Contaminación de las aguas marinas por empresas pesqueras

 

DP

 

 

 

 

Por Oscar Muñiz

 

El privilegio a la producción de harina y aceite de pescado intensifico el deterioro del medio ambiente en algunas zonas del litoral peruano, debido a la inadecuada disposición de los efluentes. Se originaron desequilibrios en el medio natural por la sobrepesca como por la evacuación de aguas residuales, emisión de humos y gases contaminantes.

“Las tradicionales actividades pesqueras de extracción, transformación y comercialización durante el periodo 1963-1971, ubico al Perú como el primer productor a nivel mundial de harina y aceite de pescado” (ONERN 1986, Perfil Ambiental del Perú).

Las siguientes zonas de desembarque de pesca en el litoral peruano en la mitad de la década de los 80 se distribuyo en las zonas geográficas del norte de Lima, al Sur de Lima y entre Arequipa y Moquegua, tal como se indica:

ONERN_M&A

 

Zona 1: Chicama, Chimbote, Huarmey, Supe, Huacho, Chancay, Callao.

Productos Zona 1: Harina, Aceite crudo, Aceite semirrefinado, Ácidos grasos.

Zona 2: Tambo de Mora, Pisco.

Productos Zona 2: Harina, Aceite crudo, Ácidos grasos, Guano de islas, Aceite refinado.

Zona 3: Atico, Mollendo, Ilo

Productos Zona 3: Harina, Aceite crudo, Aceite semirrefinado, Ácidos grasos.

Como se aprecia por aquellos años la costa de la provincia de Paita no estaba registrada como zona posible de contaminación por acción de la industria productora de harina y aceite de pescado.

Hasta la década de los años 90, en el litoral peruano la contaminación del mar era asunto cotidiano y se diaria que era parte del paisaje cotidiano. Chimbote fue la zona que desde el bum de la pesca en la década de los 60 soporto la contaminación de manera estoica. Bastaba ver las aguas desde el malecón de la ciudad de Chimbote, respirar solo a pescado, para darse cuenta de la magnitud de la actividad pesquera. Pasaron décadas, y el incremento del deterioro ambiental y la contaminación fueron acentuándose. Este es el caso emblemático en Perú sobre contaminación marina.

Actualmente la Fiscalía Superior en Materia Ambiental investiga a 52 empresas supuestamente responsables de la contaminación en el litoral de Paita, al norte del departamento de Piura. Antonio Fernández Jeri, Jefe de la Fiscalía, dijo que con otras instituciones recorrieron diversas empresas que operan en Paita, en donde tomaron muestras de agua para que en un plazo de 45 días se conociesen los resultados si existe contaminación o no.

Los organismos que intervinieron en esta tarea fueron el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), la Dirección General de Salud Ambiental (DIGESA) y otras instituciones locales de Pita. Antonio Fernández  Jeri  reconoció que, “Lamentablemente la Autoridad Nacional del Agua (ANA) no ha participado y nos apena que no lidere esta lucha contra la contaminación ambiental. Por ello, se procederá a hacer una investigación contra esta institución por omisión de funciones”.

De certificarse la contaminación de las aguas marinas solo indicaría la falta de escrúpulos de los directamente responsables en dicha actividad industrial, como siempre sucedió.

Anuncios

Nueva arremetida chilena

M&A

Por Oscar Muñiz

Es sabido que para los chilenos, la disposición anímica en la adversidad los lleva a un estado maniaco depresivo, toman por lo general el camino de la violencia contra el adversario, de esto no esta exceptuado el actual presidente Piñera. Lo vimos tambien cuando chilenos se enfrentaron contra chilenos en batallas campales, unos defendiendo sus derechos a la educación gratuita o la reivindicación mapuche, los otros reprimiéndolos. Como olvidar el salvajismo de la década de los 70, cuando un energúmeno dictador avasallo a su pueblo, para que cuando le llego la hora de partir, dejara como herencia solo malos recuerdos, desmanes y un largo rosario de muertos. De obituario le dejaron un escupitajo.

En nuestro blog  dijimos que “Chile es un país que se caracteriza por desarrollar en todo el Continente Sudamericano, una política exterior agresiva. Desde 1879 en que estallo la Guerra del Pacifico entre Perú y Chile las relaciones nunca fueron las mismas. Luego de terminada la guerra con la usurpación de los territorios peruanos se forjo una relación tensa, desconfiada y de animadversión entre ambos países, hasta que firmaron el tratado de Ancón en 1929, documento que sello los lintes terrestres entre ambos países. Esta también fue la oportunidad de Chile para finiquitar con un tratado los límites marítimos con Perú; han transcurrido 83 años, y aunque Chile siempre se negó al establecimiento de sus límites marítimos con el Perú, prefirió y opto por el camino que traza la Corte Internacional de Justicia de La Haya”.

Conocido el veredicto de La Haya, habiendo conversado en la Habana-Cuba-II Reunión CELAC,  los presidentes Ollanta Humala y Piñera y habiéndose reunido en Santiago el grupo 2+2, hoy sale Piñera con la advertencia de presentar una nota de protesta a Perú por lo que “Chile insiste en adjudicarse el dominio de 3.7 hectáreas en Tacna, a pesar de que dicha área es peruana conforme al tratado de Ancón de 1929”

Chile insiste en la dilatación del cumplimiento de la sentencia de CIJ. Frente a esto ni el gobierno de Humala ni la Cancillería Peruana, debe permitir semejante arrebato, menos aun de un país que sigue ocultando sus trasnochados sueños y sus equivocadas aspiraciones.