Perú: Zafarrancho político

Oscar Muñiz

 

Es desalentador comprobar que la sociedad peruana no progrese en lo absoluto, después del colapso auspiciado y provocado por el fujimontesinismo en el año 2000.

De esta situación oscura de la historia peruana no hemos dejado de enterarnos. De las acciones delictivas , no solo de los políticos , sino también de los grupos religiosos, que en su mayoría creen en una divinidad; de las agrupaciones deportivas  , de los rectores universitarios, de los congresistas, en fin de todas las agrupaciones colegiadas o no.

No podemos dejar de mencionar al poder municipal, otrora bastión del civismo, hoy convertido en cueva de ladrones y reunión de grupetes sedientos de poder y enriquecimiento. Si Fernando Belaunde Terry, volvería a la vida por un instante, se regresaría inmediatamente a reencontrarse con el lugar que desde hace catorce años viene ocupando.

Nosotros, desde este modesto blog, venimos pronunciándonos sobre la corrupción de todo pelaje desde que por primera vez publicáramos nuestra primera entrega, y de esto hace varios años. La presente no será la última. Seguiremos haciendo publica nuestra inconformidad, por decir lo menos, sobre un asunto que con buena voluntad se hubiera solucionado hace varias semanas.

Es conocido y sabido sobre el deterioro ético de los empleados públicos, en este caso, de los empleados contratados o no del municipio de Santiago de Surco. Su alcalde fue reelegido, cuando en las alternativas poco o nada se podía escoger. Lo cierto es que hasta la fecha en nada contribuye al desarrollo y engrandecimiento del distrito.

El “talón de Aquiles” de este distrito es poseer un insuficiente realismo a la hora de escoger a las autoridades municipales. Segundo, a la actitud de borrón y cuenta nueva que aplica este alcalde desde hace no menos de cuatro años.

No solo son los problemas conocidos, como la magnitud de la pobreza, el hacinamiento, la falta de servicios básicos como el agua potable, entre otros. Es también la falta de ética de sus funcionarios ediles, y el bajísimo compromiso de los servidores públicos para con el vecino.

Así como hubo todo un proceso de deterioro de la economía peruana hasta que Alan García Pérez dejo al Perú en ruinas, en su primer gobierno 1985-1990; o que en poco más de cinco años Alberto Fujimori Fujimori llevo a la ruina moral al Perú, el alcalde de Santiago de Surco, Roberto Gómez Baca, dejo de hacer lo que debió hacer con la herencia corrupta del anterior alcalde de Santiago de Surco, Juan Manuel del Mar Estremadoyro.

En estas circunstancias, después de diez y seis años de esta nefasta experiencia, todos los políticos en comparsa con el pueblo mayoritario siguen haciendo de las suyas. Existen políticos que habiendo contribuido  con desenmascaramiento del fujimontesinismo, hoy su ambición les impide  accionar con inteligencia. Es el caso del actual presidente del Congreso de la Republica, Luis Iberico Núñez y de la actual gestionadora política Anel Townsend, en el caso de su candidato a la presidencia de la republica el plagiador de tesis doctoral Cesar Acuña.

Todos somos espectadores de esta mascarada. Todos estos políticos sonríen,  se presentan alegres, felices. No saben que existe una parte de la población que la está pasando muy mal.

Parte de la población aunado al conjunto de los políticos no quieren entender ni aceptar que la fiesta termino. Estamos peor que cuando gobernaba Alejandro Toledo Manrique, en su avión parrandero.

Anuncios