Gran ayuda para los guaraníes brasileños

Oscar Muñiz C.

 

Cuando se trata de establecer diferencias entre los modos de desarrollo de las sociedades, se tiene a la mano un sin número de publicaciones con propuestas que son por lo general desestimadas o muchas veces el tiempo se encarga de olvidarlas.

Infinidad de textos, revistas especializadas y hasta propuestas sin aparente cientificismo han dormido el suelo de los justos. Un ejemplo claro son las publicaciones que rescataron el valor y la sabiduría de los pueblos rurales, las cuales no solo recuperaron el diseño del uso del suelo, sino también el modelo de producción agropecuaria, piscigranjas y otras actividades.

De aquella época, la de las poblaciones antes de la revolución industrial, la vida cambio, como también cambio el estilo del uso del suelo y de la vida de poblaciones enteras. Tuvo que pasar un par se centurias para que la población mundial se sintiese asfixiada con la contaminación, con temor al cataclismo global del clima y publicase algo al respecto. Solo la minería hizo tanto estrago localizado, antes de que apareciera la siderurgia y metalurgia, que arrasaron con todo vestigio de vida.

Una gran parte de la población mundial dejo de lado los grupos humanos que hasta ahora viven en un mundo muy diferente al mundo postindustrial. En medio de este conglomerado de población existen aquellos grupos que invitan a tener una experiencia mágica en lugares que imitan a aquellos parajes que han desaparecido o están por desaparecer. Aún más, existen de aquellos que no reconocen a los grupos humanos nómades, aquellos que viven de la oferta de la Amazonia. Decimos Amazonia, porque es una región natural que no conoce de fronteras.

Asimismo, Perú y Brasil son dos países amazónicos. Son de los que se erogan el derecho de vulnerar los derechos de las poblaciones nativas. En contra de este nefasto legado que pretenden dejar, una vez más las poblaciones nativas con solo su sabiduría sobreviven y mantienen integrado su legado del buen manejo y utilización de la biosfera.

Es tan cruel la forma de asesinar, que Josiel Benites (12), de la comunidad indígena guaraní (ubicadas al Sur y Sureste de Brasil, en los estados de Rio Grande del Sur, Santa Catarina,Parana y Mato Grosso del Sur) o ava (significa ser humano) Tey’i Jusu, es un doloroso recordatorio de lo que son capaces de hacer los que pretenden arrebatar los medios naturales de subsistencia de las minorías indígenas.

Survival, propone dar visibilidad a la lucha de los guaraníes e indígenas brasileños; imprime este cartel , sácate una fotografía con él, envíala en tus redes ,y comparte tu fotografía con Survival enviándola a info@survival.es para que ellos la compartan en sus redes.

Anuncios