Sin remedio

Oscar Muñiz C.

 

 

Norberto Odebrecht y familia

Norberto Odebrecht y familia

 

“En el Perú, lo más pérfido es el APRA, lo más banal es el PCP, lo más vulgar es el PPC, PP y el fujimorismo. Lo que se debe hacer es cerrarle el paso al militarismo de todo pelaje”.

Los peruanos hasta el día de hoy no encuentran un antídoto contra la corrupción y la delincuencia. La experiencia del pasado no les sirvió de nada, cuando Alberto Fujimori Fujimori, Vladimiro Montesinos, y su pandilla, se alzaron al país entero. Esta vez el asunto sea metatizado.

Mientras que los campesinos y las pequeñas y medianas empresas sufren un y mil problemas para subsistir, en las altas esferas del poder el latrocinio estuvo a la orden del día. Más grave es aun, cuando el pueblo peruano, con sus sacrificios, otorgo todo su respaldo  al entonces luchador Alejandro Toledo Manrique, hoy signado como uno de los corruptos.

Ni se diga de Alan García Pérez, que con su cuento de haberse arrepentido por haber tenido un catastrófico debut como presidente en su primer gobierno 1985-1990, cuando el desastre económico fue lo mejor que pudo hacer, para luego fugar a Bogotá y Paris, gozando de todo el dinero sustraído.

Entusiasmado el elector peruano volvió a meter la pata eligiendo a Ollanta Humala Tasso y consorte, lo mismo que a Pedro Pablo Kuczynski, ambos con u común estilo de gobernar: el silencio.

No se diga de Castañeda Losio actual alcalde de Lima, repitiendo el plato de la reelección, luego del gobierno de la pudorosa y rubicunda alcaldesa de Lima Susana Villarán.

Todos y todo apunta a que estas son las cabezas de la nueva horda de corruptos en el Perú. Veamos al respecto algunos datos.

  1. ODEBRECHT, constructora brasileña que tuvo a su cargo nueve (9) contrataciones de obras con el Estado peruano. Esta empresa estaba vinculada con la más importante empresa peruana GRAÑA Y MONTERO (G&M).
  2. El órgano de control peruano, la Contraloría General de la Republica, encontró que ambas empresas perjudicaron al erario nacional por un total de US$ 250.9 millones.
  3. Además de ODREBRECHT y G&M, las empresas peruanas vinculadas a estas dos empresas, la Compañía San Martin y ENGAS PERU, esta ultima de capitales españoles, son empresas que están involucradas en los informes de control de la contraloría.
  4. El monto antes señalado fue detectado en anteriores auditorias, cuando los directivos de ODEBRECHT reconocieran haber pagado sobornos a funcionarios públicos para ganar contratos.
  5. Como consecuencia de este hecho, la Contraloría peruana inicio sus pesquisas en seis (6) proyectos adicionales donde participaron ODEBRECHT y G&M, y las demás empresas antes señaladas.
  6. ODEBRECHT, participó en el proyecto Gasoducto Sur Peruano en el 2014 como ODEBRECHT LATINVEST PERU DUCTOS S.A.C., además de ENAGAS, y el Grupo Graña y Montero, con una inversión total de US$ 7,329`000,000, perjudicando al Estado peruano con un total de US$ 136’000,000. Este proyecto consta de tres proyectos: Chavimochic III Etapa (2014) con una inversión de US$ 715’000,000; la Carretera Sub Tramo 2 El Arenal-Punta de Bombón (2014) Odebrecht Ingeniería & Construcción Internacional, Obrainsa con un monto de US$ 172’000,000; y el proyecto Metro de Lima Línea 1 Tramo 2 (2011), Constructora Norberto Odebrecht  A. Sucursal Perú, Graña y Montero, con un total de US$ 583’000,000.
  7. El otro proyecto donde participo Odebrecht S.A. Sucursal Perú y G&M por un total de US$ 111’296,528 en el 2005, en los proyectos URSA NORTE (US$ 258 millones), IIRSA SUR TRAMO 3 (US$ 395 millones) y IIRSA SUR TRAMO 2 (US$ 263 millones), en donde participaron además de ODEBRECHT, Andrade Gutiérrez, Graña y Montero, JJC Contratistas, Ingenieros Civiles y Contratistas Generales. Por último el gran proyecto  INTERCEPTOR NORTE (2004) donde participaron Compañía San Martin S.A., Odebrecht Perú Ingeniería y Construcción, con una inversión de US$ 47 millones, perjudicando al Perú con un total de US$ 3’678,966.

Al parecer, el ordenamiento jurídico peruano está hecho y diseñado para encubrir todo tipo de corrupción, delitos y demás lacras.

Anuncios