El mango peruano

Oscar Muñiz

 

 

Quien no haya probado un bocado de la pulpa del mango peruano no sabe lo que se pierde. Disfrutar de su variada presentación en  jugo, helado, mermelada, compotas, cheesecake, productos de pastelería, y mil maneras de prepararlo. ¡Es un manjar de los dioses!

 

 

El Perú es un país que posee 84 zonas de vida de las 114 que existen en el planeta Tierra. Por tal motivo es un país privilegiado. Posee cientos de ecosistemas que si bien no producen en cantidad comercial, su calidad es incuestionable. El ejemplo patente es el café. En el Perú, el café presenta varias variedades, que por su limitada producción no pueden competir con los cafés colombianos ni brasileño, pero en cuanto a su degustación es insuperable. Así es la papa, producto con miles de variedades, y que en Europa solo conocen, a lo sumo, tres variedades. El mango peruano tiene estas características, con múltiples variedades, cada cual con un sabor distinto y único, siendo solo una variedad la requerida en el mercado internacional.

 

 

Es así que fuentes confiables como es el Centro Empresarial Perú – Corea, dio a conocer que las exportaciones de mango y sus derivados a Corea del Sur fueron de US$ 9.4 millones (214 %) en el 2015.

 

 

Esta exportación se centró en mango sin cocer o cocido en agua o vapor. La exportación de mango fresco fue pequeña, aunque estiman su crecimiento a corto plazo.

La importancia del mercado sur coreano viene desde no hace mucho. Cobra importancia desde el 2013 cuando era el décimo sexto destino de los mangos peruanos y derivados, representando el 0.3 % del total de las exportaciones (US$ 151.7 millones). Desde el 2015 este panorama cambio, cuando remonto al 4 % del total de las exportaciones y ocupando el quinto lugar de los principales destinos después de EUA, Países Bajos, Reino Unido y Canadá.

Anuncios