Venezuela

Oscar Muñiz C.

 

 

mapa-animado-venezuela

 

“Venezuela es una bomba que en cualquier momento puede explotar” (Henrrique Capriles, 16/05/16).

Según voceros del gobierno estadounidense, Venezuela se desintegra. Aunque el catastrofismo siempre abruma, y más en las esferas políticas, no deja de preocupar la situación por la que pasa el pueblo venezolano.

Conocemos al gobernante Hugo Chávez, militar campechano aunque efervescente con su revolucion bolivariana. Con él se reedito por segunda vez, después de más de ciento noventa años, la pretendida aspiración del libertador.

Con su ambición de figuración y querer mantener la gloria aun después de muerto, fue el libertador producto de sí mismo y de sus adulones. Pretendió dejar a la posteridad, lo que incluye hasta la división de un país, la unión americana, lo mismo que intento por  tercera vez Nicolás Maduro.

El comandante Hugo Chávez hizo una efemérides cotidiana la referencia constante al libertador. Claro que el comandante tenía carisma y hasta se puede decir fue un esmerado alumno de la historia bolivariana. ¡Perooo…  Maduro!

Digresión aparte, hoy presenciamos el deseo de renovar a Maduro, según el Artículo 72 de la constitución venezolana sobre el referendo y su modificación .

Problemas que enfrenta el presidente Maduro:

  • Mantener el abastecimiento de energía eléctrica
  • Desabastecimiento total
  • Mora de la deuda
  • La producción de petróleo disminuyo a dos millones de barriles por día
  • Tanto Halliburton Co. Y Schumberger, han reducido su actividad en la producción de petróleo por no recibir pagos
  • Venezuela podría ser demandada y ser pasible de confiscación de sus activos en el extranjero de parte de las empresas ubicadas en Louisiana, Illinois y Texas, pues posee más de cinco mil gasolineras.

China es el respaldo venezolano. Conocido el impase dinerario por el que atraviesa Venezuela, China le hizo un nuevo préstamo al gobierno venezolano de US$ 7 mil millones, y con este préstamo su deuda supero los US$ 60 mil millones. El siguiente paso del gobierno es reducir aún más las importaciones, para facilitar las obligaciones con los acreedores de la deuda. Esto significa que las importaciones se reducirían a US$ 21,000 millones aproximadamente, habiendo sido unos US$ 65,000 millones.

El uso de los US$ 7 millones, podría aplacar momentáneamente el pedido de destitución de Nicolás  Maduro, quien fuera elegido para gobernar hasta el 2019. Si la consulta popular definiera su salida del poder, este sería reemplazado por el actual vicepresidente Aristóbulo Isturiz, quien el 10 de enero de 2017 tomaría la presidencia hasta el 2019, manteniéndose en el poder el Partido Socialista Unido de Venezuela.

Se conoce que el 70% de los venezolanos desea que Maduro deje la presidencia. Aunque se escuche sonidos de golpe militar o rechazo a la consulta popular de revocatoria, se espera que la sangre no llegue al rio.

 

Leer

Venezuela

Anuncios