DESARROLLO ECONÓMICO Y CAMBIO CLIMÁTICO

El Banco Mundial (BM) publicó el Informe sobre el Desarrollo Mundial 2010, documento bien elaborado, como es de esperarse de tan importante entidad. El tema que trata tiene que ver con el desarrollo y el cambio climático, tema que es recurrente de manera insistente desde hace no menos de 30 años.

Nuestra experiencia nos lleva a suscribir la veracidad de este peligro y a compartir en esta oportunidad la preocupación con el BM y otros organismos que abordan el mismo tema.

El Perú, según el BM, es un país que se encuentra entre aquellos países con menor producción de CO2 pero con riesgos. Estos riesgos fueron detectados y estudiados por la Oficina Nacional de Evaluación de Recursos Naturales – ONERN – a lo largo de 30 años, cuando elaboraba los inventarios de recursos naturales y analizaba el medio ambiente, llegó a la conclusión que los riesgos ecológicos tienen doble vía de incidencia.

La primera vía es la que caracteriza a su economía fundamentalmente extractiva (agricultura, forestal) y la segunda vía medida por los efectos originados a causa del tipo de producción.

El ejemplo más evidente son los fenómenos acaecidos entre 1982 y 1986, cuando el Perú tuvo que hacer frente al fenómeno El Niño (lluvias e inundaciones) especialmente en la costa; en la zona central del territorio con huaycos y deslizamientos de tierra; y en el sur con sequía. Nunca, por lo menos en nuestra experiencia, vimos la conjunción de estos tres fenómenos naturales en un evento único.

En este blog hemos informado sobre el Fenómeno El Niño y sobre la sequía en Puno. También hemos ofrecido información sobre otro aspecto relacionado con el cambio climático y que la ONERN fuera la entidad encargada y responsable del tratamiento multidisciplinario e institucional, sobre la desertificación.

Por lo tanto, contamos con los datos sobre deforestación e incorporación de tierras a la agricultura, especialmente para la zona de Selva, lo que hemos publicado extensamente. En esta oportunidad ofrecemos los datos del BM y con ellos nuestro punto de vista sobre el enfoque que el propio banco presenta.

Foto 1 y 2: La Tierra

El BM presenta datos que fueran recopilados por satélite durante los meses de verano desde 1998 hasta el 2007, donde los colores del océano muestran la concentración de clorofila (indicador de la distribución mundial de vida vegetal oceánica – fitoplancton); el color azul oscuro zonas con baja concentración de crolofila; el color verde, el amarillo y el rojo indican el aumento progresivo y concentrado de clorofila. En lo que respecta a la coloración de la tierra, los colores blancos, marrones y tostados representan la cubierta vegetal mínima; el color verde (de claro a oscuro) indica una vegetación cada vez más densa. Fotos 1 y 2.

Con esta señalización lo que dice el BM es que “los procesos biológicos registrados en la tierra y en los océanos desempeñan un papel clave en la regulación de la temperatura terrestre y del ciclo del carbono, y la información presentada en esos mapas mundiales es fundamental para gestionar los limitados recursos naturales en un  mundo cada vez mas poblado”.

Tanto nosotros como el BM tenemos como referencia el dato temporal de 30 años, pero en este espacio de tiempo aunque la situación de pobreza de la población haya bajado de la mitad a una cuarta parte en el mundo, así no sucedió principalmente en el hemisferio sur, como por ejemplo en el Perú; es el mismo caso que la proporción de niños mal nutridos y con riesgo de muerte prematura (actualmente existen 1,200 millones de personas hambrientas en el mundo). A este problema se le agregan los problemas naturales como sequías, inundaciones, tormentas, olas de calor.

