UN PASO TRANSCENDENTAL DE LA IGLESIA CATOLICA

Oscar Muñiz

“HERMANOS OBISPOS, BUENOS DIAS. LLEVO GRAVADO EN MI CORAZON LAS HISTORIAS, EL SUFRIMIENTO Y EL DOLOR DE LOS MENORES QUE FUERON ABUSADOS SEXUALMENTE POR SACERDOTES. CONTINUA ABRUMANDOME LA VERGÜENZA, DE QUE PERSONAS QUE TENIAN A SU CARGO EL TIERNO CUIDADO DE ESOS PEQUEÑOS LES VIOLARAN Y CAUSARAN GRANDES DAÑOS. LO LAMENTO PROFUNDAMENTE. DIOS LLORA. LOS CRIMENES CONTRA MENORES NO PUEDEN SER MANTENIDOS EN SECRETO POR MÁS TIEMPO. ME COMPROMETO A LA CELOSA VIGILANCIA DE LA IGLESIA PARA PROTEGER A LOS MENORES Y PROMETO QUE TODOS LOS RESPONSABLES RENDIRAN CUENTAS” Papa Francisco, Filadelfia setiembre 2015.

Es impropio y poco elegante decir que lo planteado por nosotros, hace cinco años, tenía el sustento que nuestro fundamento ético nos brindaba frente a semejante situación.

No dijimos que Benedicto XVI nos defraudo. Apelamos, porque le creemos, a sus razones que tuvo para renunciar a su pontificado.

Hoy con otros aires en el Vaticano, con un Papa que supo desde el principio de su mandato apelar a las normas terrenales, más de un creyente y no creyente levantaron su fe y su esperanza con auspiciosos resultados.

Aquí no detallamos los por menores de las disposiciones ecuménicas, nos identificamos y coincidimos con lo optado aun no profesemos las mismas creencias religiosas y divinas.

El Papa Francisco tiene nuestra simpatía.

Nos ratificamos en lo dicho por nosotros en,”El Papa en su laberinto: Infierno o cárcel”

Lectura adicional

El Papa y su laberinto

Anuncios