Una más del FMI

 

 

 

 

Por: Oscar Muñiz

Ch. Legarde

El Fondo Monetario Internacional (FMI) en su publicación Foro Económico Mundial, atreves de su vocera la cándida Christine Legarde utiliza el vocablo “confianza”, para que, según el organismo, el mundo se reconstruya. El RAE da 7   acepciones al termino confianza (De confiar), las acepciones que mejor denotan la intención es la que señala, f. Animo, aliento, vigor para obrar; y la segunda es, f. Esperanza firme que se tiene de alguien o algo.

Definitivamente la ultima acepción no debe ser usada por parte de los funcionarios nacionales y mucho menos por aquellos que dirigen los organismos internacionales como es el caso del FMI y Banco Mundial (BM); respecto a la primera acepción ningún pueblo de los países que conforman la UE al que se suma el pueblo estadounidense y británico, ya lo perdieron, entonces el despropósito está hecho, la falta de inteligencia de los funcionarios salta a la vista.

Por su lado, una vez más Robert B. Zoellick, presidente del BM, trata la crisis

R. Zoellick

económica-social-política con el desparpajo y cinismo jamás visto desde la fundación del BM, con un escrito de su autoría “Un plan para que Alemania salve a la zona euro”, esto recuerda a las “recetas” impuestas por el liberalismo económico (FMI) a América del Sur en décadas pasadas.

Muchos de los que creímos en la fundación de la EU, hoy hemos dejado de creer en ella, por las desigualdades innatas entre los países miembros, aunada a la incapacidad, inmoralidad y continuos desaciertos de los políticos nacionales y de los que dirigen los organismos creados en este conglomerado llamado Unión Europea. Es inaudito el comunicado del Banco Mundial: “Informe del Banco Mundial recomienda aprovechar ventajas del modelo del crecimiento de Europa mientras se llevan adelante reformas”

Hace un año y medio me preguntaron “¿desaparecerá el euro?”, respondí que era

J.M. Barroso

prematuro pronunciarme al respecto; hoy considero que un experimento de esta magnitud fue tirado por la borda; los responsables se encuentran a la vista, y no son propiamente ellos los que debieran pedir mayores sacrificios a los pueblos, cuando este experimento, así concebido, no da más.

Si la idea de la creación de la UE fue para servir de contrapeso frente a otras economías como la china o la estadounidense, deben reconocer su error, subsanarlo y no insistir más sobre el asunto.

Anuncios