¿Todo un revoltijo?

 

 

Muñiz&Asociados

 

 

 

 

 

 

Area influencia del VRAE

Area influencia del VRAE

 

 

Por Oscar Muñiz

 

Por aquellos años de 1980 la deuda externa peruana era un dolor de cabeza para los gobiernos, asunto que ahogaba en la desesperación a los ciudadanos, además del problema inflacionario y el terrorismo, que en conjunto no facilitaba escapar de la miseria. Después de 30 años, esta es una verdad.

En el Perú de los años 2000, no haber incluido a la vida nacional a los nacionales de las Comunidades Nativas y Comunidades Campesinas ha generado protestas sociales tan sangrientas como las que se ejecutaron durante su conquista.

Sin embargo, cuando estos problemas no han desaparecido del todo o hayan menguado, actualmente nos permiten entender con mayor claridad el pasado.

Llegar al Camisea es prácticamente una aventura, más aun cuando se viaja en compañía de especialistas en varios campos de la ingeniería como geólogos, forestales, sueleros. Trasladarse desde Satipo  junto con  el pesado equipaje de logística solo es posible en avión y, que mejor que en uno de esos aeroplanos bi-motor de la II GM. El vuelo dura más de una hora y desde lo alto se divisa el manto verde de la Selva Baja, el rio Ene y Perene, hasta que el descenso nos permite divisar el rio Urubamba.

Por cierto, Satipo es el ultimo poblado entre San Ramón – Chanchamayo, hasta antes de chocar con la cordillera occidental de los Andes, para luego hacer el ingreso a la denominada Selva Baja. En Satipo  se encuentra de todo: un buen techo para descansar, comida, medios de comunicación (TV, radio, cine, diversión, etc.), elementos que no podrán ser utilizados al otro lado de la cordillera.

Al inicio del día siguiente y si el clima lo permite, el bi motor de la II GM será el medio de transporte hacia Kirigueti a orillas del rio Urubamba. El aterrizaje se ejecuta en una pista improvisada, localizada en la propiedad de una congregación religiosa. Luego uno acampa a orillas del rio Urubamba, cuando este solo susurra y Kirigueti se sume en el silencio más esplendoroso jamás experimentado. El firmamento es limpio, las estrellas y la luna serán las compañeras nocturnas por el tiempo que dure la estancia.

Hacia el Sur-Este de Kirigueti se encuentra la base de la Shell, ubicada justo en el codo de la desembocadura del rio Camisea en el rio Urubamba, es la estación donde funciona la parte administrativa, la  residencia del personal técnico, profesional y de los obreros. Por cierto que lo único visible en esta área es la locación religiosa compuesta por pabellones de asistencia educacional, médica y demás servicios, como también el hospedaje para los nativos menores  de la zona.

Aguas arriba del rio Urubamba, luego de recorrer por varias horas en un deslizador con motor fuera de borda, uno llega a Sepahua , pueblo principal ubicado de forma equidistante entre Kirigueti y Atalaya. Sepahua es un pueblo que alberga a nativos en tránsito y los que viven permanentemente, colonos (madereros, comerciantes), autoridades (alcalde, policía), congregaciones religiosas  y la avanzada de individuos extranjeros no religiosos. En la escala jerarquizada por el embrujo de las tradiciones, en el vértice superior se encuentra el Alcalde y, en la base de la pirámide los nativos. Los representantes de los grandes negocios energéticos no tienen presencia, aunque no se descarta de manera fehaciente dicha situación.

De la simple observación uno pude obtener en claro la influencia de la congregación religiosa en los nativos, ya sea por las estructuras de las viviendas, escuelas e infraestructura aérea; lo mismo sucede con la presencia de los misioneros laicos de conocido origen extranjero. Mientras uno imparte sus creencias para salvar almas mediante los símbolos religiosos católicos, los otros realizan su trabajo mediante los símbolos patrios del país más poderoso del planeta. Al respecto, ¿sabrán los nativos lo que es el mar aunque no lo hayan visto y, podrán diferenciar una bandera de la otra en el mástil de un buque de guerra, que fuera dibujado por un escolar nativo de un asentamiento proveído por los misioneros laicos? Esta es la primera experiencia visual que uno tiene al visitar los albergues escolares de las misiones extranjeras. Lo otro que llama mucho la atención es la disponibilidad de vuelos en avionetas, la logística sanitaria (medicinas), la infraestructura y demás instrumentos  sofisticados de occidente.

