El tren eléctrico de Lima, un elefante blanco

 

El tren eléctrico de Lima sigue siendo un espejismo. Hasta el día de hoy, después de su inauguración con bombos y platillos, no se encuentra en servicio. Pero, ¿Por qué inaugurar lo inconcluso? ¿Fue una testarudez  presidencial? ¿Se tendrá que esperar otros veinte años para su funcionamiento o al tercer mandato de Alan García Pérez?

 

Desde que se iniciaron los trabajos del tren eléctrico preguntamos a las vía andantes, si creían que la obra se terminaría en el plazo estipulado. Todos respondían que sí creían.

 

También preguntamos a docenas de personas, si creían que algún día el tren circularía por las vías establecidas. Respondían, que sí creían.

 

Hoy ni lo uno ni lo otro es realidad. Los microbuses siguen su misma política en el transportar a los pasajeros: “entren, denle campo, pasen atrás hay sitio” aunque no entre ni un alfiler más ellos siguen con su política sardina. ¡Claro! El micro es arrendado, tienen que pagar el alquiler, pagarle al cobrador-enganchador, tener una ganancia, por lo tanto a ellos que les importa la seguridad, la comodidad del pasajero.

 

Mientras tanto, las obras se encuentran “terminadas”, el caos vehicular es insoportable, las hora/ hombre se siguen perdiendo, para recorrer 1 Km. se necesita 15 o 20 minutos y los responsables de este segundo engaña muchachos siguen tranquilos con su conciencia. ¡Y pensar que existen algunos ciudadanos que los defienden!

Notas relacionadas

El tren eléctrico, está en marcha 

El tren eléctrico y el peligro para los peatones

Tren eléctrico: tramo Puente Atocongo – Plaza Los Cabitos

Inicio construcción tren eléctrico

Tren eléctrico

Las faltas de la compañía encargada de la construcción del tren eléctrico 

 

Anuncios

Durban-2012 en perspectiva

La ecología y el medio ambiente van de la mano con la economía, pues no existe ninguna actividad humana que no tenga interés en incrementar sus utilidades (ganancias) a cualquier  costo, aunque este vaya contra la razón, el sentido común y los intereses de los demás. En el caso de la canciller de Alemania, Angela Merkel,  su optimismo mostrado en la reunión ONU-Copenhague 2009, fue un rotundo fracaso, ya que EUU, Brasil, China e India se opusieron en un tratado sobre el clima global al cual hacia referencia la entusiasta política.  Las implicancias para Europa, en la presente coyuntura económica, sobre la reducción de las emisiones de CO2, hacen presagiar su total claudicación, puesto que después de Durban serian 27 economías las que tendrían que ratificar el compromiso, lo cual es impracticable.

 

 

Cristian Schwagerl y Gerald Traufetter, escriben un articulo titulado “La muerte del proceso de Kyoto”  y sobre la próxima cumbre de Durban , en donde trataran el tema del calentamiento global. Resaltan los temas sobre los derechos de pesca de las naciones insulares, sobre las poblaciones que viven en las zonas costeras y cómo China y Rusia se beneficiarían de un Ártico sin hielo.