El devenir de la economía en Perú

Muñiz&Asociados

 

 

 

 

 

Por Oscar Muñiz

Sin duda la economía peruana se encontraba en el mejor de los momentos de su historia de los últimos sesenta años. Sin embargo es necesario definir el término economía peruana. Aquí la planteamos en términos de economía rural y urbana.

Actualmente han quedado atrás los enfoques tradicionales, cuando por ejemplo las llamadas barriadas, eran los asentamientos humanos producto de la migración andina; después se denominaron pueblos jóvenes y  hoy constituyen distritos gestionados por los mismos pobladores migrantes o sus descendientes. Este fenómeno migratorio tuvo su mayor expresión y expansión en la ciudad de Lima que es capital del Perú, aunque también se replico en otras ciudades como Arequipa y Piura.

Este ha sido el motor en los últimos sesenta años de la nueva cara del Perú, cuando estos migrantes transformaron el arenal de la costa en centros dinámicos de producción y en verdaderos polos de desarrollo, sin necesidad de la intervención del Estado o de cualquier gobierno de turno. Fue y es la fuerza impulsora del crecimiento económico en sectores como la construcción, la industria manufacturera, el comercio y servicios.

La economía peruana tiene su ciclo, el cual se repite cada cierto tiempo, con un crecimiento económico fuera de lo normal y con debacles económicas como nunca jamás se vivieron. La economía peruana siempre estuvo ligada y lo estará por siempre a la política y más que a la política a los designios de los dueños del poder económico y financiero, y por aquellos que se erogan el liderazgo de llevar al ciudadano al paraíso terrenal, cuando ni siquiera ellos se encuentran convencidos de sus propias palabras o en el mejor de los casos saben que sus promesas son mentiras.

Entre 1950 y la actualidad  gobernaron el Perú trece presidentes, los cuales accedieron al poder tras un golpe de estado u autogolpe o los que lograron su cometido tras elecciones. Del primer grupo de presidentes son cinco, mientras del segundo son ocho, lo que significa que, veinte y un años, el equivalente al 30 % de todo este tiempo, la economía peruana estuvo en manos de dirigentes a los nadie eligió en alguna elección, salvo uno, el cual purga actualmente sentencia en una cárcel ad hoc.

El Perú ingresa al siglo XXI en condiciones más o menos favorables, como para intentar responder de una vez por todas, si da el salto cualitativo hacia una nueva manera de producir riqueza. Los cambios o como lo llaman actualmente los gobernantes, las reformas, tuvieron que incluir necesariamente propuestas de carácter estructural, ya que no era admisible gobernar como se gobernaba una década atrás.

La característica principal que distingue a la economía peruana es su dependencia del sector exportador, hecho que no cambia desde siempre y que tal hecho se repite década tras década, presidente tras presidente elegido o no.

Después de 1945 en que se produjo la gran expansión de la economía mundial, que coincide con el término de la II Guerra Mundial, hasta 1974 en que culmina el ciclo con la crisis recesiva, debido al encarecimiento de los hidrocarburos, el Perú desperdicia esta oportunidad. En el periodo 1950-1973 la economía peruana mantuvo un crecimiento relativamente sostenido, debido al crecimiento de la demanda externa y a las nuevas inversiones en actividades productivas como la industria manufacturera. De aquí que el Producto Bruto Interno Global  se mantuvo relativamente estable mientras que el Producto Bruto Interno Nacional descendió en más de tres puntos porcentuales.

PIB

1950-1973 1973-1978
Economía Mundial

3.5

3.3

Economía Peruana

5.3

2.0

Fuente: UN

Hasta 1950 la Tasa de Crecimiento Promedio Anual del Producto Bruto Interno registro un 4.2 %, el mismo que en la década 1950-60 alcanzara un 5.1 % y en la década siguiente el 5.3 % para caer en la década de 1979-1980 hasta el 3.4 %.

