Lima ciudad caótica

En su libro Economía Regional, Hugh O. Nourse, señala que “La economía regional es el estudio de este olvidado orden espacial de la economía. Es el estudio de la localización geográfica de los recursos escasos”.  Cuando se refiere al método que utiliza para el análisis de la localización geográfica de los recursos indica que prefiere utilizar el método tradicional de análisis económico,  construyendo modelos económicos de la actividad económica que permitan separar las variables críticas que causan el cambio y predicen cómo cambiaría la distribución geográfica de la actividad económica. Por tal razón precisa que es un análisis de las normas de localización de la gente y de la industria en general.

La importancia de este tema que trata la economía regional es de interés para todos nosotros debido a que el espacio geográfico de Lima viene siendo modificado década tras década, desde que en el inicio del siglo XX el área en su totalidad sufrió modificaciones notables como el trazo de las grandes avenidas, el nacimiento de nuevas urbanizaciones, la recepción de millones de migrantes venidos de todo el Perú, la construcción de infraestructura vial como fue el tren, el tranvía y por ultimo el nuevo tren eléctrico inaugurado en el mes de julio del 2011.

No pretendemos hacer cátedra al respecto, más bien señalaremos nuestro punto de vista sobre la caótica Lima y sobre el estribillo últimamente más mencionado “ordenamiento”.

Ordenar significa “colocar de acuerdo con un plan de modo conveniente”. Pero de qué plan se trata para ordenar la ciudad, si cada autoridad confiere prioridad a sus temas a su regalado gusto y buen entender. Por esta sola razón y viendo y viviendo en Lima una persona puede percatarse en el diario vivir de lo que decimos, de allí la importancia de abordar esta situación desde un punto de vista técnico, que permita sopesar las desventajas que ofrecen los diversos modelos que fueron aplicados y desarrollados hasta la fecha o con el tan solo hecho simple de darse una vueltecita por los lugares mas emblemáticos de esta ciudad.

Hugh O. Nourse, señala los siguientes puntos que a nuestro juicio son de importancia:

  1. Las empresas no se localizan donde los costes sean menores o los ingresos mayores, pero sí donde las diferencias positivas de ambos, los beneficios, sean mayores.
  2. Las familias ganan situándose en el sitio donde les gustaría más estar, pero esta localización debe incluir la oportunidad de obtener renta mediante la venta de sus recursos a las empresas, incluido el trabajo.

Asimismo, señala dos factores causantes de formar áreas comerciales, en una hipotética “llanura” completamente liza. Son:

  1. El coste medio desciende con tasas crecientes de producción, luego será beneficioso para una empresa producir y vender a otros. El precio del producto será inferior al coste que tendrían las familias al producir individualmente el bien.
  2. El límite del mercado o área comercial estará determinado por el coste del transporte para el envío del producto.
  3. Bajo ciertas condiciones, habrá un número finito de tamaños posibles de las aéreas comerciales; de esta forma, muchas actividades económicas tendrán el área de mercado del mismo tamaño.

Consideremos  que en 1961 Lima Metropolitana tenia 645,172 habitantes,  pasó en el 2010 a más de 9’113,684 millones de habitantes, es legítimo pensar que el caos ciudadano se instaló en Lima por no contar con un plan socioeconómico-urbano, donde el tamaño de la ciudad creció “sin ton ni son”; de allí que las familias tienen que recorrer grandes distancias para proveerse o vender los bienes y servicios porque no hay una jerarquía establecida entre los conglomerados urbanísticos.  Dicho en otras palabras, las condiciones estuvieron dadas para el ordenamiento del caos a partir de estas condiciones donde se mezcla lo legal con lo informal.

El caso mas visible es la falta de empleo; al no existir oferta laboral esta mano de obra se convierte en trabajo informal, el cual se vacía cada día  en las calles donde la posibilidad de demanda es potencialmente alta, pero con ella el orden se altera y se instala el caos ciudadano. Para esta situación no hay plan que valga, pues una medida que solucione este problema es la disminución del desempleo cosa que no es muy sencilla de obtener.

