II Parte Desastre minero

 

M&A

 

 

 

 

Oscar Muñiz

 

Al parecer, es histórico que después de cuarenta y seis años, en el Perú de hoy la minería vuelva a resurgir con fuerza inusitada. Se podría pensar que es el azar el que provoca la coincidencia entre las economía planificada y de mercado, lo cual sería un absurdo. El inusitado repunte de la minería en Perú es la muestra de la importancia de esta actividad no solo para el Perú sino también, por ejemplo, para la Republica Popular China. Si en la última década la economía china crecía a un ritmo promedio de 10% hoy su crecimiento por más que haya disminuido sigue siendo de vital importancia para la minería peruana.

Al inicio de 1990 ningún visionario hubiese confirmado lo que iba a suceder en 1992. Ese año fue el del autogolpe de Estado implementado por el gobierno de turno. Su aprovechamiento tuvo como resultado la dación de una legislación de desmantelamiento de la propiedad del Estado peruano. Esto no hubiese sido malo si no fuera por el alto grado de corrupción que genero. Las pérdidas para la Nación son incalculables.

Concluido ese gobierno en el año 2000, nuevos aires de refresco político se hicieron presente. Al igual que en 1980 con la restauración de la democracia se inicio un reordenamiento de las fuerzas políticas y de los intereses económicos, tan es así que la minería refloto el crecimiento económico como en otras épocas lo había logrado, pero esta vez vino aparejada de una toma de conciencia de las agrupaciones directamente involucradas en su usufructo y de una vigilancia más intensa.

Tanto el cobre como el oro son importantes por los usos que se les da. Así tenemos que el cobre se usa en electricidad (50%), maquinaria no eléctrica (20%), construcción (16%), vehículos (10%); y el oro se usa en joyería, monedas, reserva monetaria, empastes dentales, tratamiento de cáncer, ordenadores, satélites.

En la década de 1990 los precios de los metales bajaron por la mayor oferta. El crecimiento de la demanda de los minerales y metales fue mayor que la del PBI mundial. En 1997 se inicia la crisis asiática afectando los precios que genero una recesión mundial. Debido a esto aparecieron los capitales “golondrinos”, capitales con un alto grado especulativo, lo que permitió paralizar la inversión externa postergando los proyectos mineros. Luego de concluida la recesión hacia el año 2002, la mayor demanda de metales para manufactura y construcción reactivaron la economía, repuntando los precios a partir del 2003. La demanda minera volvió a crecer, supero los límites de la capacidad productiva y los precios estuvieron al alza, situación que se mantuvo hasta después del 2007.

Esta situación se resume en “que la restricción de oferta es el resultado de no haber continuado con el desarrollo de la capacidad productiva mundial; las presiones de demanda se explican por la expansión de las economías emergentes, el comercio internacional y el efecto China, cuyo crecimiento ha impulsado la demanda de metales desde el inicio de la década”  (Osinergmin). Actualmente, setiembre-2014 la disminución del crecimiento chino golpea la economía peruana de tal manera que el crecimiento no pasaría el 3.5%, algo insuficiente para desarrollar las fuerzas productivas internas.

La demanda minera (minerales y metales) mundial en la década del 80 disminuía por el menor uso; en la siguiente década el crecimiento se mantuvo por encima del crecimiento del PBI mundial, así por ejemplo el cobre registro un crecimiento promedio del consumo de 3.4% por año y el oro 2.9%. La evolución de los precios del cobre y del oro nacional en el periodo  2001-2006, fue de 329.4% y 122.5% respectivamente, mientras que las del zinc 310%, plata 161%, plomo 144%, estaño 108% y hierro 97%.

Desde el punto de vista legal, en 1971 se promulgo la Ley N° 18880, Ley General de Minería, la cual justifico el rol del Estado en dicha actividad, declarando la propiedad estatal de los yacimientos mineros como inalienables e imprescriptibles. En base a esta ley se ejecuto la estatización de la actividad privada además de que el cateo sea libre y la prospección exclusiva sobre aéreas determinadas, entre otras disposiciones.