La desconfianza entre colonos y nativos se huele, se palpa en Sepahua , un día de suerte uno puede ser testigo de una aparición reivindicativa de los nativos vestidos, pintados a la usanza propia. Esta desconfianza se comprueba en el distrito de Sepahua  por ser el punto de confluencia migratoria, donde el bar-restaurante-hotel cumple la función profiláctica tanto corporal como espiritual. En el Perú, al no incluir a la vida nacional a los indígenas han generado las protestas sociales tan sangrientas como las que se ejecutaron durante su conquista.

Retrotraerse a los primeros años de la década de 1980, es revivir aquella época en que sabiéndose de la riqueza energética del Camisea la vida era más llevadera,  se trabajaba en el campo; la zona entre los ríos Inuya y Camisea era un espacio que proporcionaba experiencias alentadoras, aun sabiendo lo que significaba para el Perú el Camisea. Le permitía a uno tener una idea de la importancia de la zona ya sea por el gas/petróleo o por su agricultura familiar, además de ser una zona estratégica.

Pasaron los años y hoy aflora el peligro por todos lados. Que el Perú no pueda liderar solo la lucha contra el narcotráfico y se vea obligado a unirse con EEUU, es entendible. Pero que en el Valle del río Apurímac y Ene – VRAE  , área que se ubica en la misma ruta hacia Kirigueti, saliendo en avión desde Satipo, sea una zona tomada por el narcoterrorismo es inaudito. Mucho peor es permitir que la zona entre los ríos Inuya y Camisea en la actualidad sea amenazada por narcotraficantes y terroristas.

Demos una mirada retrospectiva a la situación de la década 1970-1980. La zona entre el Inuya y el Camisea era relativamente tranquila, hoy tiene un alto grado de riesgo, no solo por la riqueza forestal que encierra, sino también por la riqueza energética (gas).  El florecimiento de las Comunidades Nativas apoyadas por agrupaciones religiosas/laicas en la actualidad gozan de la aceptación de los pobladores de la zona y lo que es más importante gozan de la aceptación de los nativos, quienes optan por un cambio en su estilo de vida, salvo el grupo de nativos no contactados que mantienen su estilo de vida tradicional.

De los años ochenta a esta época las cosas han cambiado, por lo menos en las instalaciones de las comunidades cristianas que brindan apoyo a los nativos especialmente a niños y jóvenes. La mejoría es notoria y notable tanto en la asistencia como en sus instalaciones y la apertura a otros grupos solidarios con esta causa. Sin embargo sigue teniendo actualidad la apreciación de David Stoll , cuando escribió en 1983 que “Los latinoamericanos tienen la esperanza de que los recursos naturales existentes en los territorios indígenas salven sus economías. Conscientes del papel que los indígenas  pueden desempeñar para cambiar el status quo, los gobiernos y los grupos de oposición rivalizan por contar con su lealtad. Trátese de que el botín tenga que dividirse entre los inversionistas transnacionales, o que la actividad política sea una amenaza para la ‘seguridad del hemisferio’, los Estados Unidos son parte de toda ecuación”.

Sin embargo no quepa la menor duda que la zona es altamente caliente, la incertidumbre se siente en el ambiente, tan es así que hace 11 años fue derribada  una aeronave en pleno vuelo, en la que viajaba un grupo de misioneros  que se desplazaban por el espacio aéreo amazónico-peruano. El incidente no paso a mas y hoy esta prácticamente olvidado.

