Escrito abreviadamente: Lo que está por venir

Muñiz&Asociados

 

 

 

 

 

Por Oscar Muñiz

 

Amigos de la Unión Europea, especialmente españoles. Han pasado seis años desde que la crisis o recesión les alcanzo. Hemos pasado todo este tiempo viéndolos sufrir, quejarse, encrisparse, no solo a Ustedes, sino también a los británicos, estadounidenses , alemanes y franceses.

Recuerdo las expresiones reflejadas en los rostros de los trabajadores de Lehman Brothers, cuando los despedían de sus trabajos. He visto las protestas de los londinenses cuando quemaban y estropeaban todo lo existente en la vía pública de Londres. He sido testigo del frenesí de las protestas, griega, española e italiana, como también he vivido la crisis española de 1982.

Muchos de nosotros hemos retrotraído nuestra memoria a aquella época en que fuimos objeto de los mismos tratos, cuando por imposición dictatorial cambiaron el modelo económico; no teníamos idea de lo que estaba haciendo el gobernante de turno, mucho menos sus acólitos y ayayeros. El horizonte lo veíamos negro, sumándose la inseguridad y la inestabilidad laboral. Lo que vendría asustaba. Solo los incondicionales, los traidores a sus principios y los que carecían de ética remaban en el mismo sentido que los sátrapas gubernamentales. La vileza de los directores de personal hacía que el objetivo del despido de los trabajadores fuese imperativo. Seguían publicando leyes que atentaban contra los derechos de los trabajadores, y en infinidades de casos el trabajador por cuidar su magro salario tenía que agachar la cabeza, pues más pesaba en él la carga familiar y el sustento que necesitaba para renovar su fuerza y seguir laborando.

Los que aullaban a favor del cambio, iban por un plato de lentejas, este tipo de gente se multiplicaba raudamente. El jovial trabajador se había convertido en el soplón solapado, el tucuyricuy  -Quien todo lo ve, quien todo lo oye-  una especie de agente secreto de los Incas,  para asegurarse de su puesto de trabajo, aunque él no sabía que en el minuto menos pensado era echado del trabajo sin ningún reconocimiento. Habían otros miles de casos donde el trabajador tenía hora de entrada más no hora de salida. Trabajaba 13 o 14 horas diarias, de lunes a sábado, y su salario no cubría sus necesidades ni las de su prole, como hasta el día de hoy.

Este modelo fue cuidadosamente propuesto e implementado por la derecha, y cuando no, por el dictador de turno, jefe de Estado (?). Este se había agenciado lo que un escribidor propuso en las elecciones presidenciales, y termino incorporando “manu militari” lo que nunca ofreció para ser elegido presidente de la republica. Es así como el tirano, un oriental de segunda clase, el auto golpista,  implanto a sangre y fuego el modelo económico que hasta el día de hoy permanece vigente.

Han pasado más de veinte años desde aquel día en que se implemento este experimento, el cual fue coordinado con un organismo internacional, y apoyado por un ex presidente de la primera potencia del mundo. Desde hace varios años el modelo económico se encuentra agotado, los problemas sociales no tienen solución porque el modelo no es capaz de resolver los problemas sociales, todo lo contrario los agrava. Aun así inventaron, vendieron la idea y mantienen la creencia como si este país hubiera sido recién fundado. Se ocultan los resultados reales por parte de las autoridades, el empleo es precario, existe la explotación de la fuerza de trabajo de la manera más agraviante para el ser humano. Los dueños de empresas, los inversionistas extranjeros o nacionales hacen de las suyas, no reconocen los derechos laborales, la autoridad del trabajo es un simple remedo de alguien que está pintado en la pared, solo sobrevive para dar un tinte de legalidad a las acciones gubernamentales. En este país de un plumazo desaparecieron la planificación por ser esta un estorbo a la economía de mercado, así también debería desaparecer el ministerio de trabajo y promoción del empleo por ser este un organismo inservible e inocuo en el contexto actual.

El resultado es, dos generaciones arruinadas, eso es lo que ha producido este modelo económico. Lo mismo harán en los países de la UE. No pasa desapercibido para nadie que la primera etapa ya esta implementada, la cual consistió en desmantelar la economía de bienestar, disque para mejorar el futuro de la sociedad; también sanearon la banca, redujeron y modernizaron el Estado, lo cual implica despedir a trabajadores y por ultimo implementaran normas laborales y de otra naturaleza que faciliten su accionar.

 

España

España

 

A corto plazo verán el ejercito de emprendedores deambulando por sus casas y por las calles; verán a los pensionistas, jubilados y asalariados en la misma situación paupérrima de desamparo; verán a los niños y jóvenes desamparados; verán  cuán rápido crecen las fortunas de unos pocos; verán la presión social de los desempleados de más de 40 años, frente a los críos de 20, 30 o 40 años. Seguirán  siendo testigos de estafas lucrativas y de miles de miles de expedientes amontonados en el poder judicial, pues las denuncias crecerán de manera exponencial.

Es asunto de otra envergadura la privatización y desaparición de las instituciones del Estado, a esto se le conoce como la modernización del Estado, un Estado más pequeño, más funcional. En este estado de cosas lo único que le quedara al trabajador es seguir luchando, aunque al final todo su esfuerzo se le agote sin lograr nada. Es que la fuerza del poder del Estado, hará que parezcan extremistas, cuando lo cierto es que luchan por sus derechos y no por la oferta gubernamental. La prensa  –escrita, hablada y televisiva- es y serán las grandes conspiradoras contra el estado de derecho, presentaran las cosas de acuerdo a los intereses de los que usufructúan sus beneficios. Se incrementara la indiferencia y la resignación de la población.

Después de implantado el modelo vendrán años de zozobra, hasta que las aguas se calmen ligeramente. Un sector de la población hablara de que el cambio fue lo mejor que se hizo, otros estarán en contra, pero cada día serán menos, mientras que muchos seguirán haciendo sus vidas con el recuerdo de lo que algún día tuvieron. Claro, todo dependerá de la diferencia entre las tasas de mortalidad y crecimiento de la población. Si la primera es mayor que la segunda, tengan por seguro que del modelo de bienestar poco se recordara. Lo que si deben tener presente es que los medios propalaran albricias por el nuevo tiempo que se avecina, y dirán maravillas del gobernante que impuso el modelo, aunque el anterior gobernante solo recibirá reproches y pasara a la historia como el “chico malo” de la película.

 

Madrid - Puerta el Sol

Madrid – Puerta del Sol

 

Recuerden que muchos como Usted seguirán viendo futbol, balón mano, tenis, y los demás deportes. Otros pedirán limosna y muchos otros seguirán reclamando y protestando por lo que le quitaron. Dentro de diez años, si estamos vivos, me cuentan como les va. Buena suerte.

Anuncios