5 de abril, Día Mundial del Medio Ambiente

Oscar Muñiz C.

 

IMG_0269

 

El 5 de abril de todos los años se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente , fecha que fuera establecida por la Asamblea General de Naciones Unidas, con resolución del 15/12/1972, con la que se inició la Conferencia de Estocolmo-Suecia, cuyo tema central fue justamente el Ambiente.

Para esa fecha diciembre de 1972 el Perú había producido y publicado con antelación LINEAMIENTOS DE POLITICA DE CONSERVACION DE LOS RECURSOS NATURALES RENOVABLES DEL PERU, documento que consigna todo lo relacionado al respecto.

Fue elaborado y publicado por la Presidencia de la Republica OFICINA NACIONAL DE EVALUACION DE RECURSOS NATURALES (ONERN), con el apoyo y colaboración de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

La ONERN fue la institución pionera en este campo durante 30 años (1960-1990), hasta que fue desactivada por el gobierno dictatorial de A. Fujimori Fujimori y reemplazada con varios institutos o ministerios con diferente denominación. Este documento nunca más fue tomado por ningún gobierno desde 1990, y predecimos que no será tomado en cuenta por el gobierno elegido el 05/06/2016.

En esta oportunidad  transcribimos el Prólogo del documento Lineamientos  de Política de Conservación de los Recursos Naturales Renovables del Perú.

 

 

PROLOGO

 

La conservación de los Recursos Naturales Renovables constituye una ideología y por consiguiente implica una mística. Esta ideología, que no es nueva en su concepción es, en cambio, radical en sus principios y en su aplicación y requiere que sea integralmente considerada en la época actual, a fin de prevenir la destrucción del binomio hombre-naturaleza.

Actualmente, los principios de conservación son ignorados por los sistemas sociales de todo el m mundo y aun por las agrupaciones menores hasta el nivel familiar, casi en todas sus manifestaciones.

Debe reconocerse que la conservación o uso racional es una aplicación importante de la ecología o de aquella filosofía global cuyo intento es aplicar el método científico para hallar analogía entre la naturaleza y la humanidad, con el fin de establecer las leyes  que deben aplicarse para lograr una relación armoniosa, beneficiosa y permanente entre ellas. La conservación demanda, por otro lado, abnegación o cohibición respecto al uso de los recursos naturales para evitar su destrucción y desperdicio y enfatiza, asimismo, calidad en lugar de cantidad en la evaluación de todo objeto. Su actitud cautelosa prevé las necesidades y respeta los derechos de las generaciones presentes y futuras de tener  un ambiente sano, productivo y favorable y, por consiguiente, estimula los valores duraderos. Sobre todo, la conservación acepta la naturaleza finita del espacio terrestre y de los recursos presentes en él y, por consiguiente, rechaza la creencia tradicional en el crecimiento, producción y consumo ilimitado, como el elemento aceptable en la concepción y programación del desarrollo.

La práctica de la conservación en forma permanente debe suponer, en consecuencia, la existencia de una ética que inculque honestidad escrupulosa al individuo, de manera de formarle un espíritu de altruismo que le impulse, más que a pedir, a contribuir.

Anuncios