El calentamiento global

M&A1

 

 

 

 

Foto: PNUMA

Foto: PNUMA

 

 

Por Oscar Muñiz

 

La explicación del calentamiento global tiene sus raíces en la economía, o dicho en otras palabras, las razones por las que el calentamiento global está presente en el que hacer de todo el mundo son económicas. No pretendemos remontarnos hasta la pre historia, cuando el ser humano solo era un cazador y recolector. Sin embargo, solo pensar en el momento en que se dio el salto hacia el sedentarismo, dejando de ser nómade e incorporar la agricultura en los que haceres hasta el día de hoy, es digno de tomarse en cuenta.

Ese salto es cualitativo, vino acompañado de cambios en la producción de los bienes, cambios en la longevidad humana, cambios fisiológicos, cambios tecnológicos, tal vez fue tan trascendental como cuando el hombre llego a la Luna. Ese cambio de nómade a sedentario y de recolector-cazador a agricultor, cambio para siempre la vida del ser humano. No es hasta que otro hito corono el esfuerzo humano, este hito fue la revolución industrial. Ya para ese entonces conocía y manejaba no solo la agricultura, también la minería, la ganadería, y todo lo que hasta hoy usufructuamos, por cierto unos más que otros.

Todo este que hacer humano después de la revolución industrial fue en aumento. Los requerimientos de los insumos, como la energía, cada día son mayores, la explotación de los recursos naturales se intensifican, apareció la economía de escala y desde el siglo XIX la explotación del trabajo, de los recursos naturales y de las energías se intensificaron.

 Con el paso del tiempo aparecieron nuevas teorías económicas, una de ellas habla sobre el “punto de equilibrio” , punto que solo se encuentra en teoría y con un papel y un lápiz. Los esfuerzos por disminuir el riesgo de la contaminación es en vano, ninguna tecnología pasada o presente logra menguar el peligro del efecto invernadero o del calentamiento global. El convencimiento de los que creen que el sacrifico al beneficio monetario es digno de estos tiempos no coinciden con aquellos que lo maximizan. Es un entrampamiento insalvable.

En este ambiente de cosas y proposiciones, la Agencia Internacional de Energía (AIE) sustenta las acciones para evitar el calentamiento global en cuatro medidas que podrían detener el crecimiento de las emisiones: según la Agencia Internacional de Energía (AIE), sustentación que figura en su informe que frenaría los efectos del cambio climático. El jefe de la AIE, economista Fatih Birol, lo resume de la siguiente manera:

–          La adopción de medidas concretas de eficiencia energética

–          La Limitación de construcción y el uso de plantas eléctricas de carbón menos eficientes

–          Limitar las emisiones de metano procedentes de la producción de petróleo y gas

–          El aumento de la eliminación gradual de los subsidios a los combustible fósiles

Las consideraciones que se plantean en el análisis toma en cuenta dos hechos reales: que los productores de petróleo, gas y carbón recibieron más de US$ 500 mil millones en subsidios en el 2011, y que esta medida empuja al mundo hacia un cambio climático mas allá del 2°C. Estos atributos de la realidad económica-comercial compite abiertamente con la necesidad de tomar medidas efectivas contra el calentamiento global, aunque parezca mentira, esto tiene su basamento en la inagotable y cada vez mayor necesidad de acumular riqueza por parte de los grandes inversionistas, compañías petroleras, consorcios,  banqueros y en general por los financistas.

Otros aspectos a considerar son el Acuerdo de Durban, Conferencia sobre el Cambio Climático 2011 , y los elementos del proyecto denominado Combo Climático del 2012  . Asimismo los compromisos planteados en el 2013 en Varsovia, donde se propuso un plazo para que los países propongan sus contribuciones para el acuerdo del primer trimestre 2015 . Es importante y decisivo los trabajos presentados en el Presupuesto global de carbono acumulado según el Plan Intergubernamental sobre el Quinto Informe de Evaluación del Cambio Climático .

El Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) plantea que para mantener el calentamiento global en 2° por encima del nivel preindustrial, las emisiones no pueden superar el billón de toneladas de carbono, aunque en el 2011 ya se había emitido 515 gigatoneladas de CO2 (mas de la mitad de la cantidad umbral).

Según los cálculos se estima que la tonelada billonésima se emitirá en octubre del 2040. En este sentido el cálculo sobre emisiones acumuladas estimadas hechas por trillonthtonne.org  son significativas, ya que según James Hassen, Jeffrey Sachs y otros sostienen en un documento que las emisiones acumuladas de un billón de toneladas de CO2 estimula el calentamiento eventual de 3 a 4 grados.

 Por otro lado, el gas, siendo un combustible focil (metano) que provoca el efecto invernadero, en los últimos años ha sido difundida la idea de ser un elemento no contaminante, aunque Joe Romm  señala que debería ser usado como un combustible puente que desplace al carbón. Sin embargo el efecto social en el grupo de trabajadores mineros es incuestionable, como lo sucedido en España (Estudio “Las emisiones antropogenicas de metano en los EUA” ).

En medio de todo este ambiente de responsabilidades nada compartidas respecto al calentamiento global existe el Protocolo de Kyoto que si bien es un documento oficial compromete a los países de economías desarrolladas que son los únicos que deben ajustarse a los compromisos establecidos en dicho documento. Sin embargo esta situación no se concretiza hasta el momento. Veamos por qué.

¿Quién puede creer que el crecimiento económico se detendrá? La evidencia esta a la vista, cuando el país mas poblado de la Tierra sigue incrementando el uso de combustibles fósiles, generando las condiciones para el aumento del calentamiento ambiental. Cualesquier economía en la actualidad no puede dejar de hacer uso del petróleo, del gas o del carbón, salvo que esta limitación sea prohibida en un conciliábulo. Hasta el presente ni siquiera la propuesta de que “el contamina paga” es eficaz, siempre se impone la ley del mas fuerte, como sucede con la producción de carbón y el consiguiente cierra puertas de las minas creando desempleo y pobreza.

En este sentido y sin contar con un sustituto eficiente a la energía fósil nada se interpondrá con el actual estilo de desarrollo que lleva siglos funcionando. Las energías alternativas como la eólica nunca podrán suplantar a la fósil. Imaginemos un transporte aéreo, marítimo o terrestre sin energía fósil. ¿Cuantos siglos retrocedería la industria? ¿Cuantos servicios dejarían de funcionar? ¿Que seria de la industria armamentista? De lo contrario, ¿regresamos a la condición de nómades? Se debe imponer drásticas medidas a los países desarrollados, a los grandes negocios del petróleo, a los grupos financieros e ineludiblemente a los políticos.

Otros documentos relacionados

PNUMA: Concurso Fotografía Cambio Climático en América Latina y el Caribe

PNUMA advierte sobre efectos de derretimiento del permafrost

Anuncios