Si bien es cierto que los países de ingresos altos deben reducir sus emisiones de CO2, qué con los países de bajos ingresos que producen como media per cápita un tercio de lo que producen los países industrializados, cuando ellos también necesitan energía, transporte y producción agrícola; entonces la pregunta es cómo conseguir un desarrollo económico que no influya intensamente en el cambio climático o como dice el BM “cómo impulsar el crecimiento y la prosperidad sin provocar un cambio climático ‘peligroso’”

Aquí está el meollo del asunto. No existe desarrollo como lo entiende el BM, sino desarrollo económico. Tampoco existe la manera de dejar de privar a millones de personas solo al entendido de desarrollo del BM, cuando hoy es inalcanzable económicamente la tecnología que no provoque un cambio climático “peligroso”.

Foto 3: Temperaturas en relación la era preindustrial

El Banco Mundial en su informe también dice que en el anterior milenio la temperatura media de la Tierra era de -0.7° C (zona verde), mientras que las emisiones de gases efecto invernadero de origen humano (zona amarilla) se da en el siglo XX. La proyección que hace el BM para el presente siglo (zona roja) podría representar para el planeta un 5° C con respecto al periodo preindustrial. Foto 3.

Los analisis en que se basa esta afirmación es producto del estudio de los anillos de los árboles  o las muestras testigos de hielo. Los datos termométricos referidos a los últimos 150 años indican un aumento de la temperatura mundial de 1° C desde el periodo preindustrial, pudiéndose dar un calentamiento de 2° C o más (5° C).

Foto 4: Emisiones percapita en países de ingresos bajos, mediano y alto (2005)

El primer dato concluyente es que los países desarrollados son los que mas producen CO2. Foto4. Se dice que las tecnologías actuales podrían reducir el consumo de energía en el sector industrial y la electricidad hasta un 30%, reduciendo así el CO2 sin sacrificar el crecimiento; pero quiénes hacen el cambio y cuántos adquieren por primera vez esta tecnología y dónde.

El BM afirma que tanto en América Latina como en África las oportunidades de mitigación del CO2 se encuentran más vinculadas con una ordenación sostenible de las tierras y de los bosques, con el uso y desarrollo de la energía limpia (geotérmica o hidroeléctrica) y con sistemas de transporte urbano sostenible. Sin embargo las políticas rentistas dicen todo lo contrario, como por ejemplo la venta de gas del Camisea-Perú no beneficia el consumo interno incentivando el consumo de leña.

“La dependencia de los combustibles fósiles no puede calificarse de inevitable”, es lo que sostiene el BM; preguntamos, qué país en América Latina o África puede sustituir los combustibles fósiles con energía solar o eólica. Se dice que las subvenciones mundiales a los productos del petróleo son de US$ 150 mil millones al año, pero ¿esos productos les llegan al poblador de los Andes? Que el gasto público en investigación, desarrollo y despliegue (IDD) es de US$ 10 mil millones, pero el Perú hace esfuerzos invirtiendo el 2.21 % (US$ 90.00 per cápita) de su PBI en investigación y desarrollo. Cómo ser más eficiente.

En la Tierra todo el aparato de producción natural se encuentra interconectado, en donde lo mal que haga el hombre repercutirá necesariamente en otro lugar; aquí no hay distinción entre ricos y pobres, todos somos iguales, es la democracia de la ecología. Pero es el tiempo utilizado en la emisión de CO2 lo que debe determinar la gravedad. Quién o quiénes podrán determinar la escala apropiada para semejante juicio de valor.

Foto 5: Emisiones de CO2 en millones de toneladas

Por eso el BM plantea lo que se observa en la Foto 5* cuando dice, que en EEUU existen 40 millones de vehículos utilitarios deportivos (SUV), estos recorren 480 mil millones de millas por año (12 mil millas anuales por vehiculo). La eficiencia de combustible promedio es de 18 millas por galón, el total de SUV consume 27 millones de galones al año y expulsa 2.421 gramos de carbono por galón. Utilizando vehículos de bajo consumo de combustible 45 millas por galón habría una reducción al año de 142 millones de toneladas de CO2 (39 millones de toneladas de carbono). El calculo del consumo de electricidad de un hogar pobre en un país subdesarrollado es de 170 kilovatios-hora por persona al año y se estima que actualmente la electricidad suministrada tiene una intensidad de carbono media mundial de 160 gramos por kilovatio-hora equivalente a 160 millones de toneladas de CO2 (44 millones de toneladas de carbono). Por eso, Al Gore pide a los ciudadanos que tienen automóvil que dejen de usarlo o que lo usen menos; la acción de dejar de usar el automóvil es un hecho voluntario por el convencimiento frente al calentamiento global.