Periodos políticos-económicos

Primer periodo Inicio de la década de los 1950 hasta 1957 Régimen odriista, corte cívico-dictatorial
Segundo periodo Desde 1957 hasta 1968 Gobiernos de Prado y Belaunde democracia oligárquica
Tercer periodo Desde 1968 hasta 1980 Régimen militar en sus dos fases

Elaboración: Muñiz & Asociados

Sin duda que los acontecimientos mundiales siempre favorecieron a la economía peruana, de allí su dependencia y en el caso de la guerra de Corea esta no fue la excepción. Los altos precios de las materias primas favorecieron al gobierno odriista con sus altas tasas de rentabilidad, especialmente a la producción agrícola y minera, y al sector exportador; mientras que las importaciones se vieron holgadamente favorecidas por la coyuntura.

En esos años de gobierno militar se incrementaron los gastos de inversión, hubo una alta contracción de los precios en la producción agrícolas, situación que se evidencio con mayor incidencia en 1952, registrándose una recuperación a partir del siguiente año, cuando la producción creció lentamente. Por otro lado, la minería se estanco y, apareció un nuevo dinamismo en el mercado interno debido a la expansión de la demanda manufacturera y de la construcción. Desde 1954 la economía retoma una etapa de reforzamiento gracias al sector minero y a las exportaciones. Sin embargo la producción agrícola no repunta y el consumo interno se ve alterado con el desabastecimiento el cual alcanzara su máximo en 1955.

Para el año 1957, la economía ingresa en recesión y el sector agropecuario inicia su franco descenso en la generación de producción y por ende en la contribución de la renta nacional. Es en este año que la productividad del trabajo entre el trabajo urbano y agrícola (rural) marca una sustancial diferencia, coincidiendo con el fenómeno migratorio del campo a la ciudad, especialmente hacia Lima, capital del Perú.

Desde el año 1957 las exportaciones no representan esa tabla salvadora que se ansia tener, mucho menos a corto plazo, por tal razón la producción para el mercado interno, con la intensión de limitar las importaciones, se estimula mediante el gasto público, con la esperanza de que esta medida influya en el crecimiento de la demanda. Al no ser este el camino adecuado se produce la devaluación en 1958.

Frente a esta realidad se aplica la medicina de siempre: reducir el déficit fiscal por medio del control del gasto público. Es así que en 1959 y 1960, postrimerías del gobierno de Manuel Prado, los exportadores incrementan sus ganancias debido al incremento del tipo del cambio y porque los salarios se congelan, provocando un superávit. Aprovechando esta oportunidad se promulga la normativa de industrias y se inaugura el complejo Toquepala por la Southern Perú y se produce un ligero crecimiento de los sectores productivos para el mercado interno. Además hacia 1964 la tendencia a la baja de las cotizaciones de los productos de exportación comienza a mejorar, pero a contra pelo la inflación interna se incrementa por efectos de la tasa de cambio fijo.

En el ámbito político se produce el conflicto entre el ejecutivo y el legislativo. Debido a esta pugna por el reformismo que exige el ejecutivo, el legislativo es reacio a concederle los recursos necesarios para llevar adelante sus programas, por lo cual se amplía el déficit del gobierno central.

En estas circunstancias, la oferta exportable tiende a estancarse y crecen las importaciones de alimentos, manteniéndose esta situación hasta bien entrado el año 1967, año en que la devaluación vuelve a un ritmo acelerado, y acumulándose las exigencias al sector exportador, precipitándose la devaluación de 1967 y por lo tanto la reducción del crecimiento del sector manufacturero y todos los sectores ligados al mercado interno, hasta que el 03 de octubre de 1968 vuelven los militares al poder mediante un golpe de estado, aun cuando el PBI de los sectores presentaban cierta mejora desde 1955.

PBI ESTRUCTURA PORCENTUAL

SECTORES

1955

1968

Agricultura 21.5 15.0
Pesca 0.60 2.2
Minería 5.1 6.0
Manufactura 14.8 20.2
Construcción 6.2 3.3
Resto de Sectores 51.8 53.3
Total 100.0 100.0

Fuente: BCRP

La economía peruana ingresa a un periodo de doce años en manos de las fuerzas armadas, la cual impregno a la economía característica poco fiables, ya que solamente desde su enunciado “ni comunista ni capitalista” afloraba en el inconsciente de los que gobernaban el populismo.