Hay que tener en cuenta que la ambigüedad de algunos grupos que brindan asistencia “desinteresada” a los nativos siempre dejo una duda sobre los propósitos verdaderos de su presencia en la zona, no solo en esta área sino también en diferentes partes del Perú. Es el caso del Instituto Lingüístico de Verano/Wycliffe Bible Translators (ILV/WBT) ,  fundado por William Cameron Towsend (1896-1982) .  Personaje que en los años 1940 creó el Instituto Lingüístico de Verano-ILV, con presencia en más de cuarenta países hasta 1982, doce de los cuales se encuentran en América Latina. El ILV se define como una organización misionera que tiene como finalidad preparar las condiciones para la segunda venida de Cristo al mundo. El total de sus adherentes es de 4,300 misioneros, los cuales mayoritariamente son estadounidenses. Téngase en cuenta que el  5 % de la población de América Latina es evangelista.

En 1975 se produjeron las primeras campañas contra el ILV con el objetivo de eliminar su presencia en el Perú. El primer ministro en aquel año era el general EP Oscar Vargas Prieto, quien ordeno la transferencia de las instalaciones del ILV al Estado; sin embargo de estos tiempos difíciles el ILV salió indemne y con un contrato por de diez años más.

Respecto a la definición que sobre el mismo hace el ILV, niega rotundamente que sea un grupo religioso y lo que no admite es ser una misión de fe o secta religiosa expedicionaria. El ILV tiene dos fases; cuando se trata sobre sus credenciales científicas tiene una actitud muy reservada, razón que le ha permitido proteger sus contratos con los diferentes gobiernos con los que les ha tocado tratar. En la fase clandestina que le toco desarrollar, Guillermo Townsend, negó que el ILV poseyera una misión religiosa y que tuviera una relación con TWB; admitió que sus lingüistas no eran misioneros. La WBT describió al ILV como subsidiaria ante sus sostenedores norteamericanos. Desde ahí para adelante se transformaron en dos organizaciones “afiliadas” con metas supuestamente distintas. Desde aquella época prevalece la figura de las “dos organizaciones “. Richard Chase afirma que “las dos identidades son mantenidas muy separadas, reservando cada cual para audiencia determinada; revelando cada cual de acuerdo a la imagen requerida en cada situación”.

Aquí algunas opiniones de destacadas personas que incursionaron en el área y que obtuvieron gran experiencia. David Stoll, se refiere al fundador del ILV/WBT de la siguiente manera: “Guillermo Townsend fue el que diseño e invento la doble identidad ILV/WBT, justo para usarlas en cada situación que la ameritaba. La WBT es la voluntad divina. El ILV ha utilizado su fe en el poder de la palabra de Dios, en el Espíritu Santo y en la libre voluntad para eludir su responsabilidad en las conversaciones. No fuimos nosotros sino el Señor quien produjo todas aquellas congregaciones y por ello no somos una misión religiosa”.

Sin lugar a dudas la ambigüedad del ILV es tan evidente, aunque muy sutil, que si su virtud académica esconde una secta religiosa o viceversa, posiblemente este grupo conozca y sepa más que muchos, inclusive que el Estado, de los problemas locales, regionales y hasta hemisféricos.

Stephen Corry, con su agudeza y amplitud afirma lo que muchos tratan de callar sobre un asunto de actualidad, cuando dice que, “Para aquellos con preocupación antropológica, una estela de destrucción seguía al paso del ILV. Un observador de Survival International se refirió a la campaña contra la filial peruana como fundamentalmente nacionalista y poco conscientes de los verdaderos efectos que el ILV tiene sobre los indígenas. Que el ILV fuera un órgano del imperialismo gringo y que enseñara a los indígenas a ser gringos antes que peruanos resume mucho del cabildeo anti-ILV. Si el ILV abandonara el Perú en un corto plazo, una serie de servicios que los indígenas ahora consideran necesarios tendrían que ser suspendidos (especialmente en el campo de la salud). Los críticos del ILV parecieran estar poco preocupados por la forma en la que serian remplazados. El asunto es muy complejo”.

