El derecho de decidir en libertad

Oscar Muñiz C.

 

No hay nada que hacer. El Reino Unido, es el centro de la atención mundial, dijo no querer seguir perteneciendo a la Unión Europea.

El 24 de junio de 2016, se dio a conocer el resultado del referéndum, que  un día antes se celebró en el Reino Unido y Gibraltar, sobre su permanencia en la Unión Europea.

El ingreso del Reino Unido en la Unión Europeas se produjo en 1973, pero en 1975 hubo un referéndum el cual dio como resultado que el 67 % de electores determino que el Reino Unido permaneciera en la Comunidad Económica Europea. No es hasta el año 2015 en que el Parlamento dio luz verde a la European Union Referendum Act 2015, autorizando la celebración de la última consulta popular.

Aquellos que abogaron por la salida del Reino Unido de la Union Europea (Brexit) respaldaron su opción porque argumentaban que su permanencia debilitaba la soberanía del Parlamento, porque se permitiría un mayor control de la inmigración, porque el Reino Unido tendría una mejor posición para negociar acuerdos comerciales y tendría una liberación de la regulación y de la burocracia comunitaria. Estos argumentos se impusieron a los argumentos de aquellos que exigían su permanencia en la Union Europea, pues decían que cualquier pérdida de soberanía seria compensada con los beneficios que se obtenían perteneciendo a la UE, que la prosperidad económica estaría reducida sino permanecía en la UE, y que se incrementarían las barreras comerciales con la UE.

Lo valioso por rescatar y debemos tenerlo en cuenta,  es que toda una sociedad ejerció su derecho a pronunciarse, ese derecho al que ningún político de cualquier pelaje intento interferir como mediador entre el destino popular y los intereses sabrá Dios de quien. Es ese derecho que tenemos todos los seres humanos que vivimos en sociedad con el cual podemos dirimir hacia qué rumbo  queremos dirigirnos como grupo humano.

Aquellos que resultaron vencedores en el referéndum tienen la obligación de tener cordura en mejorar las condiciones de todos los súbditos del reino. Para aquellos que no obtuvieron el veredicto a su favor tienen  la esperanza de que el nuevo rumbo sea mejor que el momento que hasta ayer vivieron.

Las tendencias políticas que apoyaron la permanencia del Reino Unido en la UE: Partido de la alianza de Irlanda del Norte; Partido Verde conformado por Inglaterra y Gales, Irlanda del Norte, y Escocia; Partido Laborista; Liberal Demócratas; NI21; Plaid Cymru; Partido Nacional Escoces; Sinn Fein; Partido Social Demócrata y Laborista; Partido Unionista del Ulster. Las tendencia políticas que apoyaron el no pertenecer a la UE: Partido Unionista Democrático; Voz Unionista Tradicional; Partido de la Independencia del Reino Unido. El Partido Conservador se mantuvo neutral.

Anuncios