¿Reacción tardía?

Oscar Muñiz

 

 

“Camarón que se duerme… se lo lleva la corriente”

Más perturbador que asistir a un encuentro cercano del tercer tipo, es el caso de Fuerza Popular.

El Perú vivió diez años (1990-2000) entre el asombro, la mentira, el engaño, el robo sistemático, de Alberto Fujimori, Vladimiro Montesinos Torres, Nicolás Hermosa Ríos, y toda la cúpula militar-civil de la época.

El miedo no nos fue ajeno. El terror, la angustia, sembrados por Sendero Luminoso, el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, y las fuerzas de seguridad de las fuerzas armadas, no dejo indiferente a ningún peruano

Luego llego el tiempo de la reconstrucción de la democracia, de la reactivación económica y de la mejora de las relaciones políticas ente los peruanos. Sin embargo esta tarea no se acometió con seriedad, dedicación y humildad. Se dejaron en segundo plano, al igual que con la reconciliación entre peruanos, el reconocimiento, el perdón, y la misericordia con aquellos que perdieron la vida o desaparecieron.

Los peruanos perdimos el tiempo y nos lo hicieron perder. Fuimos espectadores durante años de las acciones de los bando irreconciliables que se opusieron  a la Comisión de la Verdad o entre aquellos que no aceptaban la menor insinuación de responsabilidad. Así pasamos cinco años (2001-2006).

Durante todo este tiempo, las fuerzas del fujimorismo y del montesinismo que se habían replegado, se recompusieron, al mismo tiempo que fuimos testigos de los juicios contra políticos, militares y civiles, algunos de ellos fugitivos hasta el día de hoy.

Al igual que otras lacras como el terrorismo y el narcotráfico, el fujimontesinismo tuvo la opción de utilizar  durante esos diez años todo el aparato del Estado donde ganaron experiencia, para recomponer sus cuadros políticos y mutar, cada vez que podían en nuevos partidos, desde el primigenio CAMBIO 90, partido liderado por el hoy ex presidente encarcelado Alberto Fujimori Fujimori, hasta el actual partido político FUERZA POPULAR, agrupación política liderado por su hija Keiko Fujimori Higuchi, la cual es puntera en la intención del voto para las elecciones del 10 de abril de 2016.

Sin embargo, nada estuvo dicho, hasta la marcha convocada por el COLECTIVO NO A KEIKO, movimiento juvenil agrupado en el tiempo más breve jamás imaginado. Logro reunir en Lima, el 05 de abril de 2016, a más de 50,000 personas en una marcha contra la candidata de Fuerza Popular, y a miles de manifestantes en las principales ciudades del Perú y en el extranjero.

Ciertamente la convocatoria fue un éxito. La gente reacciono muy bien, y fue bienvenida la población de toda condición y edad. Sin embargo, esto no quiere decir haber derrotado las aspiraciones presidencialistas de la líder de Fuerza Popular,  ni haber derrotado s sus representantes. El trabajo está en el pueblo.

Ustedes miembros del COLECTIVO NO A KEIKO, ganaron la iniciativa, tienen la palabra frente a los partidos políticos que sin rubor alguno siguen sosteniendo y amamantando a sus representantes frente a todos los peruanos. Es tiempo que Ustedes cambien esta realidad.

Ustedes tienen la palabra.

Anuncios