Este razonamiento del BM no justifica optar por alternativas inalcanzables para países como el Perú, donde el 60 % de la población es pobre, no tiene medios de transporte SUV, pierde miles de horas mensuales en sus traslados cotidianos y vive según cálculos del propio BM con US$ 1.25 diarios y en donde el valor agregado de la agricultura (% del PBI) se estancó en 7 % entre el 2005 y 2008, disminuyendo a 2 % en el 2009 como consecuencias de los fenómenos naturales y crisis mundial. ¿Pedir esto es justo?

Foto 6: Niveles de CO2

Con la Foto 6, el BM nos dice, que la concentración de CO2 de la Tierra ha ido cambiando, medido este cambio con respecto al aire atrapado en el hielo antártico de 800 mil años de antigüedad. En este periodo de tiempo los factores naturales hicieron que la concentración atmosférica de CO2 variara aprox. entre 170 ppm y 300 ppm. Como resultado de las actividades humanas la concentración de CO2, de aprox. 387 ppm está en un 30 % por encima de su nivel máximo en los últimos 800 mil años. Las emisiones previstas para el siglo XXI darían una concentración de CO2 entre 2 y 3 veces más elevadas que en los 800 mil años.

Tal vez por estas razones el BM dice que “el cambio climático amenaza a todo, pero en particular a los países en desarrollo”. La diferencia entre el clima de hoy y el de la última era glacial tardó milenios; el cambio climático inducido por el hombre se produjo en un siglo. Este cambio en la temperatura provocaría la extinción paulatina de los bosques amazónicos, la perdida completa de los glaciares en los Andes y el Himalaya, la acidificación del Océano (perturbación de los ecosistemas marinos y la muerte de los arrecifes de coral).

Foto 7: Cambio climático / Caída rendimientos agrícolas

El Perú se encuentra a merced de este cataclismo ya que no bastado con semejante crisis hay la posibilidad que el 50 % de las especies desaparezcan; los niveles del mar podrían subir un metro, desapareciendo mas de 3 mil kilómetros de sus costa, y  con esto desaparecerían pueblos enteros, miles de personas, millones de dólares en activos. No suficiente con tanta desgracia se le sumaría la perdida de por lo menos siete cultivos de los 11 que nombra el BM Foto 7 (arroz, maíz, guisantes, remolacha, batata, soja, maní). En esta situación catastrófica, Chile seria el único país en América Latina que podría resistir mejor los embates del clima.

Visto así este asunto del calentamiento global y tomando en cuenta la diserción del BM sobre semejante catástrofe, que por cierto es real y verdadera, solamente resta preguntarnos, qué nos depara el futuro.

Foto 8: ¿Que nos depara el futuro?

De manera enfática se puede decir que para el 2050 las emisiones de CO2 deberían ser un 50 % inferior a las de 1990 y ser nulas o negativas para el 2100 Foto 8. Pero para lograr esta meta hay que lograr en los próximos 20 años que las emisiones mundiales registren un descenso que equivalga al total de las emisiones actuales que realizan los países de ingresos altos; cambiar el tipo de riesgos para los que preparan las personas, los hogares donde viven, lo que comen y la forma en que diseñan, desarrollan y gestionan los ecosistemas urbanos y agro ecológicos (BM, 2010).

Pero esto choca frontalmente con las teorías liberales de la economía, y si fuese de esta manera, con qué reemplazaríamos la globalización, qué se enseñaría en las universidades, seguiría existiendo el Premio Nóbel de Economía. Estas son preguntas que deben ser respondidas, para poder imaginar un mundo donde lo aprendido como bueno y excelente no deba ser cambiado.