“Cuando los gobiernos aceptaron la oferta del ILV para integrar, educar o mejorar sus poblaciones nativas, los norteamericanos establecieron alianzas con algunos sectores indígenas contra los explotadores locales –y, por extensión, contra el conjunto de las sociedades latinas racistas y colonizadoras. Si esta táctica divisionista del imperialismo norteamericano resultaba cierta (lo subrayado es de M&A), entonces la defensa de la nación exigía la expulsión del ILV. Y si el ILV había explotado, alienado o engañado a los nativos de modo que estos terminaron apoyando al imperialismo, tal vez entonces estos necesitaran una liberación forzosa. Los antiimperialistas que actuaron bajo esta lógica resultaron promoviendo las causas de los traductores, no la suya propia. El colonialismo interno dio a los traductores una razón de ser permanente. Esta se reforzó en la medida en que llevaron a los nativos hacia una mayor dependencia y, crearon nuevas necesidades que seguían justificando su presencia hasta aquel lejano momento en que hubieran estudiado (propagado una iglesia) en cada idioma nativo”. Como se observa esta es una suspicaz advertencia del señor Corry.

El crecimiento económico programático actual que tanto embelesa a los peruanos, amenaza con enceguecer a los gobernantes y gobernados, pues eso de “que hay que darle a la mula con la zanahoria por delante” es una verdad, pues cuando los recursos naturales se agoten poco o nada se podrá hacer. Debe tenerse presente que el bosque húmedo de la Amazonia necesito miles de años para formarse. Los suelos por lo general no tienen un profundidad mas allá de los 30 centímetros y los arboles son un producto que necesitaron cientos de años  para su nacimiento y desarrollo. ¿Habrá gente crédula sobre la utilización y regeneración de la flora amazónica aunque sea esta una falacia? La verdad es que algún día se agotaran los recursos naturales y, la vida como la conocemos será imposible de volver a florecer en aquellos lugares. Tal vez por esta razón David Stoll, considera que “Acusando al ILV de toda posible falta, los nacionalistas hicieron de el un chivo expiatorio del colonialismo interno. Si bien pensaban que la cultura indígena debía ser protegida, probablemente no consideraban protegerla al costo de toda esa madera y petróleo que podrían reducir el déficit de la balanza de pagos. Por lo tanto, los indígenas debían ser integrados a la nación”. Esto es lo que pretenden hacer hoy en día con métodos inapropiados; al fin y al cabo, el proceder inapropiado ha sido reconocido por los representantes/dueños de los grandes consorcios minero/petrolero, sean estos nacionales o extranjeros.

Por último, la opinión más intrigante y arriesgada es la que proporciona David Stoll, cuando dice que  “La Agencia Central de Inteligencia (CIA) se convirtió en la explicación popular del poder del ILV… existía una red mundial de aviones, radios y lingüistas, en su mayoría norteamericanos en regiones remotas pero estratégicas. Tenían fuertes lazos con minorías étnicas descontentas y eran profundamente estimados por los militares locales. Ellos conocían a la población, idiomas, costumbres y recursos de sus áreas. Su sola presencia serbia como un sistema de advertencia para cualquier crisis”. Esta lógica al parecer tiene vigencia.

Actualmente, las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, cumplen una función para erradicar al terrorismo, eliminar el narcotráfico y evitar más muertes de los efectivos en el campo de batalla. En la actual coyuntura lo que se debe tener es la certidumbre de la importancia que tiene la zona, ya sea por su fragilidad ecológica, por sus riquezas mineras y por la presencia de nativos no contactados. Al fin de cuentas, sin una visión más amplia que incluya a los factores en juego, la desertificación, lo inhóspito e inhabitable del lugar será el paisaje cotidiano de la zona.

Nota

Entre Inuya y Camisea se encuentra Sepahua, Chacra de Piros, Comunidad Nativa Miaría, Comunidad Nativa Sensa y Base Logística Nuevo Mundo.

Referencias

¿Pescadores de Hombre o Fundadores de Imperios?

Estudio Inventario de los Recursos Naturales, Inuya – Camisea. Oficina Nacional de Evaluación de Recursos Naturales, 1983.

Anuncios