China y la crisis global

 

M&A

 

 

 

 

Oscar Muñiz

 

 

Takatoshi Kato , es Subdirector Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI). El 03 julio 2009, en Beijing, tuvo a su cargo una conferencia en el Centro de China para Intercambios Económicos Internacionales. Hizo  referencia a la situación de China con dos premisas, el impacto de la crisis financiera en Asia, y las implicancias de la crisis financiera para China y el FMI.

Consideró que el impacto de la crisis no se debió a que las instituciones financieras de Asia tuvieran altas cantidades de activos tóxicos, pero si estaban siendo objeto de choque por la baja liquidez global.

Esta apreciación fue explicada con dos razones. Primera, que los bancos asiáticos eran muy dependientes del financiamiento internacional, por lo cual estaban expuestos al desplazamiento global y a su escasez. Segundo, reducido el apalancamiento global, la crisis asiática había aumentado su dependencia de la financiación externa con bonos y prestamos. Fue así que fueron impactados directamente y la refinanciación se hizo más difícil.

El aumento de la participación del Asia en el comercio internacional antes de la crisis del 2008, podría haber sugerido, que Asia debía haber sido mucho menos afectada por la desaceleración de la demanda en los países industrializados, pero los canales de comercialización fueron más eficientes, debido a que conforme se desplomaba la demanda en Occidente, los productos tecnológicamente avanzados (automóviles y electrónica) se vieron afectados. Debido a la baja demanda de estos dos productos las exportaciones y la producción industrial de la región se desplomo. La segunda explicación ofrecida fue, el comercio intra-regional también sufrió una fuerte caída, porque gran parte de este estaba ligado a la demanda en los EUA y Europa.

Takatoshi Kato, aseguro “Con todo, como en el pasado, la demanda mundial sigue siendo un factor clave detrás de la producción y el crecimiento de las exportaciones del Asia y, en todo caso, esta vinculación en realidad se ha ido fortaleciendo con el tiempo”. Sin embargo el crecimiento del producto en Asia se desacelero de manera impresionante a finales del 2008; Japón, Hong Kong SAR (sigla en ingles, Región Administrativa Especial), Provincia China de Taiwán, Singapur, Malasia y Tailandia, es la región que fue empujada a la recesión.

En el primer trimestre 2009 el FMI pronosticaba que la economía mundial se contraería,  aunque el Sr. Kato consideraba que la economía mundial se contraería modestamente. Sin embargo la situación de EUA y Japón siguió siendo difícil. Así mismo, Kato consideraba que en el 2010 habría una recuperación débil, aunque confirmaba que la situación seguiría siendo difícil, avizorando que la recesión global seria más larga y profunda que la después de la posguerra. Otra de sus consideraciones fue que Asia estaría ligada en el futuro a los acontecimientos mundiales y al futuro de la economía global, aunque mostraría un discreto cambio en el patrón de crecimiento, debido a que el consumo en EUA ya no tendría la fuerza que una vez tuvo. También sostuvo que debería haber un aumento del ahorro y mejores perspectivas para el déficit en cuenta corriente en los EUA. No dejo de insistir en que la demanda mundial de los bienes asiáticos seguirían a la baja en un horizonte más prolongado.

En medio de este ambiente incierto surgió la opción de que China y el FMI deberían compartir la misma idea, de tender hacia un reequilibrio del consumo interno, y no en inversiones en sectores transables y exportaciones intensivas en capital. Esto necesariamente exigiría un esfuerzo concertado. Ni lo uno ni lo otro fue compartido por China, cuando de lo que estaban seguros era que el liderazgo del dólar y algunos organismos supranacionales habían llegado al límite de lo que se debía permitir.

Lo que planteaban los interesados era que los cambios en la economía global, preferentemente en EUA y la UE, exigían la necesidad de reorientar sus economías, con el propósito de proporcionar estímulos a la economía de China en beneficio de su demanda interna, con lo cual la economía permitiría dejar ver claramente el crecimiento del consumo, cuando también la mejoría en la infraestructura, en  la vivienda social, en el sector salud y las pensiones.

Posteriormente al grupo de países BRIC  se le unió Sud África, lo que dio lugar a la formación del BRICS, grupo de países que suman el 27% del PBI mundial, con el 41.6% de la población mundial y con el 22% de la superficie continental. En el 2011 se proyectó que para el 2020 los BRICS representarían un tercio de la economía y contribuirían con un 49% al crecimiento del PBI mundial. Este grupo de países en versión opuesta a la que lidera EUA, Japón, Australia, Canadá y UE, gana posiciones, por la razón de que los países BRIC no pretenden trasladar a las regiones subdesarrolladas sus valores políticos, más bien prefieren estructuran sus relaciones con una cooperación de provecho mutuo. Este es el ranking mundial 2010 del PBI:

 

PAIS

PBI

En billones de US$

EUA

14.266

China

8.767

Japón

4.137

India

3.548

Alemania

2.811

Reino Unido

2.149

Rusia

2.116

Francia

2.110

Brasil

2.024

Italia

1.760

 

 

Este panorama, visto retrospectivamente, no fue más allá de lo que pudiese considerarse una percepción apresurada. No se tuvo en cuenta el manejo político del desarrollo de los países emergentes en los posteriores años del inicio de la crisis del 2008. En el quinquenio 2008-2013 los lazos de las economías de los países BRIC (Brasil, Rusia, India, China) se estrecharon con mercados como el latinoamericano, mejorando las perspectivas no solo para China.

A julio 2014 el consumo eléctrico en China siguió bajando, y la venta de viviendas entre enero-julio del mismo año cayó 30% en Beijing. En el mismo periodo el crecimiento económico fue de 7.4%.

Como información adicional se podría decir que los países BRICS en su VI Reunión en Brasil 2014, fundaron el Banco de Desarrollo Conjunto de Fomento, y el  Fondo de Reserva. Los ministros de economía firmaron el Acuerdo de Reserva de Contingencia (CRA, siglas en ingles) y del nuevo Banco de Desarrollo con sede en Shanghái. El capital inicial será de US$ 100 mil millones, mientras que el capital suscrito y desembolsado será de US$ 50 mil millones. Su creación es una respuesta al control de Occidente sobre las finanzas globales, originada hace más de siete décadas en Bretton Woods 1944, donde nacieron el FMI y el BM.

En la última visita del presidente chino Xi Jinping a Argentina, se incluyo un crédito por US$ 2,100 millones (renovación Trenes Argentinos Carga y Logística), un ‘swap’ por US$ 11 mil millones y un convenio marco de cooperación en materia económica y de inversiones, 20 convenios bilaterales, 28 pre acuerdos comerciales por un total de US$ 1,500 millones.

Se esperan resultados por mínimos que sean estos.

Anuncios