¿Una propuesta aceptable?

Muñiz&Asociados

 

 

 

 

Zhou Xiaochuan

Zhou Xiaochuan

 

 

Por Oscar Muñiz

 

En el año 2009, Zhou Xiaochuan , era gobernador de un banco en China, cuando propuso reemplazar (1) el dólar estadounidense que es la moneda internacional “Creando una moneda de reserva internacional que este desconectada de naciones individuales y pueda permanecer estable en el largo plazo”.

Sin duda la pregunta obligada o de rigor es ¿Qué tipo de moneda debería ser esta que asegure la estabilidad financiera global y facilite el crecimiento económico mundial? Recordemos que a lo largo del tiempo existieron el estándar de plata, el patrón oro, la Bolsa de patrón de oro y el sistema de Bretton Woods.

Las características de esta moneda según Zhou Xiaochuan ,  debe satisfacer el requisito de estabilidad, debe ser flexible en función de su demanda y sus ajustes no deben tener relación con las condiciones económicas de un solo país. Además, que para que sea realidad esta moneda se debería tener en cuenta las monedas que se utilizan como reserva, las que se utilizan en el mercado y por cierto tener presente la globalización. Esto permitiría evitar los desequilibrios debido a los tipos de cambio, puesto que una moneda de reserva es un punto de referencia para otras monedas.

Este asunto lo reseña Xiaochuan , de la siguiente manera: “La frecuencia y la intensidad creciente de la crisis financiera tras el colapso del sistema de Bretton Woods sugiere que los costos de un sistema de este tipo en el mundo pueden haber superado sus beneficios”.  En este contexto tiene presente lo sucedido en 1940, cuando Keynes propuso el “Bancor” , la creación por el FMI del SDR  y la creación del DEG .

No dejamos de creer que la propuesta tiene una sola dirección idílica, cuando se propone la creación de una “reserva súper soberana” o una “gestión de la liquidez global”, sino, miremos lo que sucede actualmente en la Unión Europea, donde un solo país no tiene al Euro como moneda nacional y los diferentes grados de desarrollo económico de los países integrantes.

Al pensar en esta propuesta se tendría que “desvestir un santo para vestir a otro santo”, esto en términos sociales-económicos es simple y llanamente un despropósito, pues continuaría lo engendrado en la Inglaterra del siglo XVII, el liberalismo económico. Según esta propuesta ¿Que pasaría con aquellas economías que tienen como moneda nacional el dólar estadounidense, como por ejemplo la Republica del Ecuador? ¿Qué pasaría con economías como las de Italia, España, Portugal o Grecia? ¿Qué pasaría con las economías del Medio Oriente o del África?

No coincidimos con la propuesta ni cuando dice “La reforma debe ser guiada por una gran visión y comenzar con resultados específicos. Debe ser un proceso gradual”. Sin duda, así como se encuentra la economía global de crisis en crisis, no se puede continuar, como tampoco se podría avalar una propuesta como esta.

Recordemos a Inglaterra en los siglos XVI y XVII, cuna de la Economía.

La cuestión es mucho más compleja de lo que propone Xiaochuan, baste leer a J.A. Schumpeter, para darse cuenta de la complejidad del presente y de la incertidumbre del futuro.

(1)     En el año 2010 el director general del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, exhorto a la adaptación del DEG como divisa de reserva en merma del dólar estadounidense con el propósito de dar estabilidad al sistema financiero y precaver futuras crisis.

Anuncios