Lo primero que implementaron fue un programa de estabilización con grandes reformas estructurales como la reforma agraria de 1969 o la ley general de industrias de 1970. En este año se incrementaron las inversiones estratégicas en la minería como Cuajone, o el petróleo de la selva. En 1972 vuelve a repuntar la oferta exportable de los productos mineros con excepción del cobre, aunque la oferta exportable agrícola se contrae.

La tendencia alcista de la inflación se hace evidente aunque a partir de 1974 se acelera su crecimiento.

            PERU: INFLACION MENSUALIZADA

MES 1975 1976 1977 1978 1979 1980
Ene 2.8 6.9 3.5 7.5 5.8 6.0
Feb. 3.6 2.1 1.5 5.0 5.2 3.9
Mar 1.4 1.6 2.1 2.5 5.0 3.4
Abr. 2.0 0.7 1.6 2.4 4.9 2.6
May 1.5 0.6 1.8 13.3 3.6 2.4
Jun. 1.7 0.6 7.3 4.6 3.0 3.2
Jul. 4.9 13.7 2.9 3.9 7.6 4.1
Ago. 1.4 3.9 2.8 4.4 3.0 4.4
Set 1.0 3.4 1.5 5.1 4.4 7.8
Oct. 1.0 2.3 1.1 4.0 4.0 3.8
Nov. 0.4 0.9 1.5 2.3 4.0 4.2
Dic. 0.2 1.5 1.1 2.1 2.0 2.8

Elaboración: Muñiz & Asociados

Nuevamente la caída de las cotizaciones internacionales y la disminución de los volúmenes de exportación complicaron el panorama, incrementándose la ingerencia del gobierno-Estado en la economía. En 1974 se vuelve a sentir los efectos de la devaluación, etapa en que  la economía peruana vuelve ha generar un incremento del producto interno con un incremento de la demanda, para que en este mismo año se vislumbre la recuperación de la inversión privada aunque se acelere el crecimiento de la tasa de inflación.

En 1975 la recesión mundial tiene efectos en las exportaciones nacionales, lo cual limita la expansión productiva. En esta coyuntura se incrementa la dependencia de la economía peruana al endeudamiento externo y a la expansión del gasto público, lo cual impide una nueva recesión. Sin embargo en agosto de 1975 el sistema político-militar entra en crisis con el derrocamiento del jefe de la junta militar que la presidia desde 1968, terminando así la etapa estatista del régimen e ingresando a una etapa de reprivatización.

En 1977 aparecen los efectos de la devaluación, de los incentivos fiscales y crediticios a la  exportación no tradicional y de la compra de armamento, lo que lleva al Perú en 1978 al borde de la bancarrota. El panorama nacional se define por tener un mercado interno en recesión, con una agricultura con baja productividad y amenazada con el inicio de una sequia, con un inexistente estimulo crediticio, con un sector manufacturero que sigue en recesión, con el sector construcción seriamente afectado, con una inflación acelerada y tratando de reducir el déficit fiscal.

En medio de esta abrumadora situación se apela al sector exportador con el fin de sentar las bases para el inicio de una recuperación económica pronta y segura. En 1979 continua el programa de estabilización con el aumento de las cotizaciones de los minerales de exportación, aunque la inflación presenta su tendencia al alza y los depósitos de ahorro en moneda extranjera sigue creciendo.

Aunque se evidencia la recuperación de los productores, los sueldos y salarios siguen en caída y la grave sequia de 1980 aumenta la baja producción agrícola lo que obliga a incrementar las importaciones de bienes de inversión desde julio de 1980.

Concluye así el gobierno de la junta militar dejando a la economía nacional con un deterioro de las finanzas públicas, con la inflación por encima de lo previsto, caída de la producción agrícola, una aguda reducción de la producción exportable.

