Un ministro mudo

 

M&A

 

 

 

 

Oscar Muñiz

 

 

 

Han pasado cien días desde que el economista Luis Miguel Castilla dejo el ministerio de economía y finanzas. Al parecer nadie lo extraña.  En sus épocas de ministro hasta se dio el lujo de ser el artífice de la remoción de Cesar Villanueva del cargo de primer ministro, o del enfrentamiento con Julio Velarde Flores, actual presidente del directorio del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP), hombre ducho, que “mas sabe por viejo que por diablo”. Castilla, el personaje sordo y mudo, que ante la época de las vacas flacas, como consecuencia de su manejo de la economía, nadie lo recuerda.

El sucesor de Castilla, el economista Alonso Arturo Segura Vasi, de la misma camada de Castilla, es un ministro mudo, muy parecido a su antecesor. Han pasado más de tres meses desde que asumió el cargo de ministro de economía y finanzas, y no se han calmado las aguas. Sin embargo concretó la colocación de bonos soberanos (Nota de prensa-MEF) por un monto de US$ 3,047.8 millones (S/. 8,860 millones), que es la mayor operación de deuda (Nuevo Bono Soberano 2014, por US$ 2,549 millones que equivalen a S/. 7,410 millones con vencimiento a diez años y una tasa cupón de un 5.70%). Los recursos que se obtendrán de esta operación servirán para el financiamiento parcial del presupuesto público 2015. Asimismo, concretó una operación de reapertura de un bono que vencerá en el 2050, por un total de US$ 500 millones, unos S/. 1,453.5 millones, con un rendimiento del 4.90%.

Segura Vasi, sigue la misma política económica trazada desde hace varios años, privilegiando al gran capital y menos preciando el trabajo como fuente de riqueza. Los temas que se mantienen congelados por meses son la situación del sistema de pensiones privado, la casi nula inversión privada,  las exportaciones, el problema minero, y sin una visión de futuro.

Algunos datos. Según el BCRP, el crédito total al sector privado en setiembre-2014 creció 11.9%. La tasa de interés interbancaria  se mantiene desde agosto-2014 en 3.5%. El tipo de cambio por dólar al 09 de setiembre-2014 fue de S/. 2.86 y en agosto-2014 fue de S/. 2.91. Las exportaciones enero-setiembre-2014 fueron de US$ 27914 millones. La balanza de pagos en cuenta corriente enero-seiembre-2014 fue de US$ -8,152 millones. El PBI por sectores económicos enero-setiembre-2014 (Variación porcentual real) sector agropecuario 0.6, pesca -2.6, minería e hidrocarburos -0.7, manufactura -0.8, construcción 1.0 y comercio 4.5. Las reservas internaciones al 14/10/2014 fueron de US$ 63,339 millones, y al 20/10/2014 fueron de US$ 63,606 millones. El crédito del sistema bancario al sector privado comenzó a disminuir desde agosto-2014, alcanzando un acumulado de en el III Trimestre-2014 de US$ 66 millones…

Son las cifras las que auguran un rendimiento adverso para la economía peruana al final del presente año. Si bien es cierto que finalizo la huelga médica que duro más de cien días, que el descontento de este gremio sigue manifestándose, no muy distinta es la situación de los empleados administrativos de salud, por una negada mejoría de sus haberes. La situación de la pequeña empresa sigue siendo menos preciada, la informalidad laboral atenta contra la salud económica, aunque se reconoce que la aparente tranquilidad es un signo favorable para algún sector, no muchos opinan que la economía peruana es una de las mejor cotizadas de la Alianza del Pacifico como destino de inversión (MEF), que las perspectivas peruanas son favorables dentro de los países emergentes (MEF), que la economía del Perú se posiciona en el quinto superior de las economías más atractivas para los negocios e inversiones (Alonso Segura) o que el mismísimo ministro de economía destaque la posición del Perú en el Ranking Doing Business,  además de afirmar que trabajamos para mejorar el clima de negocios.

Estas son algunas de las afirmaciones que se contradicen con las cifras, con la encuesta sobre la situación de acceso de las empresas al crédito (encuesta macroeconómica), o con el mismo pulso del ciudadano común. No quepa duda que el deterioro dejado por Castilla es aprovechado por los demagogos y políticos, y de una mal articulada oposición, la cual sabiendo que sufre de neurosis crónica quiere erguirse como deidades inmaculadas de la ética y moral nacional. No perciben que su afán por sacar ventajas políticas es tan grotesca que ni los púberes los toman en serio. Su esfuerzo es vano y patético, solo basta revisar los tele diarios para darse cuenta que las grandes noticias oscilan entre el crimen y la mentira. Una nueva manera de gerenciar las funciones de ministro, es la del actual ministro del interior.

Por otro lado, la falta de seriedad en varias de las comisiones congresales es el termómetro de la mediocridad parlamentaria. La carencia de voceros parlamentarios en temas económicos es desoladora y triste. El papel al que quieren jugar, salvo uno que otro congresista, es el de un locuaz orador con lo que poco favor le hacen al Perú.

La economía seguirá por el camino ya trazado hace décadas, no existe oportunidad para corregir errores, mucho menos para nuevos planteamientos y alternativas de crecimiento y desarrollo económico. Falta imaginación, más libertad para ejecutar obras, gerenciar con visión de futuro, falta erradicar la corrupción, dar oportunidad a la ciudadanía. La economía no solo son cifras y mas cifras, también es psicología y mucha ilusión y esperanzas.

Digamos que está bien eso de las cifras económicas, ¿y el aspecto social? Esto es lo más importante. Sin capacitación, sin buena educación, sin excelente salud, sin valores éticos, no sirve de nada que la economía repunte. Ser pobre no es vergonzoso, tampoco es alentador dejarlo de ser en estas condiciones. Somos partidarios de salir del infra mundo, pero no a este precio. Esto es lo prioritario en Perú.

Anuncios