I Parte Desastre minero

 

M&A

 

 

 

 

Oscar Muñiz

 

 

Resumen

 

Por antonomasia el Perú es un país minero. La riqueza minera desde muy lejanos tiempos ha estado asociada unas veces con la guerra, otra con el saqueo o con el enriquecimiento de los grupos de poder económico o político.

La figura del enriquecimiento en base a la minería en el Perú actual también tiene sus ángulos más salvajes de explotación humana y de la desaparición de la biodiversidad. Estas dos formas de explotación van intrínsecamente juntas, con la añadidura que la segunda es un producto moderno. Tanto es asi que la explotación minera se vio reforzada en los últimos tiempos con la explotación de oro, actividad muy difundida en todas las formas asociativas.

Esta fresca la historia para recordar lo sucedido. Desde la invariable forma de explotación minera, por la cual no se ofrece recompensa alguna al sacrificio de los trabajadores, como el de la destrucción de conglomerados humanos. Su invariabilidad es explotar. Los cambios en las técnicas de explotación con nuevas tecnologías no han debitado ningún progreso digno de tomarlo en cuenta. Insistir en la forma de concebir el progreso, en base a la invariabilidad del esquema exportador del mineral sin valor agregado no es novedad. Su institucionalidad como sistema de explotación se encuentra tan arraigado que hasta parece connatural con las aspiraciones de los pueblos. Los intentos de romper con este estado de cosas se percibió al inicio de la década de los años de 1970, cuando se intento añadir un valor, y lo más que se logro fue aumentar la producción. En las sucesivas décadas, si bien es cierto que se mantuvieron los estándares productivos, no hubo mayores innovaciones, fue solo la modalidad del saqueo lo que salió a vista y paciencia de todos. Se desbordaron las ambiciones.

Actualmente la minería muestra su otra cara, la muy poco mostrada. Hoy debido a la globalización, a los retos entre los países industrializados y al significado incuestionable del impacto en el crecimiento económico, la minería tiene un relanzamiento, un nuevo protagonismo en los ámbitos tecnológicos, en la construcción de urbes, en el empleo, en la industrialización y en el desarrollo económico de las sociedades.

Sin un desarrollo de la industria minera la economía peruana seguirá por la misma senda, sin innovaciones, con tan solo el espejismo del progreso añorado, con las mismas desigualdades sociales y con la frustración crónica de las mayorías.

 

I PARTE

  

1979 fue el año con la máxima producción histórica de la minería. En términos globales la minería se encontraba en una situación prácticamente estacionaria.

La producción de cobre tuvo mayor dinamismo por la operatividad de Minas Coajone, Cerro Verde y Minas Águila. La producción en 1980 a diferencia del año anterior se incremento 8.4% respecto a 1978, decreciendo inmediatamente después al  7.8%, debido a la baja producción de la gran y mediana minería, a los conflictos laborales, a la baja ley de los minerales extraídos y a la baja productividad. Las empresas con mayores bajas en la producción programada fueron la Southern Perú con 20.7 mil TMF y El Águila con 4.1 mil TMF.

La exportación de cobre en 1980 se incremento, obteniendo unos US$ 758.6 millones, lo cual significo un incremento de US$ 54.8 millones más que en 1979 y unos US$ 321.5 millones más que en 1978. Esto se debió a que el precio de la cotización del cobre subió de 61.90 US c/lb en 1978 a 90.11 US c/lb, incremento debido a que Zaire y Zambia redujeron sus stocks y a la presencia de factores especulativos ligados a la inflación mundial y a las tenciones en el Medio Oriente.

La cotización promedio del cobre en el mercado internacional en 1980 alcanzo 99.05 US c/lb y en el segundo semestre estuvo por debajo de esta cifra.

 

PRODUCCION MINERA CON CONTENIDO FINO (En miles)

1968 1969 1970 1971 1972 1973 1974 1975 1976
Cobre (TMF) 210.7 201.0 218.3 213.0 225.8 215.1 222.4 175.7 232.5

 

1977 1978 1979 1980
Cobre (TMF) 329.4 366.4 397.2 366.3

Fuente: MEM

 

Otros minerales, como la producción de plata se encontraba estancada, creciendo anualmente solo 1%. En 1970 se produjo 1,217.3 mil KF (Kilogramos Finos) y en 1980 alcanzo una producción de 1,392 mil KF. La tendencia de la producción de hierro fue critica, hasta llego a decrecer 41.3%; ese mismo año de 1970 la producción fue 9,559.9 mil TLS (Toneladas Largas Secas) y en 1980 fueron 5,614.6 mil TLS. La disminución fue producto de los problemas del mercado y del transporte del mineral, desde que se nacionalizo la Marcona Mining Company, y debido a la contracción de la demanda.

