Alcalde, hablemos claro

Oscar Muñiz

 

 

Muchas veces escuchamos quejas sobre su gestión.

Muchas veces las quejas contra Usted, Señor Alcalde, fueron justas.

Señor Alcalde, ¿sabe Usted porque está equivocado? Porque confunde el tiempo. Usted habla en pretérito pluscuamperfecto, y eso lo lleva de error en error, lo conduce a auto engañarse, aunque se desconoce si duerme bien.

Existe certeza que esta nota no la leerá. Tiene gente a su alrededor que es insincera con Usted, porque lo adula. No le dicen lo que sucede, y como Usted es el Alcalde, vive en un mundo irreal, no sabe que existimos.

Dese un paseo a lo largo de la Prolongación Benavides, desde el Ovalo Los Cabitos hasta el Trigal, en el cruce con comandante Astete. Eso sí, vaya caminando, de ida y de vuelta, por ambas aceras, pues no tendría gracia que se desplace en su automóvil y con su chofer. Vera el desorden, el muladar, la congestión vehicular, la desidia de sus huestes de fiscalización, la imposibilidad de caminar por la obstrucción de las aceras con carros indebidamente estacionados, esto último repetido en todos los parajes del distrito, y con la impudicia de los avisos propagandísticos, incluido el de Usted.

Usted, Señor Alcalde, habla sin conocer sobre la realidad del distrito que Usted supuestamente administra. Santiago de Surco es indebidamente utilizado. Fíjese en las siguientes fotos como su administración sigue desbaratando el orden vehicular, dejando de lado al peatón. Una ciclo vía para “cuatro gatos”. Desviste un santo para vestir a otro santo, y lo peor de todo es que Usted lo permite.

 

M&A_0124

 

 

Ciclo via

Ciclo via

M&A_0126

 

M&A_0127

 

M&A_0128

 

Tiene la osadía de escribir en la revista Surco Año 2015-Nª 3, dicho sea de paso, revista institucional de la Municipalidad de Santiago de Surco, el articulo “Obras para el futuro que nos ayudan a vivir mejor”, y con fotografía de portada con el mismísimo elocuente en demasía ministro del Ambiente, como si fuera una publicación pagada con su dinero. ¡Que cuajo! Somos nosotros, los vecinos de Santiago de Surco, quienes pagamos esa publicación.

Señor Alcalde, déjese de lisonjear y rezar con aves marías ajenas. Trabaje y solucione los problemas que en su oportunidad hemos señalado y lo volvemos hacer. Lea “Lo mismo de siempre”  y “Despierte Señor alcalde de Santiago de Surco” .

Para culminar, Usted dice en su artículo, que firma como alcalde de Santiago de Surco, “Me preocupaba sobre todo como educar a las futuras generaciones y formar una cultura de respeto”. Dice preocuparse pero no por la generación del presente. Usted no hace respetar la Alcaldía, ni se hace respetar. Aplique la ley, para validar cuando dice que apuesta por un nuevo estilo de vida. Oiga, el estilo de vida que teníamos es mucho mejor que el que propone, dicho sea de paso el estilo de vida de Usted mucha gente no lo aprueba. Por último, cuando Usted dice en su artículo “efecto multiplicador”, Usted utiliza este concepto económico inadecuadamente, porque siendo un concepto económico, no tiene nada que ver con el concepto sobre estética y mucho menos con el distrito. No sea uno más de aquellos que firman por firmar o que Disney le prepara los discursos.

Anuncios