UN MUNDO REAL

En nuestra entrega del 03/12/10 titulada Rajoy, decíamos que “Wikileaks es sin duda una bomba colocada en medio de tanta farsa, aunque no falta un despistado presidente, como Alan García Pérez, que en lugar de esforzarse por meditar una respuesta coherente -a raíz de una pregunta de un periodista sobre el escándalo generado por Wikileaks, debido a la publicación de documentos clasificados del Pentágono y del Departamento de Estado- o simplemente decir que no está muy al tanto del asunto, dijo una candidez que permite inferir que su techo es de cristal no porque Wikileaks lo sobre estime sino por que quiere darse importancia de estadista u hombre de mucho mundo”.

Efectivamente, el asunto que se ventila en todos los medios del mundo permite formarse una idea sobre las graves irregularidades y malos manejos de la cosa publica por parte de ciertos políticos cuando toman el poder.

El diario madrileño El País publicó muy acertadamente  una síntesis de los cientos de miles de documentos publicados por Wikileaks y los colocaron en un mapa que titularon “Los papeles del Departamento de Estado”;  reproducimos este contenido ya que la semana pasada el sitio oficial de Wikileaks en Internet  se encontraba cerrado (?) no pudiendo ingresar desde Lima ni desde Los Ángeles California.

Anuncios