Revienta la UE

 

 

 

 

 

Oscar Muñiz

François Perroux, dijo en alguna oportunidad: “Transformar a los economistas en exploradores de las posibilidades”.

Actualmente  Grecia debate su permanencia en la Zona Euro o simplemente la deja; el siguiente país en estas condiciones es España. El costo que le representa a Alemania la salida de Grecia es de 50,000 millones de euros y a Francia unos 80,000 millones de euros. Millones más, millones menos no tiene importancia.

Qué significado podrían tener las cifras cuando el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, las Naciones Unidas y todas, ¡si todas!, las dirigencias han estado formadas en el empirismo económico. Que, tal o cual presidente; o, que, tal o cual primer ministro, es responsable de semejante fracaso, da igual, es arena del mismo costal. Estos no se han fogueado en el mundo real, son producto de sus ideas, a contrapelo  de las reales exigencias, son por lo tanto meros títeres de sus afiebradas ambiciones, que van en busca de lo más ordinario: ser visibles.

En España se institucionalizo la economía del bienestar, dejando de lado la economía de la libertad. Así como en España, en Grecia, Italia o Portugal, las presiones sociales  y económicas terminaron por desnudar a Europa, el globo les exploto en la cara; no intentaron enmendar rumbos, fueron incapaces;   los políticos fueron los que adormilaron a la gente. La casta política no supo distinguir entre un <>, de una filosofía  <>, mucho menos de los progresos económicos. Tremendo error.

La actual situación que vive Europa, es producto de su propio espejismo, creado por su estilo peculiar de hacer las cosas; los aires de grandeza y de triunfo dejaron de lado a la humildad y a la sabiduría, no les  importo escoger. Esto es lo que los europeos no supieron asimilar.

No es justo echar al traste todo lo vivido. No es justo dejar de reconocerles sus ideas, pujanza y originalidad, con la condición de que los que impulsaron esta barbaridad ofrezcan disculpas con su retiro de la vista de propios y extraños.

Más vale tarde que nunca.

Anuncios