Siguen los problemas en la Amazonia Peruana

 

 

No se entiende porque en el Perú es tan difícil comprender que la vida es un bien que debemos respetar, sin embargo no vale nada. Lo mismo es con respecto a los recursos naturales, el medio ambiente y la ecología. En el colmo de los colmos asistimos una vez más al desborde de las ambiciones, pues no basta con el flagelo de la tumba del bosque para sembríos de coca, del desarrollo de la minería informal con la explotación de oro, como es el caso de Madre de Dios, o la explotación del bosque por los madereros clandestinos, para hacer fortuna.

Supuestamente las autoridades cuentan con una herramienta valiosa como son los estudios de inventario de los recursos naturales, en este caso el estudio Inventario de los Recursos Naturales de Inambari, documento que aparte de brindar información técnica sobre los recursos naturales, ofrece el criterio de utilización del espacio geográfico, pues una cosa es apoyar la libre utilización de los recursos naturales por ventajas económicas y otra es el contribuir al uso racional de los mismos. No abogamos por el proteccionismo ¡No! Más bien apoyamos el uso racional como herramienta de explotación.

El Perú tiene la experiencia en los valles del Huallaga Central y Bajo Mayo, en el departamento de San Martin, en donde se desarrollo toda clase de explotación productiva como social, desde su utilización como zona cocalera y de narcotráfico hasta zona de terroristas.

Una vez mas Survival International , llama la atención con su nota de prensa, en donde advierte del peligro  que asecha a miles de indígenas, a las zonas protegidas en la zona de Puerto Esperanza.

Leer  Crónica de un desastre anunciado: Indígenas en peligro por una carretera

Anuncios