La intensidad del fenómeno El Niño 2015-2016

Oscar Muñiz

 

Los centros de investigación que estudian el clima cuentan con las herramientas e instrumentos que les permiten simular las condiciones climáticas, inclusive reproducir en gabinete las condiciones del fenómeno El Niño. Lo que no pueden hacer es predecir lo que sucederá con los factores que modelan el fenómeno El Niño. Tal vez por esta razón, los organismos gubernamentales y políticos se conceden la ventaja de adivinar el comportamiento de este fenómeno. Ahora podemos imaginarnos la ceguera técnica en que se encuentran los organismos peruanos encargados de monitorear el fenómeno. En estas circunstancias poco o nada aportan, o son sujetos de credibilidad cero los organismos peruanos encargados de semejante responsabilidad.

La cobertura sobre el impacto ambiental del fenómeno El Niño no fue impulsado hasta solo hace muy poco tiempo. No hacemos una comparación, sin embargo es oportuno decir que en la década de los 80 del siglo pasado, la discusión se centraba en lo positivo o negativo que dejaba el fenómeno. Cuando uno viajaba por carretera de Lima hacia el norte podía percibir el cambio del clima y el cambio de la fisiografía natural. Lo más llamativo era el “anclaje” de las dunas, especialmente en el desierto de la región La Libertad.

Lo bueno o lo malo que dejaba el paso del fenómeno El Niño, obedecía a la especialidad del observador  https://toustodo.wordpress.com/2015/07/23/breve-cronica-del-fenomeno-el-nino-1982-1983/   . Sin duda que para los especialistas en ciencias sociales el paso del fenómeno no reportaba ningún beneficio. Al final de todo, esta visión fue la que calo más en todos los estamentos del conocimiento y en la población misma. Recuérdese que en 1982-83 se dio no solo el más fuerte fenómeno El Niño del siglo XX, sino también la mayor sequía en el llamado trapecio andino conformado por las regiones de Puno, Cusco, Arequipa, Huancavelica, Ayacucho, Tacna, Moquegua, y los deslizamientos y huaicos en la zona central de Perú.

De lo que va del mes de noviembre-diciembre del 2015, la alerta ante un fenómeno El Niño de condición fuerte, se mantiene, siendo las temperaturas en la Costa peruana las que se encuentran por encima de lo normal. Sin embargo, esta situación no es ni por asomo comparable a las condiciones de agosto de 1982. El Comité Multisectorial del Estudio Nacional del Fenómeno El Niño (ENFEN), sostiene que la prolongación de las condiciones climáticas cálidas fuertes se prolongara hasta enero 2016, cuando la situación en 1982 se prolongó prácticamente hasta junio de 1983.

Lo rescatable en la situación actual, es que hoy se incide más en la prevención y un poco menos en la situación post fenómeno. En esta fecha, si el fenómeno El Niño 2015-2016 fuese como lo pintan de agresivo, la severidad de los impactos en el ambiente físico (carreteras, viviendas, etc.) ya fuesen visibles, y sin duda el impacto social no pasaría desapercibido. No dejemos de observar el transporte aéreo de pasajeros y de carga, el cual hasta la fecha no tiene ningún problema, comparado con el servicio aéreo del mes de diciembre de 1982.

 

Leer

Breve crónica del fenómeno El Niño 1982-1983

Anuncios