Al respecto el autor sustenta que existen factores que originan distorsión entre el modelo y la realidad, aunque en el caso de Lima no exista modelo alguno; supongamos que lo hubiese, aun sabiendo que este fue rebasado por la marea migratoria que se inicio en 1950. Citamos textualmente parte de un párrafo de H.O.  Nourse, “Las razones por las que diferentes actividades con el mismo tamaño de mercado pueden no localizarse en el mismo centro son: que los recursos no están  uniformemente distribuidos, que la productividad del trabajo tampoco está uniformemente distribuida, y que algunas actividades serán ofrecidas hacia el mismo centro (1) aunque no tengan el mismo tamaño de mercado”.

He aquí que el modelo de la tierra es fundamental en el orden de la organización espacial en una ciudad-región, y este es un punto que gravita en el concepto de desarrollo, no solo económico,  sino también rural-urbano, por eso decimos que nos encontramos en la era del western del oeste norteamericano en donde se montaban los pueblos al costado de los centros productores, con la consiguiente mezcla de actividades productivas que giraban alrededor de la principal actividad económica, en donde cada actividad requiere obtener un espacio físico para actuar, y de aquí H.O. Nourse propone la existencia de dos factores que son responsables de los beneficios entre los diferentes lugares de una ciudad-región, uno, los costes de transporte de enviar los bienes al mercado central, y dos, la producción por hectárea de tierra. Por esta razón formula, en términos de distancia respecto al centro, que cuando esta es mayor el alquiler del suelo tiende a bajar para aquellos bienes en que sus costes de transporte sean mayores y para los que el volumen físico de la producción por hectárea de tierra es mayor.

Respecto a la geografía de la actividad económica se debe analizar los cambios en el tiempo, pero para dicha tarea hay que medirlos y  hacer esta medición es difícil en la ciudad-región, ya que se debe acotar definiendo la región; el segundo problema que se presenta, ya definida la región es tratar el dato, fuera este la renta u otro dato económico, en los sistemas corrientes como si se localizara en un solo punto. Al respecto H.O. Nourse, opina que “el mismo acto de medir esconde la continuidad del orden espacial de la economía”, esto ultimo sí hay que tenerlo en cuenta; es por esta razón  que el autor se refiere al método input-output muy utilizado en economía como integrador de varias cuentas de una economía regional.

Por lo expuesto, el caos de Lima es visible, estresante y fuente de grandes perdidas de tiempo, dinero y oportunidades. Los cambios (2) a corto plazo en la localización de las actividades económicas impactan en el empleo y en la renta regional; los cambios a largo plazo serán la causa del auge o declive de las regiones.

El tema de la economía regional también trata sobre asuntos que influencian decididamente en otros ámbitos. Así, existen algunos factores como la ley de salario mínimo uniforme en un ámbito nacional que puede impedir la reducción de salarios en las áreas deprimidas; pero si faltan oportunidades de empleo en otras áreas, entre otros obstáculos, impiden a los trabajadores migrar. Frente a este panorama H.O. Nourse advierte que el mecanismo de mercado se enfrenta a áreas problemas (cuando la industria cambia de locación o se agotan los recursos) o porque no puede producirse.

Lo mas importante es que el crecimiento económico produce cambios en la población, en la renta por habitante, en la tecnología, en las ciudades, en el uso del suelo.

Dejamos las siguientes interrogantes que formula Hugh O. Nourse, que muy pueden aplicarse a la realidad limeña, en donde no es suficiente las arengas que ofrecían a diario Alan García Pérez, ni cuando por asomo logró reinstitucionalizar un organismo igual o parecido al sistema nacional de planificación, y que solo su demagogia logró tener bajo la sombra a un grupo de tecnócratas sin lograr revertir el estado de caos que vive actualmente Lima:

  1. Qué factores son importantes para la determinación de la estructura del uso del suelo en Lima.
  2. Qué origina las áreas deprimidas.
  3. Cuál es el campo de actuación para la política pública en estos problemas, como en las áreas deprimidas y frente al deterioro de la ciudad.

 

 

(1)    Como centro se debe interpretar a una jerarquía de ciudades en la cual se proporciona bienes y servicios, desde el orden inferior hasta el más alto.

(2)    La palabra <<cambio>>, cuando se aplica a la industria, no quiere decir necesariamente la migración de trabajadores, fábricas o equipos; también puede aplicarse al crecimiento de nuevas empresas en una nueva área, así como en la desaparición de las viejas en las áreas más antiguas.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución 3.0 España.

Anuncios

Un pensamiento en “Lima ciudad caótica

  1. Pingback: Puntos de vista sobre Lima « Toustodo's Blog

Los comentarios están cerrados.