En 1981 mediante el Decreto Legislativo 109 se promulgo la Ley General de Minería, otorgando atraves de este pleno derecho sobre la extensión de superficie que los concesionarios mineros denunciaban.

En 1992, mediante Decreto Supremo N° 014-92-EM, se promulgo el Texto Único Ordenado (TUO) de la Ley General de Minería, norma vigente actualmente que incluye en el Decreto Legislativo 109 lo que dispone la Ley de Promoción de Inversiones en el sector minero promulgada por el Decreto Legislativo 708 de fecha 06 de noviembre de 1991.

El Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin), se refiere a este respecto de la siguiente manera, “Entre los aspectos más importantes se encuentra el mantenimiento de la propiedad estatal sobre los minerales de forma inalienable e imprescriptible y la liberación de la comercialización interna y externa de los minerales permitiendo a cualquier persona, y no solo al Estado, su realización”.

Con esta disposición el antagonismo suscitado en décadas pasadas quedo superado. Este encuadre de la Ley de Minería permite por sí mismo la actuación de ambos campos interesados en el desarrollo de actividades mineras cuyo carácter no siempre se orienta a la satisfacción de las necesidades privadas o estatales, aunque en el caso del oro se declaro su libre comercialización. Actualmente la minería ilegal del oro se desarrolla en denuncios abandonados, proporciona unos 150 mil empleos, y extrae unas 40 toneladas de oro al año. Este tipo de explotación minera se ubica en Madre de Dios, en la zona alta de Puno, Ica, Arequipa, Ayacucho y la Sierra de La Libertad.

Para el Perú la importancia de la minería radica en su presencia tanto a nivel de Latinoamérica como a nivel mundial en la producción como en su potencial. En el 2006, Perú ocupaba el primer lugar a nivel latinoamericano en la producción de zinc, plomo, estaño, plata, oro, y el segundo lugar en cobre. En la misma fecha, a nivel mundial, ocupaba el primer lugar en la producción de plata, el tercer lugar en zinc, cobre, estaño, el cuarto lugar el plomo, y el quinto lugar en oro.

En el periodo 2000-2006 la minería creció 6.5% mientras que la economía lo hacia al 5%, siendo el 5.8% del PBI nacional en el 2006. La producción de cobre y de oro entre el 2001-2006 tuvieron una variación de 38.26% y 46.04%, alcanzando su máxima producción en el caso del cobre (1’048,897 toneladas) en el 2006 y en el oro (208 toneladas) en el 2005. No dejamos de mencionar la producción de hierro que alcanzo un total de producción de 4’784,601 toneladas en el año 2006, lo cual equivale un 57.4% de incremento en el periodo 2001-2006.

Algunos datos adicionales. El Perú es el quinto productor de cobre a nivel mundial, representando el 7.4% del total de la producción. La mediana y gran minería produce el 99.9% de la producción nacional y el 0.1% es producido por la pequeña minería. El 83% es obtenido mediante el proceso de flotación y el 17% mediante lixiviación. El record histórico de producción fue en el año 2006 con 1’048,897 TMF. En el periodo 2000-2006 la tasa promedio de producción fue de 7.7% registrándose contracciones productivas en los años 2003 y 2005. Las principales empresas productoras de cobre fueron Antamina (37%9, Southern Perú (35%), Xstrata Tintaya (11%) y Cerro Verde (9%).

Respecto a la producción de oro, el Perú representa el 7.01% de la producción mundial (5to. Lugar); la mediana y gran minería representa el 91.8% de la producción total nacional, y la pequeña y la minería artesanal totalizan el 8.2%. Los métodos utilizados para la producción de oro son la lixiviación (90%), gravimetría (8%) y flotación (2%). La producción de oro fue continua desde 1988, reduciéndose en el 2006 un 2.3% debido a la menor producción de las minas Yanacocha, Pierina de Barrick que redujeron la producción en 19% hasta su cierre en el 2009, Ares (-16%), Minera Aurífera Retamas (-6%); aunque hubo un repunte productivo  en Barrick Misquichilca (42%). El precio del oro alcanzo los US$ 720.7 por onza troy en el London Metal Exchange. A partir del 2010 sobre pasaría los US$ 1,800 por onza troy.

