ECONOMIA – FINANZAS, Julio – Agosto 2011

 

En economía existen tantas opiniones como seres humanos existen sobre la Tierra. De allí que la credibilidad, entendida como tal, ofrece seguridad y garantía en cada afirmación o acto que se realiza. Demás está decirlo que una cosa es ofrecer opinión y otra es opinar esquivamente.

Caso ilustrativo es cuando se producen cambios en la administración gubernamental. Cuántas veces y cuántos funcionarios “engavetaron” la información sobre hechos, antes de dejar sus funciones. Este es el caso del gobierno aprista, que tras inauguraciones por aquí y por allá, lo que queda claro es que la reconstrucción de Pisco es una farsa, ni que decir de los flamantes hospitales, escuelas, carreteras y la manía estadísticas sobre la pobreza.

Hecha esta salvedad, veamos el comportamiento económico y financiero del mes de julio – agosto 2011.

1. El presidente del BCRP no contaba con su ratificación en su cargo, hecho que fuera anunciado por el presidente electo Ollanta Humala Taso, a finales del mes de julio. En los próximos meses habría que ver si mantiene el rumbo que hasta ahora imprimió en dicha entidad.

 2. Los precios se dispararon, especialmente los bienes de primera necesidad.

 3. El anuncio sobre el salario mínimo vital crea toda una gran expectativa, especialmente en la masa trabajadora, la progresividad anunciada se hará esperar. Cabe resaltar que el anuncio presidencial fue recibido con algarabía, aunque esta se fue diluyendo conforme la correcta información se filtraba con más claridad.

 4. Después de inaugurado el actual gobierno algunas señalamientos a la administración aprista se produjeron, como es el caso de los trabajadores de la tienda Ripley, y la presencia de lideres sindicales en el Congreso de la República, para sustentar sus exigencias en la reincorporación de trabajadores al aparato estatal.

 5. En consejo de ministros se trataron las acciones frente a la crisis internacional. En la conferencia de prensa ofrecida por el primer ministro y alguno de sus ministros, caso el de economía y finanzas y el de comercio, no quedaron  muy claras sus explicaciones, aunque estos dos sectores claves, cual muros de contención, deberán hacer frente a las medidas que optarán tanto el presidente de los EEUU como los de Francia y Alemania. Estos dos últimos se reunieron el martes 16 de agosto con el propósito de formular una respuesta coherente a la crisis que afronta el euro. Como de costumbre el Perú país exportador de materias primas tendrá que mantener su política económica y monetaria frente a las decisiones que tomen en el mes de setiembre, mucho más imperativo cuando tenemos compromisos insalvables con los TLC’s.

 6. Esperamos que la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria-SUNAT, en esta oportunidad logre reafirmar su rol constructivo a favor de la economía nacional, dejando de lado el papel tan ingrato que le tocó representar con silencios groseros ante el gran capital y el abuso temerario hacia los que por un sol les caía la quincha y la supuesta eficiencia en el control de impuestos.

 7. Necesitamos que se transparente todo lo referente a la carretera transnacional Perú-Brasil, en ella se encuentra en juego la vida y sobrevivencia de miles de peruanos, campesinos y nativos, recursos naturales, mucho dinero invertido que compromete la salud  de la economía nacional.

 8. Que la cautela y la firmeza hagan de la Cancillería peruana el ágora que ilumine el buen proceder para el rescate de nuestra pertenencia hoy conculcado por Chile.

 9. Hasta el momento la decisión de otorgar la responsabilidad de reconstrucción de Pisco al Ejercito Peruano no tiene ninguna repercusión, salvo el anuncio que poco o nada acredita una efectiva rehabilitación.

 10. Esperamos buenas noticias sobre el acuerdo (mecanismo) de sobre ganancias mineras que podría sustentarse este fin de mes de agosto en la presentación del gabinete ante el Congreso.

 

 

Anuncios