Reflexiones sobre el fenómeno El Niño 2015-2016

Oscar Muñiz Corro

 

De pronto, el clima comenzó a cambiar.

No hace más de doce días la temperatura descendió de los 35 grados centígrados hasta los 22 grados centígrados. También dejo de garuar, llamada así a esa precipitación muy ligera y muy limeña a lo que los pobladores le llaman lluvia.

El clima es propiamente otoñal, al estilo de la Costa peruana.  Con amaneceres fríos hasta el mediodía, para ir calentándose el día con un sol que no quema, hasta las 15.30 horas, en que el viento es más intenso y la temperatura comienza a descender (19 grados C), renovándose el ciclo diariamente, hasta el cambio de estación invernal, la cual permanecerá durante los meses de junio a setiembre, hasta que aparezca la primavera.

 No se puede decir que la temperatura entre enero y marzo 2016 paso desapercibida. Todo lo contrario. Junto con la sensación térmica, fueron estas dos variables las que impulsaron la  sofocación y deshidratación. Sin duda los que más sufrieron fueron las poblaciones asentadas en los pueblo jóvenes o barriadas o en zonas donde el agua era escasa por  falta de lluvias y limitación en su almacenaje.

Los huaicos, inundaciones, perdidas de cosechas y hasta las inundaciones de zonas urbanas se volvieron a repetir, siempre bajo el mismo patrón de daños. Sin duda este acontecimiento volverá a reproducirse, lamentablemente bajo el esquema ya conocido. Sin duda la zona de más riesgo y daños presentados fue a lo largo de la carretera central, carretera que une Lima con el departamento de Junín.

Al norte del Perú, el departamento de Tumbes sufrió como siempre el desborde de sus principales ríos, aunque no en la magnitud de otros fenómenos El Niño. Lo mismo sucedió al Este de Lima, en Chosica; los huaicos se hicieron presente con pérdidas materiales considerables y riesgos innecesarios para la población.

En líneas generales, se puede afirmar, los impactos de mayor significación se produjeron en zonas urbanas (infraestructura val), lo mismo que en vías de comunicación interregional. El estudio y análisis de las zonas aptas para reubicación población es impostergable.

Aunque la fortaleza de la organización contra los efectos del fenómeno El Niño en Perú mejoro considerablemente, falta entre muchas cosas educación, acción que permita ofrecer alternativas viables de solución a los problemas de la población más necesitada y pertrechar a la organización del Estado con los elementos de solución más adecuados a la realidad peruana.

En cuando a la presencia del fenómeno El Niño en otras latitudes, en la zona de la Isla Orfeo en la Gran Barrera de Coral de Queensland, refieren los entendidos que el fenómeno El Niño 2015-2016 fue uno de los más intensos de la historia. El grafico muestra cada uno de los ocho El Niño más fuertes. El fenómeno El Niño crecía y se calmó durante un periodo de dos años, según  las mediciones ENSO INDEX (MEI) Multivariante Bimensual INDEX. El episodio 2015-2016 estuvo en su punto más intenso a finales del verano, pero su pico está por debajo  de las curvas de los episodios 1997-1998 y 1982-1983. (Jamie Smyth y Emiko Terasono).

 

Graphic by John Burn Murdoch, NOAA Phisical Sciences Division

Graphic by John Burn Murdoch, NOAA Phisical Sciences Division

 

Agus Santoso, investigador del Centro de Investigación del Cambio Climático en la Universidad de Nueva Gales del Sur, afirmo que el fenómeno El Niño afectara a los entornos marinos, al rendimiento de los cultivos agrícolas, a la sociedad y tal vez a la política. Así se refería a los impactos ambientales de manera general, sin especificar particularmente en cada uno de ellos su situación.

Según la NASA, el 2015 fue el año más caluroso de la historia. La ONU, se pronunció diciendo que aproximadamente 60 millones de personas de los países en desarrollo estarán expuestos a los efectos de la sequía, incendios e inundaciones, a la inseguridad alimentaria y enfermedades.

Según el Fondo Monetario Internacional, el impacto económico se sentiría con mayor intensidad en Australia, Chile India, Indonesia, Japón, Nueva Zelanda y Sudáfrica, países que verían afectado su crecimiento económico.

Peter Hoeppe, especialista de GeoRiesgos, dijo que  “El Niño, en promedio, tal como se visibiliza en el modelo del 2015, llega a las zonas más pobres del mundo, mientras que las regiones más ricas son relativamente indemnes”.

Con relación a la última reunión de la COP 2015 en Paris o Conferencia del Clima, cuando los países se comprometieron a que la temperatura global no sobrepase los dos grados fue insuficiente. Casualmente, hoy 22/04/2016 en la sede principal de las Naciones Unidas en Nueva York, se realizó la ceremonia de firma de alto nivel del Acuerdo de Paris , con la presencia del secretario general de  la ONU, Ban  Ki-moon, el presidente de Perú Ollanta Humala Tazzo, y representantes de todo el mundo.

En estas circunstancias no se podrá frenar el cambio climático y el Fenómeno el Niño seguirá su curso natural como lo viene haciendo desde siglos. Por esta razón, el rescate de una cultura como defensa de estos dos fenómenos no se hace esperar. Es urgente que los centros de decisión económica, llámese ministerios de economía, los centros académicos de economía y las entidades ligadas a estas instituciones modernicen el enfoque económico para lograr impartir mejoras y saludables medidas de seguridad.

Anuncios