Un gran riesgo

 

Muñiz&Asociados

 

 

 

 

Por Oscar Muñiz

 

Cuando uno no sale del asombro,  se pone manos a la obra, para saber quién era este tal Marcola. La búsqueda empieza.

¡Increíble!

Se sigue hurgando y uno se topa con una entrevista ,  hasta descubre que existe un análisis de la entrevista . Ni que decir de este apunte sobre Marcola  o este otro o este .

La verdad es que uno no tiene ni la menor idea sobre ¿Quien es Marcos Camacho?

Llama la atención su vocabulario, lo más impresionante es que sin esfuerzo supo acoplar la ideología marxista a sus necesidades, su facilidad y convencimiento para ponerla a su servicio, como si fuese un producto de la lucha de clases. Es increíble el ingenio para justificar su existencia como marginal o lumpen. Esto es lo que realmente sorprende.

Otra cosa es pensar, cuando uno lee, en porciones territoriales de cualquier ciudad moderna, liberadas para el comercio de drogas. Hace 50 años la delincuencia se circunscribía a determinadas aéreas de una ciudad.

Uruguay no hace mucho legalizo la marihuana. ¿Por qué la legalizo? ¿Porque las fuerzas del mercado doblegaron a las fuerzas represivas?  ¿Es el camino uruguayo el camino a seguir?  Por mas quelas penas sean inflexibles y muy duras, ¿detendrá el avance de la legalización? ¿Que pasaría, si la ola de la legalización empieza a irradiarse a otros países?

México es irrespirable, invivible, aunque sus presidentes como el actual salgan para dar aliento a la sociedad, diciendo que el estado se encargara con mano dura de los carteles, que el ejercito golpeara a las mafias; mientras tanto, el ciudadano común y corriente muere o se desangra tirado en las calles. ¿No será el turno de la legalización? Y si fuese este el caso ¿Qué pasaría?

Otro país como México es Colombia, ya no solo exporta café, ahora exporta sicarios. Tal vez con esa exportación no tradicional Colombia aligere el gran peso que tiene en su consciencia, aun después de la muerte de Escobar.

Lima la capital del Perú va por este camino, ni que decir de algunas otras ciudades como Trujillo, Iquitos, Cusco, Arequipa. Lima es la gran receptora de la criminalidad foránea al estilo mexicano-colombiano. No quepa la menor duda, que el narcotráfico habiéndose quedado solo con la desaparición del terrorismo, hoy tiene que esforzarse por lograr reconcentrar sus fuerzas.

De la camada de narcos peruanos de las décadas 70-80 no queda ninguno en circulación, tampoco hoy se conoce a los cabecillas que los reemplazaron o a los que sencillamente aparecieron. Lo que sí se sabe es que Perú no produce capos como Escobar o el mismísimo Manuel Antonio Noriega.

Gracias por leer lo que publicamos. No olvide compartir con nosotros sus opiniones sobre este o cualquier publicación anterior.

Toustodo

Anuncios