Foto 9: Emisiones mundiales de CO2

Sobre las emisiones mundiales de CO2, el BM nos pone en una encrucijada para el siglo XXI. Foto 9. La preocupación frente al desastre inminente es válida; lo que no es apropiado son las cargas que recaen sobre los países subdesarrollados, mucho menos cuando el BM propone que sean los países desarrollados los que asesoren a los países subdesarrollados sobre el cambio climático, porque esta ayuda nunca sería gratis, esta tiene un costo y ese costo pone en aprietos a la seguridad de cada unos de los países asesorados y al incremento de sus deudas.

Foto 10: Medidas existentes - Tecnologías avanzadas

Es sabido que la energía es fundamental para la vida, mucho más en estos tiempos. Foto 10. Cuando uno se desplaza por los Andes y ve a la gente vivir sin calefacción, sin abrigo, sin alimentos, sin medicinas, uno se pregunta, cómo es esto posible. Sin embargo esta situación es real; por ejemplo en la ruta Quillabamba-Cusco en el Perú, se puede observar a los pobladores nativos vestir sin medias, solamente con hojotas (sandalias) en un clima con temperaturas por debajo de los 0° C. Pero el BM pregunta, ¿pueden las emisiones recortarse en la medida suficiente o con la rapidez necesaria sin renunciar al crecimiento? Pero qué culpa tiene el hombre andino aludido por nosotros cuando solo tiene unas cuantas papas para su alimentación y cuando se enferma tiene que viajar once horas para que lo asista un médico, si desde hace 500 años le trastocaron la vida. Al parecer el BM no tiene una perspectiva clara al respecto.

Foto 11: Estimación del financiamiento

Por último, en cuanto a la estimación del financiamiento para disminuir el CO2 a niveles de 2° C. Foto 11. El BM presenta un financiamiento para actividades de adaptación y mitigación en el periodo 2008-2012, con un total de US$ 9 mil millones, previendo para el periodo 2012-2030 entre US$ 167 mil millones y US$ 275 mil millones, cálculo únicamente para los países en desarrollo. Advierte el banco que las necesidades de mitigacion asociadas con los costos incrementales, representados en la grafica 11, son mucho mayores, van desde US$ 265 mil millones hasta US$ 565 mil millones anuales hasta el 2030, lo que significa desde US$ 7 billones 950 mil millones,  hasta US$ 16 billones 950 mil millones para ese espacio de tiempo, cifra impensable para países tan enormemente pobres.

Conclusión

1. No intervenir económicamente la cuenca del río Amazonas. Sabido es que actualmente el Perú y Brasil construyen una carretera.

2. Que paguen los que contaminan (CO2).

3. El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial se encuentran obligados a incentivar y promocionar “el que contamina, paga”.

4. La ONU (NU) debe actuar deliberadamente a favor de los pueblos pobres del mundo.

5. Pregunta: porqué el Banco Mundial dirige este tema y lo coordina con el Fondo Monetario Internacional, cuando son organismos que dirigen la economía mundial, la  crisis económica, y otros temas. ¿El gato de despensero?

* Los símbolos de electricidad es proporcional al número de personas sin acceso a este servicio.

Conclusiones del Banco Mundial

1. Reducción de la pobreza y el desarrollo sostenible siguen siendo una prioridad fundamental en el plano internacional.

2. Debe encararse el cambio climático con urgencia.

3. El crecimiento económico por sí solo no es lo sufientemente rápido o equitativo para contrarrestar las amenazas derivadas del cambio climático, en particular si continua el elevado nivel de intensidad del carbono y se acelera el calentamiento global. Actuar ahora. Actuar de común acuerdo. Actuar de manera diferente.

4. Se necesita un acuerdo mundial sobre el clima que sea equitativo y eficaz.

5. El éxito depende de que se logre un cambio en los comportamientos y en la opinión pública.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 Perú.

Anuncios