Los precios siguen siendo controlados para después de unos meses de iniciado el nuevo gobierno produjeran un desembalse que era solo el aumento de los precios controlados. También se liberaron las importaciones, presionando la balanza comercial, mientras que el sistema de mini devaluaciones ubicaba a la moneda nacional por debajo de la inflación lo que ocasionó la caída del tipo de cambio real.

El objetivo principal del gobierno era controlar la inflación y para tal efecto desincentivaron las exportaciones, pero aun así  el tipo de cambio cayó 14 %, disminuyendo aun más las exportaciones e incrementando las importaciones.

 

PERU: INFLACION MENSUALIZADA

MES

1980

1981

1982

1983

1984

1985

Ene

6.0

11.7

4.5

7.6

7.3

13.9

Feb.

3.9

4.7

3.8

7.8

8.3

9.5

Mar

3.4

6.4

6.4

9.9

6.9

8.1

Abr.

2.6

3.9

4.3

7.8

5.6

12.2

May

2.4

4.4

3.1

5.3

6.1

10.9

Jun.

3.2

3.1

4.5

7.8

6.0

11.8

Jul.

4.1

3.7

4.2

8.2

4.6

10.3

Ago.

4.4

3.6

4.4

8.8

7.7

10.8

Set

7.8

3.0

4.7

6.8

4.8

3.5

Oct.

3.8

4.3

6.9

4.9

5.6

3.0

Nov.

4.2

3.8

4.5

4.6

7.0

2.7

Dic.

2.8

3.3

4.5

4.5

7.4

2.8

Elaboración: Muñiz & Asociados

En estas condiciones la economía peruana ingresa al año 1981, con una nueva recesión internacional y con la producción interna estancada. Ese mismo año de 1981 se produjo un desembalse como consecuencia de la eliminación de los subsidios, situación que supuestamente crearía los precios correctos, sin embargo la situación fiscal se vio afectada debido a la abrumadora inversión pública y a la liberación de las importaciones, can la consiguiente caída de los términos de intercambio en más del 18 %.

En estas condiciones entre 1981 y 1982 la deuda pública se incremento en US$ 1,859 millones, pasando de US$ 9,606 millones a US$ 11,465 millones, los cuales sirvieron para financiar la brecha fiscal.

Es así que las mini devaluaciones hicieron aumentar el tipo de cambio por encima de la inflación, lo cual no hizo funcionar como antídoto contra la inflación y la economía que ya estaba dolarizada creo más inflación, lo cual obligo al gobierno que en el segundo trimestre de 1983 suspendiera el pago de los intereses al Club de Paris. Como indicamos anteriormente en 1983 el fenómeno El Niño dejo grandes problemas en las cuentas fiscales y por lo tanto redujeron aun más los subsidios y el aumento del precio de la gasolina, como resultado la inflación se ubico en 125 %.

AUMENTO DEL PRECIO DE LA GASOLINA 1983

Mes

%

Enero

11.1

Febrero

16.0

Marzo

12.1

Abril

15.4

Junio

10.0

Julio

9.1

Agosto

11.1

Elaborado: M & A

 

En 1983 la devaluación fue de 130 % aunque hubo una recuperación del tipo de cambio, pero la dolarización alcanzo el 40 % de la liquidez total, cayendo la agricultura en 12 %, la pesca en 40 %, la minería en 8 % y la industria que procesa los recursos primarios en 17 %. Se elevaron las tasas de interés con el propósito de que las preferencias por la moneda nacional se incrementarse, pero esta medida no dio resultado. Aun así, en 1984 las exportaciones se incrementaron en 5 %, mientras que las importaciones disminuyeron en un 19 %, lográndose una disminución en la cuenta corriente de la balanza de pagos de 1983 del 5 % del PBI a 1.4 % del PBI de 1984.

De esta manera la ortodoxia liberal no contuvo la serie de problemas económicos y financieros que se le presentaron con el adicional de que tanto el terrorismo como el narcotráfico se consolidaron en la vida política del Perú.

