Pura retórica sobre los recursos naturales

El Presidente Barack Obama dijo en la reunión de Extractive Industries Transparency Initiative – EITI , cuando se puso en conocimiento la creación de la Asociación de Gobierno Abierto – OGP: “Hoy, puedo anunciar que los Estados Unidos se unirán a la iniciativa global en el que estas industrias, los gobiernos y la sociedad civil, trabajen en conjunto para una mayor transparencia para que los contribuyentes reciban cada dólar que es debido de los recursos naturales”.

A través de los siglos, los países, como es el caso del Perú, han visto diluirse frente a sus narices los réditos que proporcionan los recursos naturales. El ejemplo más cercano es la desaparición de la fauna marina, pues no solo la industria de harina de pescado contribuyó a la desaparición de especies pelágicas, sino también las embarcaciones factorías han arrasado no solo con el pescado sino también con la pota, entre otras especies marinas. Como resultado tenemos hoy en día las dificultades que viven los pescadores artesanales de la costa peruana y el efecto devastador en la economía familiar de los comerciantes.

El caso de la minería es emblemático; actividad económica codiciada por los grandes consorcios, los cuales no hacen distingos entre qué es qué o quién es quién, arremeten con prepotencia, sobornando conciencias y por supuesto atentando contra la vida de miles de miles de ciudadanos. El caso La Oroya es emblemático a nivel mundial sobre lo que genera la minería desenfrenada a lo largo del tiempo. La minería en el Perú es tierra de nadie. En la actualidad han puesto los ojos en la Amazonía tanto por el oro como por el petróleo que descansa en el subsuelo.

El Perú es uno de los candidatos a la EITI , pero de su participación ningún beneficio ha obtenido, todo lo contrario.

 

Anuncios

Los derechos humanos en el tiempo

Código de Hammurabi

Los derechos y deberes humanos es asunto que deben ser visto de acuerdo conla necesaria perspectiva histórica, y no, con el criterio valorativo de mejor o peor. El ser humano siempre necesitó de reglas para convivir en sociedad.  Tal vez porque desde siempre se conoció que la naturaleza humana no lograría optimizar sus potencialidades como tal, o simplemente porque consientes de sus debilidades tenían que imponer disciplina.

Con el desarrollo de las sociedades, los hombres de layes, con muy buena voluntad e inmenso humanismo, crearon leyes, para una mejor convivencia, pero para entonces el común de los hombres no se encontraban preparados. Esta desintonía ha devenido en lo que actualmente pose la mayoría de las sociedades, la ausencia de moral y ética.

Hoy el mundo sufre, tal vez, su peor momento;  el enfrentamiento cultural no permite sintonizar con un criterio único entre lo que es bueno o malo. Las imposiciones culturales no hacen mejores a las sociedades, como tampoco logran el acercamiento a sus esenciales creencias. De ahí que el concepto de democracia quede en tela de juicio, tal vez porque el elemento cohesionador de la sociedad no necesariamente se encuentre presente atreves del rigor y la disciplina. Quien no entienda que lo más preciado es la vida, es porque no sabe valorar ni la suya propia.

Para la consideración del lector, ofrecemos algunos códigos de convivencia, desde antiguo.

Cilindro de Ciro

Código de Hammurabi. The Code of Hammurabi

El Cilindro de Ciro. Cyrus Cylinder 

Carta Magna. Magna Carta 1215

Declaración de los Derechos Humanos   

Declaración Universal de los Derechos Humanos

 

Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, Francia Agosto 1789