Breve crónica del fenómeno El Niño 1982-1983

DP

 

 

 

Oscar Muñiz

 

Desde hace varios meses se habla sobre el fenómeno El Niño 2015. Cada día este rumor es más insistente. Dijimos que este fenómeno es repetitivo en el tiempo, que solo cambia su intensidad. También dijimos que su intensidad máxima se repite cada siglo, dato consecuencia del análisis directo de la información disponible.

Hecha esta consideración entremos a la crónica propiamente dicha, la cual es una recopilación de eventos vividos entre 1982 y 1983 entre la ciudad de Lima y la ciudad de Tumbes, al norte de Perú.

El verano de 1982 en Lima fue igual que cualquier anterior verano, tal vez con temperaturas por encima de lo normal, una garua de vez en cuando, con una sensación de calor variable.

El tema en aquellos tiempos era si eventualmente habría invierno. Los comerciantes, los productores de prendas de vestir e invierno arriesgaban su capital. Conforme pasaba el tiempo se diluía la esperanza de disfrutar del invierno.

Habiendo transcurrido los primeros cinco meses de 1982 se ratifico la ausencia del invierno en el norte peruano, desde el departamento de la Libertad hasta el de Tumbes. Con el paso del tiempo la temperatura y las precipitaciones causaban daños más evidentes en la salud de la población, en la infraestructura física, en los sectores económicos. Ya en 1972 el fenómeno El Niño se había reproducido con serias alteraciones, incluido en el transporte aéreo de pasajeros, la invasión de insectos era incontenible.

Había que ver los destrozos causados en la zona urbana de Piura, Sullana, Talara, Tumbes. No se puede desestimar los destrozos de la infraestructura vial, agrícola, pesca. La ciudad de Piura tuvo que soportar la instalación de drenaje  que eran zanjas abiertas sobre el pavimento. La salud de la población se vio seriamente afectada, especialmente la de los niños. La carretera Panamericana que corre a lo largo de la costa peruana, fue seriamente afectada en toda su longitud entre los departamentos de La Libertad y Tumbes.

north_coast_piura_tumbes

Han pasado 33 años desde aquel trágico evento producido por el fenómeno El Niño. Nada sin igual. Observar el desierto de Sechura transformado en campo agrícola y zona de pesca artesanal, a la altura de la Península de Illescas, fue inaudito, fue para no creerlo.

Los que presenciamos este evento natural, no podremos dejar de recordar la invasión de insectos, el calor insoportable día y noche, la crecida de los ríos, la destrucción de las viviendas, la escases de alimentos y de medicinas, en fin toda una alteración de la vida en tan solo semanas.

Las temperaturas en el registro histórico de Piura llego en 1988 y 1991 hasta 37.8°C. El 10 de febrero 2015 se registro una temperatura en Piura de 37.2°C, en Catacaos 37.8°C y en Sullana de 37°C. La sensación térmica fue de 40°C. Hoy 23 de julio 2015 en Piura, la temperatura es de 26°C, con humedad de 61% y viento de 14km/h.

Pronosticar es lo más difícil. Sin embargo, más vale prevenir que lamentar. Si algunos sectores están invirtiendo en prevención está muy bien.

 

 

 

Anuncios