Hasta la mitad de la década de los 80 la economía peruana mantuvo las características de reformulación gubernamental dejada por las justan militares 1968-1980, con la obligación de sanear sectores productivos estratégicos como el de pesquería y echar una mano a la reactivación del agro. En esta tarea el gobierno de la época tiene que hacer frente al más mortífero de los fenómenos naturales El Niño 1982-1983 y a la recuperación de la soberanía nacional en la frontera norte, además de ser testigo del nacimiento del letal movimiento de izquierda radical luego de transformarse en terrorista Sendero Luminoso. Son hechos de trascendental importancia, porque será el inicio del término del estado de derecho y el preludio de la destrucción de la economía peruana.

¿Qué debía hacer el flamante gobierno elegido para gobernar el periodo 1985-1990? Lo que se propuso fue incentivar el crecimiento económico. Para tal efecto incentivo la expansión monetaria y el gasto fiscal, lo que según sus técnicos influenciaría en la demanda interna. Las consideraciones que tuvieron los técnicos del gobierno era que el déficit fiscal no producía inflación, cuando en realidad era todo lo contrario. Utilizando este hecho como premisa los técnicos consideraban que el tipo de cambio no corregía la brecha externa y que las importaciones de capital como las exportaciones no tradicionales eran inelásticas al tipo de cambio. Por estas razones decidieron pagar como máximo el 10 % del valor de las exportaciones el servicio de la deuda externa.

Al conocerse semejante decisión todas las alarmas se encendieron, las protestas del sector financiero emplazo la palabra presidencial armándose el desbarajuste económico y financiero. Como solución inmediata se acepto implementar un plan de emergencia con control de precios básicos al tipo de cambio, a las tasas de interés y de tarifas públicas. Esta medida genero más déficit fiscal y se impuso el Mercado Único de Cambio o dólar MUC, imponiéndose un tipo de cambio barato para las importaciones y otro más alto para las exportaciones.

Estas medidas facilitaron la disminución del ahorro en moneda nacional lo mismo que el consumo, pero aumentaron las preferencias por la compra de moneda extranjera de preferencia el dólar estadounidense. Es en esta etapa que las reservas internacionales disminuyeron y en 1987 el Banco Central de Reserva inicia el control de divisas para disminuir la demanda, lo cual provoco una nueva devaluación y el aumento de los precios, inclusive los salarios se elevaron el 50 %.

Como resultado la balanza de pago en 1986, 1987 y 1988 fue negativa, lo mismo que las reservas internacionales, mientras que el tipo de cambio real disminuyo. La emisión de dinero creció en miles por ciento, creció el déficit fiscal (subió al 4.5 % del PBI), cayendo el PBI entre 1987 y 1990 en 24 %, y la inflación alcanzo en 1989 solamente el 3,000 % y en 1990 fue de 7,000 %.

PERU: INFLACION MENSUALIZADA

MES

1985

1986

1987

1988

1989

1990

Ene

13.9

5.2

6.6

12.8

47.3

29.8

Feb.

9.5

4.2

5.6

11.8

42.5

30.5

Mar

8.1

5.3

5.3

22.6

42.0

32.6

Abr.

12.2

4.1

6.6

17.9

48.6

37.3

May

10.9

3.3

5.9

8.5

28.6

32.8

Jun.

11.8

3.6

4.7

8.8

23.1

42.6

Jul.

10.3

4.6

7.3

30.9

24.6

63.2

Ago.

10.8

4.0

7.4

21.7

25.1

397.0

Set

3.5

3.6

7.5

114.1

26.9

13.8

Oct.

3.0

4.0

6.4

40.6

23.3

9.6

Nov.

2.7

3.6

7.1

24.4

25.8

5.9

Dic.

