Clima loco o loco clima

Oscar Muñiz C.

 

Lima enfrenta una ola de calor que alcanzo en los últimos días los 31° C, con poco viento y con eventos característicos de la época de verano como el fenómeno El Niño –retrasado-, los deslizamientos, huaicos y otros.

Es evidente que el fenómeno El Niño tiene su inicio en los meses de setiembre-octubre, y se prolonga hasta el primer trimestre del siguiente año. En esta oportunidad el incremento de  la temperatura no se registraron en las fechas habituales y su retraso es evidente. Por esta razón algunos se esmeran en dar ciertas explicaciones frente al tardío aumento de la temperatura pero de contrabando hacen propaganda a la privatización del agua, como si fuese un asunto de recién data, cuando esta propuesta viene rondando a más de un interesado desde inicios de 1990 cuando Alberto Fujimori Fujimori, hoy preso en una cárcel de Lima, proponía este negocio por medio de uno de sus adláteres el ex ministro de agricultura Absalón Vázquez Villanueva.

Pero el fenómeno El Niño no solo tiene una característica, también cuando se presenta se incrementa la temperatura de las aguas del Océano Pacifico frente a la costa peruana, como también la desaparición de ciertas especies pelágicas. Respecto a este punto se puede verificar que la extracción de anchoveta al mes de diciembre 2016 se incrementó en 40.5 %, dejando la actividad pesquera una utilidad de más de mil millones de dólares.

El Niño 2016-2017 es de poca intensidad, es atípico. De ahí atribuir su alteración al cambio climático es una exageración, es un apresuramiento que algunos lo fundamentan por intereses siempre ligados a la privatización del agua.

En esta fecha simultáneamente se han dado otros fenómenos  como los deslizamientos o huaicos, y una que otra alteración en el mar del Callao y Chimbote, en este último puerto por haber sido epicentro de un movimiento telúrico de 5° Richter.

ma2017

 

Habría que tener presente que por su ubicación geográfica el Perú intrínsecamente estará expuesto a la ocurrencia de fenómenos morfodinámicos (huaycos con graves efectos en las cuencas de los ros Santa, Rímac y Pisco; deslizamientos en zonas deforestadas de Selva Alta y en valles encajonados de la región andina; aluviones en la Cordillera Blanca; inundaciones en las riberas de los ríos Huallaga, Ucayali, Marañón, Amazonas, Tumbes, Piura, Santa, Chancay, Rímac, Cañete;  movimientos de arenas eólicas en los departamento de Piura, Lambayeque, Ica, Arequipa; fenómenos geodinamicos internos (sismos con mayor incidencia en Tumbes, Lima, Moyobamba, Chimbote, Huaras y Arequipa; maremotos en Chimbote, Casma, Callao, Pisco e Ica); y fenómenos climáticos (heladas en Junín, Cusco y Puno; sequias en las zonas altoandinas de Puno, Cusco, Huancavelica, Apurímac, Ayacucho, Arequipa, Lambayeque y La Libertad; y el Fenómeno El Niño, principalmente  en los departamentos de Tumbes, Piura y Lambayeque).

Se debe entender que en algunos años la presencia del fenómeno El Niño es devastador como el de 1982-1983 y en otros años no, lo que significa que todos los años se repite este evento  pero no con la misma intensidad. Existen temporadas en que los fenómenos morfodinámicos no son tan intensos y otros años son todo lo contrario. Sin embargo existen tiempos en que los tres tipos de fenómenos  los morfodinámicos, la sequía y el fenómeno El Niño se producen en el Perú, como el evento de 1986.

Anuncios