En el siguiente cuadro podemos visualizar el año de la máxima producción minera para cinco productos de mayor relevancia de la época.

 

                       AÑO DE MAXIMA PRODUCCION MINERA

METALES/UNIDADES VOLUMEN EN UNIDADES AÑO MAXIMO TNELAJE
Cobre TMF 397,200 1979
Plata KF 1’391,600 1980
Plomo TMF 197,715 1973
Zinc TMF 490,800 1979
Hierro TLS 9’559,900 1970

Fuente: Universidad del Pacifico

 

En cuanto a las exportaciones, el cobre en los últimos años de los setenta e inicio de los ochenta su exportación se incrementaba año tras año, lo mismo que los demás productos mineros, tal como se muestra en el siguiente cuadro.

 

EXPORTACIONES DE LOS PRODUCTOS DEL SECTOR MINERO

PRODUCTOS 1977 1978 1979 1980
Cobre 384.7 437.1 703.6 758.6
Plomo 137.2 161.2 330.3 383.4
Plata refinada 115.5 118.5 222.3 312.2
Zinc 154.6 133.2 173.6 210.4
Hierro 91.0 73.8 85.1 94.8
Petróleo y derivados 47.8 179.8 645.7 809.9
Total 950.8 1103.6 2160.8 2569.3

Fuente: Universidad del Pacifico  Elaborado: M&A

 

Lo que llama la atención es que en la década de los setenta el oro no tenia mayor relevancia en las estadísticas y el cobre era la producción emblemática de la minería nacional. Después de 34 años las exportaciones de oro y cobre decrecieron a julio-2014 en 14.9% y 31.4% respectivamente.

El sector minero fue apoyado en su desarrollo hasta el año 1979. Este fue el sector mas dinámico de la economía nacional, alcanzando una tasa de crecimiento de 10.3% respecto a 1978. Este crecimiento se atribuye al mayor incremento de los precios del cobre, plomo y plata.

 Sin embargo en 1980 el sector minero decreció en 3%, habiendo tenido en 1979 una participación en el PBI de 10.1% y en 1978 de 9.51%. El descenso de la producción minera se debió al cambio de gobierno, de un gobierno militar-golpista (Octubre 1968-Julio de 1980) a un gobierno democrático (Julio de 1980-Julio 1990). Ese año la producción de petróleo se incrementaba en 2%, alcanzando un 29% del total requerido.

Las exportaciones mineras aumentaron en 1980, totalizando US$ 2,628.4 millones, habiendo sido en el año anterior US$ 2,245.8 millones y en 1978 US$ 1,136.8 millones.

Los conflictos laborales en el sector minería se incrementaron a partir de 1980. En 1979 las huelgas de trabajadores fueron 40 y el año anterior 53. Los trabajadores afectados fueron 25,342 y 48,596 respectivamente. En 1980 hubieron 95 huelgas, 40 de ellas en la gran minería y 55 huelgas en la mediana minería, afectando a 52,577 trabajadores. El número de horas/hombre perdidas en 1978 fueron de 4.7 millones, en 1979 fueron  1.2 millones de horas y en 1980 alcanzaron a 2.0 millones de horas.

En cuanto al petróleo. Fue la Occidental la compañía que logro incrementar su producción en la selva en 1979, pasando de 64.2 MB/D a 106.2 MB/D, representando más del 50% de la producción nacional de petróleo.

En 1980 el incremento del total de crudo producido fue 3.4 MB/D respecto a 1979, ya sea por la mayor producción de Oxy/Brides que paso de 5.9 MB/D a una producción de 17.7 MB/D en los campos del nor oeste peruano. Sin embargo Petroperú Nor-oeste disminuyo su producción en 6.6 MB/D (23%) debido a la baja capacidad productiva de sus campos. La producción de Belco en el Zócalo Continental bajo respecto a 1979 en 0.4 MB/D, como también lo hizo la contratista Occidental-Selva, disminuyendo su producción respecto a 1979 en 0.6 MB/D.

Aun en estas condiciones las exportaciones de petróleo en 1979 fueron de US$ 645.7 millones, cifra superior a la de 1978 que fuera de US$ 179.8 millones. En 1980 las exportaciones fueron por US$ 809.9 millones, porun total de  46.4 MB/D volumen inferior a lo exportado en 1979 que fuera de 55.0 MB/D.

Desde febrero-1978 se dejo de  importar petróleo crudo.La importación de derivados paso de 0.7 MB/D en 1979 a 1.6 MB/D en 1980, mientras que las exportaciones de derivados de petróleo bajo de 17.2 MB/D a 13.2 MB/D.

Anuncios