El sector minero fue el que contribuyo significativamente al rubro de las exportaciones tradicionales. En el 2006 las exportaciones fueron de US$ 14,707 millones, siendo el 62% del valor total de las exportaciones y el 80% del valor de las exportaciones tradicionales. El auge de las exportaciones tradicionales fue gracias al sector minero. Estas exportaciones representaban en el año 2000 el 64% del sector exportador tradicional en el 2005 fue de 67%, llegando en el 2006 a representar el 80%, cuadruplicando las exportaciones del sector minero en el lapso de cinco años (2001-2006).

Sin lugar a dudas en el periodo 1993-2006 el cobre y el oro fueron los metales de mayor participación en la exportación. El valor total de la exportación de cobre en el periodo 2003-2006 alcanzo la cifra de US$ 6,054 millones, monto debido al incremento de su precio (en 380%), mientras que la producción solo tuvo un incremento del 25%. En cuanto al oro, el incremento de las exportaciones supero holgadamente a la evolución de su precio.

El sector minería e hidrocarburos creció 5.5% por el crecimiento de la minería metálica en 8.13%, por su mayor volumen de producción de cobre, molibdeno, hierro, plomo, plata y estaño; la extracción de hidrocarburos bajo en 2.3%. No figura el oro.

Toromocho es una mina de cobre de propiedad de Aluminum Corporation of China (CHINALCO). Inicialmente se proyecto una producción de 190 mil TMF de cobre, reajustando esta cifra a 85 mil TMF. Durante los primeros siete meses del 2014 solo produjo 31,700 TMF.

En marzo del 2014 se contrajo la producción de la minería metálica, por menores volúmenes de producción del oro (-14.70%), zinc (-18.55%), plata (-1.94%), y estaño (-2.79%), también por el minado de materiales con bajo contenido metálico y menores leyes, la paralización de algunas mineras debido a las bajas cotizaciones internacionales.

Es oportuno saber porque es importante la minería en el Perú. Por cada US$ 1,000 millones de exportaciones mineras adicionales se generan US$ 1,470 millones de PBI adicional, de estos, el 50% son generados fuera del sector minero. El aumento de las exportaciones generarían S/. 175 millones adicionales (US$ 61’188,811 Valor del dólar al 16/09/2014, S/. 2.86), solo en impuestos indirectos que no son los impuestos a la renta y las regalías; generaría 78,156 empleos, de ellos el 90% en otros sectores económicos. Se entiende que por cada empleo en el sector minero se obtendrían nueve empleos en otros sectores.

En el 2013 la minería genero 208,383 empleos directos. De este total 67,949 empleos (32.6%) fueron generados por las compañías mineras y 140,433 empleos (67.4%) por los contratistas. “Es por esta razón que no se entiende que el 2013 haya sido un año con frenos y desincentivos para la inversión minera privada” (Comexperu).

Existe el 40% de proyectos en cartera que se encuentran paralizados. Sunat dejo de recaudar en el 2013 un 48.6% de ingresos, pasando de S/. 6,456 millones a S/. 3,321 millones, aun cuando el número de contribuyentes se incremento en 7.5%.

En el 2013 la demanda de oro mundial cayó 15% respecto del 2012, esto se debió a la caída en la demanda por inversión (-51%). La demanda mundial de oro para el consumo fue de 3,864 toneladas en el 2013, la que fuera impulsada por las compras de China (1,120 toneladas) e India (975 toneladas) países que concentraron el 54% de la demanda mundial en el 2013.

En el 2013 las exportaciones mineras continuaron su desaceleración. En abril-2014 fueron de US$ 11,531 millones, 14.6% menos que en el mismo periodo del 2013. Entre enero-abril 2014 las exportaciones fueron a China US$ 2,334 millones (+21.7%), EUA US$ 1,894 millones (-24.4%), Canadá US$ 681 millones (-31.9%), Suiza US$ 669 millones (-45.2%).