2.8

4.6

9.6

41.9

33.8

23.7

Elaboración: Muñiz & Asociados

En plena crisis económica-social-política en julio de 1990 el Perú cambio de gobierno, pero no fue hasta 1992 en que el modelo ortodoxo y en muchos casos irresponsable, fue cambiado por un modelo ultra liberal, que empezó a funcionar desde la promulgación del popularmente llamado “fujishock” e implementado aceleradamente desde autogolpe de estado del 5 de abril de 1992. Este modelo, que más que todo fueron medidas urgentes de corte liberal, funciono en la medida que la población asentía con beneplácito su intensificación, lo mismo que el pequeño conglomerado de poder económico y financiero del país. Entre 1998 y 1999 la economía pendía de alfileres, pues la corrupción, los desfalcos y el asedio a las arcas fiscales retrotrajeron la economía a fojas cero.

Si bien entre 1993 y 1995 el modelo cumplió con su propósito, las exigencias del presente se orientan hacia un cambio en la propuesta gubernamental.

Han transcurrido 13 años desde que las medidas económicas dieron otro sentido al comportamiento de ciertas variables económicas como el de inflación, pero esto no es terreno privado del gobernante que hizo su tarea frente a los acontecimientos heredados del manejo económico anterior, esto se debe atribuir exclusivamente a la población que sin conocer lo que significaban las medidas de ajuste (“fujisock”) asumieron el reto, lo hicieron suyo y se sacrificaron.

INFLACION MENSUALIZADA: PERU

MES

1990

1991

1992

1993

….

2012

2013

Ene

29.8

17.8

3.5

4.8

   

0.12

Feb.

30.5

9.4

4.3

2.9

   

-0.04

Mar

32.6

7.7

7.4

4.2

   

0.79

Abr.

37.3

5.8

3.2

   

0.26

May

32.8

7.6

3.4

     

0.15

Jun.

42.6

9.3

3.6

     

0.24

Jul.

63.2

9.1

3.5

     

0.53

Ago.

397.0

7.2

2.8

   

0.51

 
Set

13.8

5.6

2.6

   

0.48

 
Oct.

9.6

4.0

3.6

   

-0.10

 
Nov.

5.9

4.0

3.5

   

-0.07

 
Dic.

23.7

3.7

3.8

   

0.17

 

Elaboración: Muñiz & Asociados

 Expectativas Macroeconómicas de Inflación 2014

FECHA DE ENCUESTA

ANALISTAS

ECONOMICOS

SISTEMA

FINANCIERO

EMPRESAS

NO FINANCIERAS

Expectativas anuales del 2014

     

30 de abril del 2013

2.40

2.50

2.80

31 de mayo del 2013

2.35

2.50

2.80

30 de junio del 2013

2.40

2.50

2.80

31 de julio del 2013

2.40

2.50

2.80

Fuente: BCRP

Como en toda política económica, esta es obedecida siempre y cuando el que la dirija empeñe su palabra, para que los gobernados sigan por la ruta indicada, pero en la segunda etapa de aquel gobierno 1995-2000, los exabruptos y exageraciones del uso del poder descarrilaron al gobernante de turno como a todo el furgón de cola. Tanto el ex presidente como sus allegados políticos –no todos- purgan hasta el día de hoy sentencias judiciales impuestas por sus actos delincuenciales y abuso de poder  contra el Estado y contra la población en su conjunto.

Actualmente como es evidente la exportación  y la minería en el Perú sigue siendo el motor de su economía, siempre lo han sido, hoy más que nunca es su tabla de salvación. Por eso no es de extrañar que actualmente se apele a estos dos sectores cuando el tema económico va mal. Hoy más que nunca se puede distinguir que esa es la economía real del Perú, de allí la importancia de preservar sus recursos naturales o en el mejor de los casos optimizarlos de acuerdo al grado de desarrollo de su economía.

En tal sentido y como corolario, el ministro de economía y finanzas el 28/08/2013 presento en el Congreso de la Republica la iniciativa para fortalecer el crecimiento económico, que es una estrategia integral que contiene componentes como la implementación de las reformas puestas en marcha por el gobierno; normas y acciones para facilitar y dinamizar las inversiones públicas, privadas y publico-privadas; fortalecimiento de la producción y facilitar el comercio; y otros proyectos de ley que serian presentados al Congreso de la Republica para su discusión y aprobación.

