El Perú y los indígenas* amazónicos

El Perú republicano (desde 1821) nunca asumió su responsabilidad frente a los pobladores; la herencia de los conquistadores hicieron de sus gobernantes y de la burguesía criolla dar la espalda al indio originario de los andes, aquellos que fueran atacados y saqueados por la horda española de un centenar de analfabetos y delincuentes con su rey a la cabeza.

El Perú republicano que heredó culturas fue el primero en olvidar sus

Awaju-Wampis

obligaciones con los aborígenes amazónicos, y cuando no saqueaban, como lo vienen haciendo hasta el día de hoy las riquezas de su bosque, son marginados.

El reconocimiento por Ley de las Comunidades Nativas (en la Selva) como el de las Comunidades Campesinas (en la Sierra), son letra muerta; hoy espectamos el reclamo de estas etnias sin que exista atisbo alguno del reconocimiento de sus derechos.

La Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) se encuentra movilizada demandando la emisión de la Ley de Consulta en defensa de sus territorios. El Convenio 169-OIT, al que el Perú se adhirió es el dispositivo que se incumple, tal vez por las enormes aquiescencias que depararía las explotación de los recursos naturales específicamente el petróleo, gas y madera. Al final de todo hasta el presidente de Orpian, Bernardino Chamik, protestó por las constantes violaciones a los derechos indígenas.

Pero, qué es lo que reclaman. Reclaman la restauración de la inalienabilidad y la inembargabilidad de sus territorios y la titulación de más de 15 millones de hectáreas; se suma a esta demanda una justa distribución de los ingresos por la explotación de los recursos naturales (modificación del canon, sobrecanon y regalías).

* adj. y com. Originario del país o lugar del que se trata: tribus indígenas.

Anuncios