La ineficiencia edil surcana

Oscar Muñiz C.

 

Una cosa es administrar una ciudad con millones de habitantes como Nueva York o Londres, otra es administrar Santiago de Surco, ciudad con 344,242 habitantes, 9,906 hab/km2 en 35 km2 de superficie territorial.

El alcalde de Santiago de Surco, señor Roberto Hipólito Gómez Baca, no tiene ni la más mínima noción ni mucho menos el temperamento para abordar la tarea edil que se le encomendó, y tiene el cuajo de gobernar este distrito por segunda vez.

La inmundicia, el forjado lupanar cercano al local municipal, la intransigencia de su gobierno, la falta de autoridad en el control del tránsito vehicular, la inocua seguridad ciudadana, y muchas otras más deficiencias de su administración hacen de Santiago de Surco un distrito que se debate entre la imprudencia de respirar libremente y la mediocridad de la cúpula que regenta el poder edil.

Esta administración como las anteriores no tiene proyección al futuro, convive con la mediocridad y el falso progreso. No tiene ni la mínima idea de administrar un conglomerado humano y mucho menos gobernar para ellos; en cuanto la seguridad en el transporte, el control de los servicios básicos (agua, energía), y el control de los mercados donde la población se abastece de los productos de pan llevar, es cero a la izquierda.

¿Que se puede esperar de esta administración?

¿Algún día, Santiago de Surco, contara con un sistema preventivo en caso de desastres, tal cual lo tiene el distrito de Miraflores?

Seguridad miraflorina

Seguridad miraflorina

Anuncios