G – 20

No extraña a nadie que el G-20 se reúna, como tampoco extraña a nadie que se pronuncie a través de un comunicado donde exprese sus intensiones, logros y demás aspiraciones. Lo curiosos es que el G-20 siempre se reúne en lugares históricos o con mucho glamour, rodeado de estrictas medidas de seguridad y en escenarios donde los enfrentamientos entre la población y la gendarmería son inevitables.

Esta vez le tocó a Seúl ser la sede de la reunión del G-20 y una vez más hace recordar cuando apareció las celebres palabras de ¡Proletarios de todos los países, uníos!, aunque en el caso del G-20 seria ¡Magnates de todos los países, uníos!

Si hasta hace 20 años había burgueses y proletarios, en estas épocas hay solamente países industrializados y los que no lo son. Cuántos años han transcurrido y el enfoque de los países dominantes permanece invariable, salvo con algunas variantes, aunque al final de cuentas sea lo mismo.

En Seúl, el G-20, se comprometió a tomar acciones integrales para desarrollar políticas macroeconómicas saludables, acciones para la consolidación fiscal, aunque lo que más llama la atención es la imperturbable necesidad de mejorar la consolidación fiscal recuperando el crecimiento económico. Tampoco han dejado de mencionar que se comprometen a fomentar el empleo y a modernizar al Fondo Monetario Internacional, este último gendarme post-crisis.

Quién o quiénes les podrá creer.

Siempre concluyen con arengas que solo ellos se las creen.

Comunicado del G-20 del 12 de noviembre del 2010.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.5 Peru.

Anuncios