CON BROCHE DE ORO

MVLl, Premio Nobel Literatura 2010

No podría ser que el Perú cerrase el año 2010 sin una alegría, no podía ser de otra manera, que el Perú no tuviese un sueño hecho realidad, y en el momento más oportuno, con el galardón, Premio Nóbel de Literatura 2010 , otorgado al ilustre arequipeño don Mario Vargas Llosa.

Todo el Perú, especialmente los niños y jóvenes, estuvieron pendientes del acto de entrega de la medalla, en reconocimiento a un escritor que mantiene vigente su estilo y las ganas de escribir. Está demás hacer un recuento de lo sucedido durante estos últimos días, pero sí es necesario resaltar la sobriedad y sencillez de Mario Vargas Llosa.

Al respecto existen muchos puntos de vista, pero es un hecho tan importante y trascendental, tanto para el escritor como para los peruanos, el haber asistido a esta gran reunión donde claramente brota la admiración, la reconciliación desde aquel fatídico 1990 en que el pueblo peruano optó en las elecciones presidenciales de aquel año por un individuo impresentable e innombrable.

Los que votaron por este esperpento deberían en algún momento y lugar, ha escondidas y a solas, darse cuenta de lo entupidos que fueron. No hay vuelta atrás. No hay disculpas, que se rediman ellos solos. Los reflejos políticos y la diplomacia de Alan García Pérez están venidos a menos, ya no reflexiona, aunque lo ayude una Deep Blue. Este es el lado oscuro del Perú.

Sin lugar a equívocos, Mario Vargas Llosa regresará al Perú y los adulones y mentecatos estarán en el besa mano; a la cabeza de todos ellos Alan García Pérez, con la vergüenza, si es que la tiene, de haber perdido un colaborador eficaz y de lujo en el Museo de la Memoria. Lo memorable será que Alan García Pérez tendrá que felicitar a Mario Vargas Llosa, aunque dudamos que el primero de los nombrados vaya al encuentro del segundo. Veremos el día del arribo de Mario Vargas Llosa a Lima, toda esa bandada de pájaros de mal agüero, aquellos que tienen en vilo, en pie de guerra y mal humorado al Perú, asistir al festejo.

Notas relacionadas

→ Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura 2010

Anuncios