancarrotas y quiebras financieras.

Sin embargo esta aplicación económica del suicidio es parcial por que en ninguna parte se presenta un elevado coeficiente de correlación entre el suicidio y pobreza o adversidad económica.

“Esto significa que son necesarios otros factores y condiciones para explicar las fluctuaciones de la curva del suicidio” (P. Sorokin, 1962). Sorokin condiciona las causas del suicidio a causas económicas poniendo como ejemplo a la Europa de la segunda mitad del siglo XIX, lapso de tiempo en que los salarios se elevaron 200 a 300 por 100 (y más) pero la curva de suicidios no bajó. Entre 1892 – 1962 el coeficiente de suicidios por 10,000 habitantes aumentó en Italia de 2.8 a 8.3, en Francia de 7.1 a 23, en Inglaterra de 7.3 a 11, en Prusia de 10.6 a 20.5, en los EEUU de 3.18 en 1860 a 11.9 en 1922*.

Las explicaciones económicas no demuestran totalmente las razones del suicidio ya que en la Europa de la Edad Media el coeficiente de suicidios fue muy bajo, de esta manera se pronuncia Sorokin. Un dato curioso que podría extrapolarse a toda sociedad, incluida la peruana***, es que las clases sociales más ricas presentan porcentajes más elevados de suicidios que las clases pobres. **

*P. Sorokin, Sociedad, cultura y personalidad. Pág. 13.

** Mas información en Sorokin y Zimmerman: Principles; Sorokin-Zimmerman-Galpin: A Systematic Source Book in Rural Sociology; también en obras de Halbwachs, Bunger, Dublin-Bunzel, Durkheim, Krose.

*** En el Perú, se quitan la vida 650 personas al año. Esta cifra es baja. En Lituania, Hungría, Dinamarca y Japón se suicidan proporcionalmente 20 veces más, en Cuba 8 veces más, en Uruguay 7 veces más, en Estados Unidos 5 veces más y en Chile 50% más. Tienen la mitad de casos de nuestro país en Guatemala, Kuwait y Filipinas. Willy Quevedo, 2008.

Enlace

Niño se suicida

Monografías

Suicidio

Mujer

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.