Lo que deja la crisis

Las crisis económicas pueden durar años, este fue el caso de la crisis de los años 30 del siglo XX. Han transcurrido más de 80 años y no se aprendió la lección, como tampoco se internalizó con sabiduría las enseñanzas que debieron rescatarse. 

La actual crisis económica tiene un significado mayor. No bastó el esfuerzo en la creación de la Unión Europea,  con la intención de crear un bloque sólido de contrapeso a las economías emergentes o  a la economía estadounidense. Tal vez la pugna por el control mundial impidió considerar fenómenos como la migración, alternativa para miles de personas que buscaban una mejor situación que no encontraban en sus países de origen; sin embargo, sembró temor e inseguridad, y al no haber mecanismos de contención, la deportación fue la respuesta más efectiva pero pasajera. Es que la zona euro encarna el derecho de los ciudadanos a transitar por cualquier territorio, pero ni aún así, miles de ciudadanos de la propia zona euro fueron deportados, al igual que ciudadanos de otros continentes.

Vista la actual crisis desde esta perspectiva podemos decir que el esfuerzo se diluyó en solo aspiraciones y buenos deseos, pues ahora no basta proclamar la defensa de la moneda única, porque esta es cual barco que se hunde en la mar agitada, bajo una tormenta espantosa, con fuertes vientos, truenos y relámpagos, que están cada vez más cargados de energía imposible de sofocar.

Hemos sido testigos de la respuesta del pueblo griego ante las imposiciones del Fondo Monetario Internacional, del Banco Mundial  y de las autoridades griegas. No es razonable sacrificar a toda una generación, como tampoco es de justicia perpetrar  recetas, cuando solo un grupúsculo de anónimos saquean las arcas nacionales y dejan para mejores tiempos su regreso del lugar de donde salieron.

Somos testigos del movimiento de los indignados, cuando hace unos días docenas de ciudades del mundo se unieron para protestar por la actual situación de la economía mundial; no faltaron agoreros que desde sus confortables sillas dijeron que era un movimiento amorfo, sin darse cuenta que con eso solo echaban más leña al fuego. También fuimos testigos del cese de una autoridad de la Unión Europea, del discurso enérgico y desaforado del Sr. Barroso defendiendo a la Unión Europea. Dicho sea de paso, conversando con una joven graduada en ciencias políticas de una prestigiosa universidad de Paris, ella muy eficiente y competitiva en su campo, nos confirmaba que era imposible mantener dicha unión, se refería a ola Unión Europea, teniendo países con marcadas diferencias en su desarrollo económico. Creemos que esta observación es valida y certera.

Si los políticos y autoridades no son capaces de solucionar el problema, ¿significa que la mano del mercado lo solucionará? Existe algo más que un problema económico-financiero, existen otros motivos que son guardados bajo siete llaves, que alimentan la desconfianza y la imaginación de más de uno. ¿Estaremos frente a la aparición de un cambio del orden mundial? No cabe duda que no hay vuelta atrás, que las supuestas soluciones experimentadas sino dieron resultado es por alguna razón. En Chile como en Perú los cambios sucedidos fueron encubados bajo el autoritarismo, el de Augusto Pinochet y Alberto Fujimori, respectivamente. En estos dos países el objetivo era alcanzar el desarrollo económico y enterrar el comunismo revolucionario, pero en Europa donde se supone viven en desarrollo cuál sería la recompensa por semejante sacrificio. Uniformizar las economías, no es posible, entonces ¿Qué es lo que esperamos?

Hablemos en otros términos. La economía atiende los problemas del empleo, pero si este no se puede resolver en economías desarrolladas significa que el modelo y el sistema no funcionan, por lo tanto el desempleo se puede transformar en metástasis. Antes que esto suceda se debe amputar, y qué prótesis utilizaremos. En este caso ni el modelo ni el sistema ofrecen garantías de restablecer las condiciones para una regeneración de lo amputado. ¡Tantas formulas se han aplicado pero ninguna de ellas dio resultado! Estamos en el límite del modelo y del sistema, mas allá está el abismo.

El día 24 de octubre 2011, el primer ministro inglés fue puesto a prueba cuando muchos le exigían un referéndum para que Gran Bretaña se alejara de la Unión Europea; para suerte de él y de muchos, no prosperó la solicitud. Así como Cameron enfrenta en su país las fuerzas contrarias a la existencia de la zona euro, cuántos más habrá. Al parecer esta es la salida más clara y razonable. De sus implicancias es mejor optar por la defunción de una generación de políticos que fracasaron en su intento de crear la unión europea, más no la desgracia de millones de ciudadanos del mundo.

Se abriría la puerta para la historia y la resignación para la economía. Es que todo no se puede reducir al análisis económico, como tampoco dejar los asuntos trascendentales en manos de expertos economistas. Existen otras consideraciones que desde luego deben ser tomadas en cuenta. Cuando se trata de hacer experimentos con la vida económica y política de los seres humanos, es mejor lapidar a los aventureros con ideas y oposición razonable. Así como se deplora al terrorismo y al autoritarismo, también se debe de deplorar el mal uso de la democracia con ilusiones forjadas en las mentes de unos cuantos afiebrados reformistas.

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Perú .
Anuncios