El fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya. El caso Perú-Chile

M&A

Por Oscar Muñiz

Una vez más nos referimos al caso de la delimitación de la frontera marítima entre Perú y Chile.

Tanto peruanos como chilenos de cualquier nivel socioeconómico, credo, condición o creencia política, están en su derecho de opinar sobre este asunto, mas no tienen ninguna injerencia en la conducción ni en las deciciones que se toman para la obtención de la solución del problema, para esto tienen autoridades democráticamente elegidas en elecciones generales. Es el presidente de la republica en cada país el que conduce la política exterior y el que con sus consejeros, asesores y demás órganos consultivos toma las decisiones que más convenga a los intereses de sus respectivos países.

Si se acepta lo anterior, es el presidente de la republica y el canciller, los que tienen el deber de conducir, cada uno en los niveles respectivos de su competencia, los destinos de la defensa de los intereses nacionales. Los políticos, tecnócratas y población en general tienen la oportunidad de acompañar con su apoyo democrático las gestiones que su presidente resuelva tomar en beneficio del pueblo en su conjunto. Los adjetivos, las intolerancias, y demás excesos verbales de parte del conjunto general de acompañantes están demás, solo pueden servir para enturbiar el ambiente jurídico y legal.

Comentario aparte merecen los integrantes de las fuerzas armadas. Estas se encuentran bajo el mando del presidente de la nación, tanto por ser presidente de la república como por ser el comandante en jefe de las fuerzas armadas. Por estas características estas  agrupaciones deben estar al margen de cualquier discusión, más aun, de cualquier opinión, si fuese lo contrario, se rompería la condición de neutralidad en los asuntos de política interna, y por lo tanto, desacreditaría al mandatario.

El 27/01/2014 se cerró para Perú, el capitulo sobre sus fronteras marítimas, con el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ), dando así respuesta a la demanda peruana contra el Estado chileno en la consideración histórica de usufructo indebido del mar peruano, incluida sus riquezas marinas y del zócalo continental, con el agravante de haber pretendido usurpar, como lo hicieron con Arica, e infructuosamente en la Región de Tacna, designada por los peruanos como la Ciudad Heroica, por haberse negado ser parte del territorio chileno, después de la Guerra del Pacifico 1879.

controversi_limitrofe_con_chile_bmp

Desde el momento en que la Corte Internacional de Justicia (CIJ), dio a conocer públicamente los límites marinos entre Perú y Chile, su fallo sufre ataques por el lado chileno para dilatar su implementación. No solo senadores chilenos se han pronunciado en contra del resultado, también se ha atrevido hacerlo un ex presidente chileno. Lo lamentable es que, como en el caso del litigio territorial chileno-argentino, Chile solivianto su nacionalismo pretendiendo llegar al enfrentamiento bélico con Argentina. Este hecho beligerante e inaceptable no está descartado frente a Perú, aun cuando desde el mes de marzo próximo Chile juramentara a su nueva presidenta, aquella que en su oportunidad tuvo el desatino de expresarse en términos altisonantes sobre las aspiraciones peruanas.

Nueva delimitacion maritima Peru-Chile

Nueva delimitacion maritima Peru-Chile

Lo cierto es que el mapa de ambos países, Perú y Chile, se han modificado desde el 27 de enero 2014, hecho incontroversial, guste o no a los chilenos. Si de arrogancia, malos entendidos o acciones deshonrosas sin visión de futuro, se podría responsabilizar  a Chile; no queda ninguna duda que este fallo sobre el límite marítimo de Perú grafica de manera justa lo que el Perú aun sin alcanzar el total de sus aspiraciones, lo acepta, poro no tiene porque aceptar el equivocado y lamentable concepto de los chilenos sobre lo que nunca fue suyo, mucho más cuando ponen en juego y riesgo la paz y la verdad. Su integridad moral como país está en juego, como su legalidad internacional. El mundo está advertido.

Decimos con claridad, no creímos que Chile aceptaría el fallo limítrofe con Perú, como tampoco creímos que Chile había cambiado para bien, la desconfianza ganada es producto de sus propios actos contra países vecinos como Argentina, en el caso de la guerra contra los británicos (Islas Malvinas) y en el conflicto peruano-ecuatoriano. Se estima que en los próximos días, a lo más, en las dos próximas semanas, el acatamiento del fallo de la CIJ, sea definitivamente acatado por Chile, sin reclamo alguno y sin murmuraciones. Además se espera de la parte chilena ofrecer al mundo la disposición más constructiva a la hora de determinar lo que falta aun por implementar en el trabajo conjunto con las autoridades peruanas.

Anuncios