No cabe duda que el Perú perdió su oportunidad de orientar su crecimiento en los últimos 13 años hacia el desarrollo complementario de lo que siempre tuvo, no solo buscando su industrialización, también el desarrollo de sus capacidades especialmente la del factor humano. En esta primera década del siglo XXI el Perú desestimo su incursión en nuevas maneras de producir, de interrelacionarse con el mundo y lo más lamentable dejar de seguir apostando por la hipoteca del porvenir. Sin duda los retos que seguirá enfrentando son los mismos que década tras década viene encubando como son el narcotráfico, el terrorismo, la corrupción y últimamente la inseguridad del ciudadano .

Actualmente

En los últimos años la economía peruana creció en base a la minería y a la exportación, lejos esta del crecimiento en base a la actividad pesquera (harina de pescado) como lo fue en la década de los 60 y 70. Crecer a un ritmo del 5 % no crea empleo, retornar al índice de de 8 % o 9 % es difícil.

Los factores que limitan al ambiente que conduce a la prosperidad están minados por la minería informal, por los problemas sociales, por la falta de inversión en la minería formal, por el tradicional planteamiento de producir y, por un Estado insuficientemente moderno.

En estas circunstancias las economías de los países del entorno al Perú tendrán una disminución por debajo de lo previsto en su crecimiento económico. A esto hay que sumarle el fin de los estímulos monetarios en los EUA, la desaceleración de las economías de China, India y Brasil.

Es significativa la caída del nivel del valor de las monedas nacionales, por ejemplo la de Brasil la cual disminuyo 15 % respecto al dólar, lo mismo en Argentina. En la India el dólar se aprecio respecto en 22 % y el 15 % en Indonesia. En Rusia el dólar subió respecto al rubro un 8.9 %, en Turquía 14.1 % y en Sudáfrica 22.5 %. El dólar solo cayó frente al yuan chino en 1.8 %.

La caída de los índices bursátiles en el 2013 es más elocuente.

PAIS

2013

%

China

-7.6

India

-5.3

Indonesia

-4.9

Corea del Sur

-4.5

Rusia

-14.8

Brasil

-18.1

Chile

-18.7

México

-10.4

Elaborado: M & A

En el 2013 las economías del entorno peruano tendrán aproximadamente el siguiente crecimiento:

PAISES

2012

%

2013

%

Brasil

0.9

2.2

México  

1.8

Argentina

1.9

3.3

Colombia

4.0

3.9

Chile

5.6

4.2

Perú

6.3

5.6

Elaborado: M & A

 

La inflación en la Argentina para el 2013 será de 23 %, en Venezuela de 42 %. A este respecto se debe considerar que Venezuela es el mercado más importante para la producción manufacturera peruana (exportaciones de prendas de vestir), haciendo más vulnerable sus exportaciones y sumándose a esta vulnerabilidad la que podría producirse por los recortes de las principales importaciones chinas de productos primarios peruanos.

El crecimiento en economías proveedoras de componentes industriales en China será:

PAISES

2012

%

2013

%

India

5.0

5.5

Indonesia

6.2

5.8

Malasia

5.6

4.8

Filipinas

6.8

6.7

Tailandia

6.5

4.3

Elaborado: M & A

Y el crecimiento en economías productoras de bienes finales de alta tecnología para China será:

PAISES

2012

%

2013

%

Corea del Sur 2.0 2.7
Taiwán 1.3 2.5

Elaborado: M & A

 

En el 2013, el crecimiento de Rusia será del orden del  1.8 %, Turquía 2.5 %, Sudáfrica 3.3 % y el de China será 7.5 % habiendo sido el año 2012 de 7.8 %.

 

 

 

Gracias por leer lo que publicamos. NO olvide compartir con nosotros sus opiniones sobre este o cualquier publicación anterior.

Toustodo

 

 

 

 

Anuncios