Como reguero de pólvora

DP

 

 

 

Oscar Muñiz

 

Desde 1972 el medio ambiente empezó a tener relevancia en la esfera científica y política mundial, después que se oficializara este punto de vista en la conferencia de Estocolmo 1972 . Por aquella época el Perú no fue ajeno a esta conferencia, tan es así que publico en mayo de 1974 “Lineamientos de política de Conservación de los Recursos Naturales Renovables del Perú” (ONERN-1974).

En esta publicación el Perú reconocía atraves de la Oficina Nacional de Evaluación de Recursos Naturales (ONERN) el papel de vital importancia que juegan los recursos naturales en el desarrollo económico y social en el Perú, lo que sirvió para definir las bases de una política de conservación de los recursos naturales renovables.

El Perú avanzo hasta llegar a ser sede de la COP 2014 , y estará presente en la reunión de la COP 21 Paris 2016 .

Sin duda que los variados puntos de vista, cuando empezaron a salir a la luz, han enriquecido el concepto sobre medio ambiente y ecología. Aquí no hablaremos sobre sandeces proferidas por algún político ex gobernador de Florida, hambriento de poder. Hacemos referencia a varios puntos de vista como a la última encíclica del Papa Francisco, Laudato Si’, y el punto de vista del G7 .

Después de todo, el Papa Francisco logro integrar el aspecto ecológico y social en uno solo, tarea no sencilla por cierto. Proporcionamos unas pautas para leer al Papa Francisco en el tema ambiental.

El G7 se comprometió a reducir sus emisiones de gases efecto invernadero de 40-70%, a poner en práctica el seguro de riesgo climático, a ayudar a los países a implementar  el Reglamento Sanitario Internacional, entre otras acciones.

La urgencia de romper la inequidad e indiferencia de los que más tienen, sean estos Estados soberanos o no, personas individuales o empresas privadas, también exige reconocer que “El derroche de la creación comienza donde no reconocemos ninguna instancia por encima de nosotros, sino que solo nos vemos a nosotros mismos” (Papa Francisco).

Es que la encíclica Laudato si’, corre como reguero de pólvora, aunque se debe esperar por su puesta en venta en las librerías especializadas y religiosas, por lo menos en varios países latinoamericanos. Menos mal que fue publicada online.

Anuncios