En abril-2014 las exportaciones fueron de US% 5,561 millones, decreciendo 27%, debido a los menores envíos de oro (US$ 1,421 millones; -52.1%), y cobre (US$ 2,002 millones; -9.7%). El sector petróleo con exportaciones de US$ 1,578 millones retrocedió 22%.

En el periodo enero-julio 2014 las exportaciones mineras cayeron en -23.55% y en petróleo-gas natural-derivados cayeron -9.82%. También cayeron las exportaciones de productos siderometalúrgicos -16.7%, minería no metálica -11.88% y el sector metal mecánico -16%.

 

COMERCIO EXTERIOR ENERO-JULIO 2012-2014 (US$)

RUBRO 2012 2013 2014 VARIACION %
Exportaciones 26,519 23,789 21,029 -11.60
Importaciones 24,195 25,190 24,825 -1.45
Balanza Comercial 2,324 -1,401 -3,796 0.00
Intercambio Comercial 50,714 48,978 45,854 -6.38

 

 

EXPORTACIONES MINERAS ENERO-JULIO 2013-2014 (US$)

RUBRO 2013 2014 VARIACION %
Exportación minera 13,419 10,259 -23.55

 

 

EXPORTACIONES POR PAISES ENERO-JUNIO 2013-2014 (US$)

PAIS 2014 2013 VARIACION %
China 4,077 3,645 11.85
EUA 3,495 4,391 -20.41
Canadá 1,358 1,619 -16.14
Suiza 1,345 1,847 -27.16
Brasil 1,007 1,004 0.25
Otros 9,748 11,283 -13.61
Total 21,029 23,789 -11.60

 

 

No existe la menor duda que estos últimos años la actividad económica minera fue un fracaso, con él, arrastro al resto de la economía, salvándose una que otra actividad económica como la agricultura mas no la pesquería. Llorar sobre la leche derramada no es ningún estilo apropiado en este momento, mas si es importante reconocer que tanto el ex ministro de economía Luis Miguel Castilla no tuvo una gestión acertada. Como dijéramos, mas parecía un cajero que un economista en el ministerio de economía y finanzas. Hoy los platos rotos los pagan todos.

Pero el asunto no queda aquí. Si bien es cierto que la responsabilidad política y técnica es del ex ministro Castilla, la responsabilidad política es del presidente Ollanta Humala Tasso. Sin el respaldo de este ultimo durante los tres últimos años, no hubiera llegado la economía al insuficiente crecimiento económico que hoy tiene, menos del 4%, y que para el próximo año 2015 solo crecerá un 5%, cuando el Perú requiere de por lo menos un mínimo del 7% de crecimiento anual para hacer frente a todas las exigencias que demanda.

Así como insistimos sobre la mala gestión económica de Luis Miguel Castilla, auguramos la derrota, por anticipado, para el actual ministro de economía y finanzas Alonso Segura Vasi. En los 21 meses que le resta al actual gobierno debemos desechar por lo menos los 6 meses finales en que el gobierno de salida no tiene el suficiente margen de maniobra para gobernar. De los 15 meses que restan debemos destacar que son insuficientes para que maduren los proyectos a corto plazo, mucho menos los de mediano y largo plazo del sector minero-hidrocarburos.

Además, si el lunes 22/09/2014 el actual ministro de energía y minas Eleodoro Mayorga supera el impase que tiene pendiente ante el Congreso de la Republica, el tiempo lo usaría para sanear cual albañil los huecos, resquebrajaduras y abolladuras del sector a su cargo. Si por las razones que se esgrimen dejase el ministerio, el sucesor poco o nada lograría en menos de 15 meses, mucho menos para actualizar la mitad de proyectos de inversión por ejecutar.

El fin de la crisis para este gobierno no ha terminado. Solo es el inicio. El presidente Ollanta Humala Tasso sabe de ante mano lo que le espera, personificar la peor gestión presidencial en los últimos 15 años.

Anuncios