En busca de trabajo

M&A

empleo

Oscar Muñiz

Encontrar un trabajo es lo más difícil que uno se pueda imaginar.

Si se encuentra, las condiciones son de las más esclavizantes, muchas veces denigrantes. El abuzo, la falta de respeto a los derechos laborales, son los estandartes que enarbolan tanto los empleadores de la empresa privada como los estatales.

Lo que a continuación reseñamos es un caso real, producido en Lima-Perú.

Es el caso de un economista titulado, con post grado en planificación ambiental en una universidad europea y en elaboración y formulación de proyectos de inversión en una prestigiosa universidad de Lima, con experiencia de 15 años como especialista en proyectos nacionales de desarrollo, habla dos idiomas a parte del castellano e integro el grupo de investigadores de una entidad peruana de renombre mundial en el campo de la planificación y desarrollo.

Los mecanismos empleados por este postulante a un trabajo fueron las empresas privadas especializadas, la oficina del empleo del Estado, las empresas que solicitan postulantes vía publicación de avisos en los diarios locales. El interesado utilizo estos tres diferentes canales para optar por trabajo. Presento 76 solicitudes y solo obtuvo una respuesta de manera formal, educada y respetuosa. En ninguna de las 75 posibilidades restantes logro obtener el trabajo al que aspiraba, no obtuvo respuesta formal.

Los puestos a los que aspiraba tenían el respaldo más que suficiente tanto por la formación académica como por la experiencia del postulante. Los puestos variaban desde gerente de planificación y presupuesto hasta jefe de área, representante zonal, asistente administrativo, experto en producción agropecuaria, tesorero, consultor en planificación, analista administrativo, director de proyectos, analista financiero, gerente administrativo, docente, jefe de costos y presupuestos, especialista en proyectos de inversión, controller, especialista en evaluación de gestión, entre otros puestos.

En este contexto queda claro que las condiciones laborales anteriores (1) a las que actualmente rigen creaban mayores expectativas, eran a plazo indefinido siempre y cuando se cumpliese con las normas laborales establecidas por ley. A partir de la “modernización” del Estado, de la flexibilización laboral del sector privado y de la desaparición de los sindicatos, el trabajador perdió la posibilidad de un puesto de trabajo fijo, estable, con derechos laborales y decoroso con respeto a un salario en función de la canasta familiar y a sus derechos de jubilación, a su compensación por tiempo de servicio.

Los efectos nocivos de este modelo laboral fomentan no solo las mafias al interior de los establecimientos estatales, sino también el libertinaje laboral privado y el vil negociado de empresas informales de empleo. Es así que no existe más la posibilidad de contar con “instituciones” como antes existieron, hoy la mediocridad y la improvisación son las que reinan.

No olviden que la sobre calificación es un demerito en Perú.

(1)     Con la asunción al poder de A. Fujimori Fujimori en 1990, las condicionaes laborales cambiaron para demerito de los trabajadores, muy especialmente desde 1992. Hasta el día de hoy ese modelo laboral es el que predomina, pues el contrato a largo plazo o con estabilidad laboral no existe.

Relacionado

>> El empleo en América Latina

Anuncios