Problemas ambientales y sus consecuencias

 

DP

 

 

 

 

Oscar Muñiz

 

AmundsenSea

 

 

La capa de hielo del Oeste de la Antártida se derrite rápidamente, aun los glaciares que se desplazan hacia el Mar de Amundsen. National Aeronautics and Space Administration describe así el estudio sobre este tema: “En esa región, hay seis glaciares que están suspendidos gracias a un precario equilibrio; se encuentran parcialmente sostenidos por tierra y flotan parcialmente en las aguas fuera de la costa. En la capa de helo hay suficiente agua congelada que alimenta a estos gigantes helados, como para aumentar los niveles mundiales de los mares en casi 1.22 metros (4 pies) si se derritieran. Eso es inquietante porque los glaciares se están derritiendo. Es más, por medio de un nuevo estudio, se descubrió que la contracción es imparable. Más información al respecto en Geophisical Research Letters, Eric Rignot.

El problema que señala Rignot es que las líneas de asentamiento se encuentran enterradas a miles de metros de hielo glaciar, es todo un desafío saber donde están. Lo que se puede afirmar es que las líneas de asentamiento se están alejando del mar, notándose tasas de contracción que no se ven en otras partes de la Tierra.

La línea del glaciar Smith se contrajo 35.4 kilómetros (22 millas) rio arriba. El resto de líneas se contrajeron entre 9 y 30 kilómetros (de 6 a 19 millas). Conforme los glaciares se derritan pierden peso y flotan, el agua se introduce debajo de los glaciares y empuja la línea de asentamiento, reduciendo la fricción entre el glaciar y su lecho. Avanza el glaciar, se reduce de tamaño, contrayéndose la línea de asentamiento hacia el interior, produciéndose el derretimiento fuera de control.

Sea como sea el origen del derretimiento, el hecho incuestionable es que los glaciares de la Antártida se encuentran en proceso de deshielo, y con la perdida incalculable de los recursos naturales de la zona. El peligro potencial que se encuba es de tal magnitud que su afectación seria planetaria, los daños serian incalculables, más aun, la vida misma en la Tierra variaría inexorablemente, tal vez incluida la vida de millones de seres humanos.

Si es esto lo que está sucediendo en la Antártida, veamos que sucede en los ríos del Perú.

 

Contaminacion Minera

Contaminacion Minera

 

Si Usted pudiese viajar en línea recta en auto desde Perú hacia la Antártida, le tomaría aproximadamente 85 horas 9 minutos (4 días de 24 horas), asumiendo que su velocidad fuese de 100 km/h o 60 millas/h.

A semejante distancia en Perú las cosas no son tan poco peligrosas. Con datos oficiales de estudios realizados en los mil siete ríos que tiene Perú, el cincuenta por ciento de ellos se encuentran contaminados, siendo su origen la contaminación por aguas residuales de los centros poblados, la minería en general y en especial la informal, el uso de agroquímicos en la agricultura y los desechos de residuos sólidos.

Según la última información de la Autoridad Nacional del Agua, 800 municipalidades vierten 1.2 hectolitros cúbicos de aguas residuales a los ríos; cien mil mineros (informales-ilegales) vierten tres mil toneladas del mercurio al año; cien mil industrias descargan desechos sólidos y liquido en las cuencas; un millón de hectáreas agrícolas generan aguas de retorno con agroquímicos de alta salinidad. Advierten por ejemplo, que para recuperar las aguas de la cuenca del Mantaro (centro del Perú) se necesitan 980 millones de soles unos US$ 359 millones.

Frente a esta situación en que se encuentran la calidad de las aguas de los ríos a nivel nacional, si usamos como ámbito la Unidad Hidrográfica de Análisis, un espacio mínimo de planificación hidráulica en el que están incorporados los criterios hidrográficos e hidrológicos, esta unidad hidrográfica contiene 72 unidades hidrográficas de análisis, 36 en la vertiente del Pacifico, 31 en la vertiente del Atlántico y 5 en la vertiente del Titicaca, baste multiplicar la anterior cifra para obtener un aproximado de US$ 25,848 millones que serán necesarios para evitar el colapso final.

Estos dos datos, el deshielo de la Antártida y la contaminación de las aguas de los ríos, al final contaminan las aguas marinas frente a la costa peruana. Hasta el momento no existe ninguna acción preventiva mucho menos una concientización de la población. El daño que se viene acumulando es de tal magnitud que se pone en peligro las aguas subterráneas, y el aprovisionamiento de agua para consumo humano. Esperamos que no existan disculpas para seguir promocionando un mal entendido crecimiento económico.

Anuncios