Visiones de Cajamarca

 

Muñiz&Asociados

 

 

 

 

Paisaje de Cajamarca

Paisaje de Cajamarca

 

 

Por Oscar Muñiz

 

En un editorial   titulado “La caída”, en su primera línea dice “Lo que está sucediendo con la economía cajamarquina es obra humana e interesada”  y  “…la región estaría camino a convertirse en la más pobre del Perú, superando a Apurímac”.

Veamos algunos indicadores que presenta la publicación. El crecimiento de Cajamarca en el 2012 habría sido 2.1 % y el de la economía peruana de 6.3 %. Entre noviembre del 2011 y julio del 2013 el ingreso diario de los taxistas disminuyo entre el 40 % y 60 %. El consumo en hoteles y restaurantes disminuyo 50 % y, las ventas de los comercios registraron una reducción de hasta el 80 %. Las inversiones diferidas son del orden de los US$ 8 mil millones (S/. 22,400 millones).

Según el editorialista, esta situacion se debe a dos razones, por un lado a las paralizaciones mineras y por otro lado a la progresiva disminución del turismo y de las inversiones en esta actividad. Asimismo considera que el auge minero se inicia en 1993 siendo su final el 2005; mientras que la debacle cajamarquina se extiende desde este ultimo año hasta el 2011, esto debido a las paralizaciones mineras que llevaron a la reducción de la producción minera hasta un 42 %. Otro dato adicional es, que el producto bruto por habitante cajamarquino antes del 2005 aumento 65 %, mientras que a nivel nacional fue de 1 %, pero desde el 2005 hasta el 2011 el producto por habitante cajamarquino aumento solo el 5 % y a nivel nacional fue de 41 %. En el periodo 1993-2007, el empleo en Cajamarca aumento 109 % y a nivel nacional solo llego al 62 % y entre el 2005-2011 el empleo solo aumento 2 % y 17 % respectivamente.

Seguidamente hace dos preguntas. Cómo se espera que crezca la región si las personas y el comercio pueden ser fácilmente víctimas de una movilización que toma por la fuerza toda la ciudad, como sucedió en Cajamarca hace más de un año y, la segunda pregunta es, o ¿si cada cierto tiempo estallan el tipo de ”protestas” en las que se agrede a los periodistas, se secuestra a fiscales, se lesiona a transeúntes, se destruye propiedad privada y pública, se bloquean carreteras, se impide operar a los negocios bajo amenazas y se restringe violentamente la libertad de tránsito?

Es bueno reconocer que la Historia no es una fotografía de un momento, es el devenir de los acontecimientos. La Historia de Cajamarca no es lo que presenta el editorial. La Historia de Cajamarca es la sumatoria de varios acontecimientos acaecidos en esa tierra desde la conquista hasta el ya famoso caso Conga-Yanacocha.

Muchas cosas funcionan cuando prevalece la tiranía, aunque no siempre son justas. El embalsamiento social tarde o temprano rompe la compuerta de la intolerancia. La precariedad del desarrollo cajamarquino no se mide con unas cuantas cifras, porque se pierde perspectiva. No podemos decir que el éxodo cajamarquino, hacia la Selva Alta del Perú, es consecuencia de la justicia, progreso y desarrollo de la zona. En esta perspectiva las cifras juegan un rol subsidiario para que nos permita entender porque Cajamarca llego a la situación de debacle.

 Que no quepa la menor duda, el subdesarrollo cajamarquino se engendra cuando las circunstancias fuerzan y desatan la fuerza de la explotación del hombre por el hombre, frente a esta realidad solo queda migrar o morir. Esto es lo que sucedió en Cajamarca y Apurímac durante años, décadas, siglos, lo cual es lamentable, triste e indignante.

Anuncios