Sin salida

Oscar Muñiz C.

 

PPK: “Apoyo de Lourdes Flores Nano si suma a mi campaña electoral”

Javier Velásquez Quesquén, anuncia que votara por Keiko Fujimori

Lourdes Flores: “Voy a votar por PPK”

Verónica Mendoza: “No le daremos un cheque en blanco a PPK”

Josué Gutiérrez sobre apoyo de Verónica Mendoza a PPK: “Apareció otra pelona, como ha cambiado”

Mesías Guevara: “Me avergüenza actitud de Víctor Andrés García Belaunde, parece escudero del fujimorismo”

Keiko Fujimori: Fuerza Popular se alinea para criticar apoyo de Verónica Mendoza a PPK

Daniel Abugatas: “Todos sabemos que Keiko Fujimori es una vaga”

Cuando se trata de compartir el poder, las ideologías sobran.

De todas las afirmaciones arriba mencionadas, la que más llama la atención es la de Masías Guevara, congresista de la república por el partido de Acción Popular. No es que sorprenda, más bien es la corroboración y consecuencia lógica de la misma necesidad por el poder. El ideario acciopopulista liderado por Fernando Belaunde Terry dejo de ser útil hace mucho tiempo. Si bien es cierto que su contenido sobre la conquista del Perú por los peruanos, hoy está más desdibujada que obstruida, permite verificar que la derecha peruana no deja de aspirar. Sigue siendo jaloneada por su caudillo de turno, y aunque más de uno ambicione este lugar, hoy día, ese lugar es ocupado por Keiko Fujimori Higuchi, no como consecuencia de su conquista al estilo del “manguerazo”, más bien todo lo contrario, como producto de una herencia. Además, los que permiten hacer las cosas, dejan que sus áulicos prosigan con su tarea.

Es un cuento chino eso de los congresos políticos, donde se reúne toda la gente del partido para deliberar la estrategia política y definir los cuadros políticos. El mejor ejemplo en vida es el de los Fujimori. Detrás de ellos quedaron los boloñas, los torres y torres, los hurtados, los bustamantes, y muchos otros más.

En cuanto la izquierda peruana liderada por su heroína Verónica Mendoza, solo ratifica que ni la Tercera Internacional tiene  valor hoy en día. Estos no son los tiempos del recordado José Carlos Mariátegui o del mismísimo Eudosio Ravines. Aspiración tan alturada la de Mariátegui, cuando dijo que proponía construir un socialismo sin calco ni copia aplicada a la realidad concreta aunque sin dejar de ser clasista y marxista. Hoy el socialismo dejo de ser una aspiración política. Extinguida la URRS y con ella todo el bloque socialista, solo quedaron las reminiscencias para los trasnochados o románticos impenitentes, para los crédulos limpios de corazón y para los incrédulos en su momento de crisis existencial.

Que los caballos desbocados los hayan llevado al despeñadero a los garcia, a los flores, y a los bedoya, es la muestra del agotado menú político-doctrinal. Esa fruta ya no tiene sumo. Es como un  limón seco, con la corteza opaca grisácea y dura, acartonada, y por dentro fibrosa, y de sabor amargo.

El 05/06/2016, día de las elecciones presidenciales en Perú, ninguno debiera gritar el triunfo por anticipado, sin antes haber reconocido la reunión del perro, pericote y gato  alrededor del  mismo plato.  Pues la desaparición de la política en el Perú es consecuencia de la política fujimontesinista.

Señores, aquí tienen el resultado de lo que el “chino” bautizo como política tradicional. Este ingeniero metido a político creyó ser el redentor de los peruanos. Jugo a ser el salvador del Perú. No se dio cuenta, debido a su inexperiencia e ignorancia en política e historia del Perú, que todo lo propuesto por el y su agrupación iba ayudar a la desaparecer  lo precariamente logrado desde 1821 hasta el presente. Hoy la continuación de la desaparición del Perú está en manos de la hija, la candidata presidencial.

Los peruanos se enfrentan este domingo 05/06/20116 cara a cara con su porvenir.  Tendrán que escoger entre reeditar la tragedia nacional de 1879, o al inicio de la inocuidad concretizada en lo que podría ser exagerado en estos momentos, la división política de la población al estilo venezolano.

Los peruanos deben asimilar –no por osmosis- que la política no es un lugar para los toledos, mucho menos para los aventureros.

Que esta no sea una lección más.

Anuncios