El mismo engaño

Oscar Muñiz C.

 

Lo primero que se debe decir es, el sistema de administración de pensiones necesita una reforma.

El 21/08/16 miles de chilenos protestaron contra el sistema de pensiones, “NO + AFP”. Pero, ¿quienes protestaban? Eran los sindicatos, las asociaciones de jubilados y los grupos de defensa de los consumidores. ¿Por qué la protesta? Porque las pensiones son muy bajas.

El sistema de pensiones privado o AFP fue adoptado también en Perú y Colombia. En Chile fue creado con el propósito de que los trabajadores ahorraran para su propia jubilación, depositando el 10 % de su sueldo en cuentas personales que a su vez eran y son manejadas (administradas) por las administradoras privadas de pensiones o AFP.

Bajo este sistema los depósitos pasaron a los mercados de capitales. Este traslado de capitales permitió el crecimiento económico de los países. Según algunos informes, la expansión anual del PBI chileno 1981-2001 pudo ser más alto de no haber existido este sistema, pero este crecimiento solo fue del orden de 0.5 % anual. Actualmente es preocupante saber que la rentabilidad de los fondos vino cayendo desde décadas atrás. “De un promedio del 12.3 % en la década de 1980, a 10.4 % en la década de 1990, 6.3 % en la década del 2000 y 4.3 % desde el 2010. En el 2015 la pensión media era de US$ 400 al mes, y el 40 % de jubilados reciben entre US$ 160 y US$ 260”. (Bloomberg-Gestion).

El ofrecimiento de los que otrora captaron gente en Chile, fue que al final de su vida laboral recibirían como mínimo el 70 % de pensión, en función del sueldo que percibían al jubilarse, Sin embargo el beneficio real debería ser de 60 % en caso de ser hombre y el 31 % en el caso de ser mujer. En Perú el ingreso al sistema privado de pensiones fue compulsivo (manu militari) en el tiempo de la tiranía fujimontesinista (1992).

El retorno en términos de ingresos para los pensionistas chilenos en el periodo 1981-2013 fue en promedio de 8.6 % anual, reduciéndose en la actualidad entre 3 % y 5.4 %, debido a las altas comisiones de las AFP. Esto mismo sucede en Perú, variando la tasa de retorno.

El sistema pensionario chileno es un fracaso. La débil explicación sobre la imposibilidad de alcanzar el 70 % es evidente. Lo mismo sucede con la falta de explicación de los factores como la falta de competencia entre las AFP, las altas comisiones que cobran, y el extensivo e intensivo sistema de corrupción, por lo menos en Perú, elementos que sustentan el andamiaje del sistema. En medio de todo esto, se instaló el deseo de regresar a la modalidad  de un sistema mixto con el propósito de que el Estado chileno complemente los fondos privados. Chile se dirige hacia este modelo el cual sería financiado para la población de bajos ingresos que equivale aproximadamente al 60 % de la población, sistema que pagara más del 50 % de las pensiones en el año 2030.

Sin duda que en Chile lo que hizo Bachelet fue sumar un 5 % a los empleadores para que de esta manera  elevar las pensiones más bajas. También propuso crear AFP estatal con el propósito de suprimir los costos ocultos e incrementar la competencia.

Esta es la historia de nunca acabar. El gobierno golpista de Pinochet enrumbo al país hacia una supuesta “mejora”. Juro y rejuro, porque convencido estaba que era mejor la administración privada que la pública, ellos eran los portadores del bienestar. Aquí cabe una pregunta. ¿Quién dijo, que cuando se habla de dinero lo privado o público es bueno? En el caso chileno podemos decir que regresaron a 1981 cuando  Augusto Pinochet beneficio al gran capital. Téngase en cuenta que el sistema chileno acumula ahorros de US$ 172 mil millones.

Frente a esto la comisión encargada de estudiar el caso chileno recomendó que los empleadores aportasen para reforzar la situación actual y poder hacer frente  al pago de las pensiones mínimas. Sin embargo muchos dijeron que el dinero aportado en las cuentas individuales no debiesen ser utilizados para establecer el inicio de una mejora en las actuales pensiones. Recuerden que en Perú antes de la existencia de las AFP, un porcentaje era aportado por el trabajador y la diferencia  por el empleador.

Igual que en Perú, se propuso que los trabajadores chilenos estarían autorizados  a retirar parte de sus ahorros de jubilación para cubrir ciertas emergencias personales o familiares, asunto que en Perú fuera aprobado y ejecutado.

Actualmente se busca para Chile un sistema mixto de jubilación para  los trabajadores.

Anuncios