La energía nuclear en el mundo

La energía nuclear tiene su inicio en Los Álamos, allá por la década de los 40’, cuando EEUU se impuso derrotar definitivamente al Japón en la II Guerra Mundial.

Centrales en el mundo

De los físicos de entonces que son muchos sobresale Julius Robert Oppenheimer, quien lideró al grupo de investigadores y científicos para la fabricación de la bomba atómica que fuera detonadas en Hiroshima y Nagasaki. Han pasado 66 años desde aquel fatídico hecho que enmudeció hasta los hombres más lúcidos y responsables de la época.

Planta nuclear

Desde aquel entonces los gobiernos y las empresas generadoras de energía han tenido en la energía atómica como fuente sustituta de la energía fósil, aunque los riesgos y peligros se intensificaron con la destrucción de la central de Chernovyl,  en la que fue la Unión de Republicas Socialistas – URSS.

Chernovyl

Chernovyl

El posterior desastre atómico acontecido es el de Japón, tras haber sufrido el terremoto y tsunami más destructor de su historia, marzo 2011. Hoy la población mundial se pone a pensar sobre lo que sucedería si la solución no llega a la central atómica de Fukushima Daiichi, habiéndose tenido la experiencia en Chernovyl.

Dejando de lado las implicancias económicas o financieras, queda claro que las fuentes energéticas alternativas son las mas viables y sostenibles, aunque debemos de admitir que si la costumbre es parte integrante de la conducta humana este mundo moderno dejará de lado y olvidará de los que actualmente enfrenta.

Es muy pedagógico observar la distribución de los reactores nucleares en el mundo; es imperativo dejar de mirar de soslayo los eventos naturales a lo que estamos expuestos, como también a los provocados por el ser humano. No dejaremos de temblar.

Terremotos, tsunamis, ataques terroristas, descuido, falta de prevención y alguna falla por mínima que sea esta, podría desatarse una tragedia que se extendería por todo el mundo. Así no hay economía que funcione, cuando sabemos que esta es la “niña de los ojos” de cualquier mortal, porque así nos han educado, dejando de lado valores que nos hubieran hecho más solidarios y entrañables.

Amar la vida de poco o de nada  sirve cuando temores como el actual pululan por nuestro vecindario geográfico; no olvidemos que Chile con toda sus limitaciones en seguridad se empecina en contar con un reactor nuclear, para lo cual Obama viajará a ese país para tratar el tema y ganarle por puesta de mano el negocio a los franceses. ¿Qué dicen sus vecinos? ¿Estarán dispuestos a vivir permanentemente con la amenaza nuclear?

Anuncios