El botín amazónico

Oscar Muñiz C.

 

“El aumento del conocimiento de la naturaleza amazónica es importante para el avance  de las teorías de la ecología de las comunidades de plantas y de la evolución, y también para el planeamiento del uso racional y sustentable de los recursos naturales amazónicos”. (Ruokolainen – Tuomisto).

 

La geología del suelo de la amazonia será mejor conocida en función del desarrollo de las cuencas estructurales. Este enfoque de estudio sobre la evolución geológica la usa Matti Tasanen  (1). Proporciona datos sobre las cuencas de la selva baja peruana, cuando sostiene que, la anchura de estas cuencas es de centenares de kilómetros y sus depósitos pueden llegar  hasta más de 10 km. Afirma además, que la selva baja peruana, la zona que también es conocida como llano amazónico, está ubicada en la región occidental de la cuenca amazónica, siendo la cuenca sedimentaria cenozoica mayormente fluvial, es la más grande del mundo. El drenaje total en la selva baja cubre una extensión de 5,8 millones de km2 y tiene un área de depósitos sedimentarios de aproximadamente 2,5 a 3 millones de km2. La cuenca amazónica, asimismo, esta estructuralmente compuesta de varias subcuencas que están formadas en los diferentes ambientes tectónicos.

Se puede entender que el relieve actual devino en el Plioceno-Mioceno (Jordán et al. 1983 y Magard 1984 y 1987, Jordán y Alonso 1987, Dumont 1989), ocurriendo su división en subcuencas  en la etapa más tardía de la evolución. Es importante considerar que la formación de los Andes fue producto del acortamiento del  retroareo (2), produciéndose un engrosamiento cortical y levantamiento. (Rasamen).

La tierra amazónica la podemos dividir en terreno inundable y no inundable. Las inundaciones varían, por lo tanto, no es evidente donde se inicia el área inundable y donde termina la tierra firme. Sin embargo lo que sí es seguro es que la tierra firme cubre la mayor parte de la Amazonia peruana. Esta se caracteriza por tener especies de plantas  más o menos de forma homogénea y su número de especies es muy alto (150 especies arbóreas por hectárea).

Pero, el asunto va a que el suelo amazónico tiene un grosor promedio de 30 cm de espesor, el cual demoro unos cinco millones de años en formarse, el equivalente a un suspiro en la historia de la formación de la Tierra. Por esta razón Ruokolainen y Tuomisto (3)  sostienen “Que la cantidad de datos sobre la riqueza de especies no es muy impresionante en relación a la extensión de la Amazonia”. Subrayan que existen dos problemas que tienen los ecólogos cuando realizan estudios de la selva amazónica: primero, cómo se ha originado la riqueza de especies en términos evolutivos, y segundo, cómo la diversidad tan alta puede ser mantenida en una comunidad.

La antigüedad del planeta Tierra es de 4,470 millones de años (John Rudge, Departamento de Ciencias de la Universidad de Cambridge, 2010). Otros estudios la ubican en los 4,543 millones de años.

La superficie de la Amazonia es de 6´000,000 millones de km2, espacio que en el eoceno (entre 50 y 35 M.A.b.p. = Millones de años antes del presente) se inicia un primer levantamiento de los Andes. Pero existen espacios amazónicos de formación que datan de solo 23 millones de años. Isabel Sanmartín, investigadora del Real Jardín Botánico de Madrid (CSIC) y especialista en biogeografía afirma “La estrecha relación entre la historia geológica de la Cordillera Andina y la formación de la cuenca amazónica implica que todo trabajo que pretenda entender el origen de la mega diversidad amazónica debe retroceder en el tiempo hacia los últimos 20 millones de años”. Aun mas, la revista Heraldo describe la Amazonia, diciendo: “Esta reconfiguración del escenario paleo geográfico amazónico incluyo la formación de un enorme sistema de lagos, el sistema Pebas, que ocupaba más de un millón de kilómetros cuadrados; es decir, una superficie equivalente a parte de Colombia, Ecuador, Perú y la región oriental del Brasil. Esta gran masa de agua se habría secado tras el nacimiento del rio Amazonas hace 10 millones de años, lo que permitió a los animales y plantas de zonas limítrofes colonizar una nueva región de tierra firme y diversificarse rápidamente. En la actualidad esta zona alberga la mayor biodiversidad de toda la región”.

Por estas razones y otras muchas más es que la Amazonia es un botín. Sin duda alguna.

Los grupos humanos y conglomerados económico financiero hacen de esta área su último espacio de expansión. La forma como justifican su intervención es bastante conocida, y el daño que originan es irreversible. Llámese progreso, desarrollo, si el conocimiento de la Amazonia actualmente es insuficiente que esperanzas tendrán los pueblos nativos. El espejo donde deberíamos vernos son todas las cuencas de los ríos europeos, espacios muertos y sin posibilidades de recuperación.

La codicia por los recursos no renovables que yacen en el subsuelo amazónico es la excusa para comprometer el futuro de  millones de habitantes. Es imperativa la defensa de la amazonia frente a tanta insania.

De la pelicula AGUIRRE, de Werner Herzog (4)

 

En medio de todo esto, muchas veces soslayamos las incongruencias entre el sistema económico con el medio ambiente y la ecología. Fenómenos como el calentamiento global, y la sobre explotación de los recursos naturales con fines de lucro amenazan la Amazonia. Esto no es de ahora, viene desde el descubierto del Nuevo Mundo y desde la conquista española.

 

(1) La geo historia y geología de la Amazonia Peruana. Amazonia Peruana Vegetación Húmeda tropical en el llano sub andino. Proyecto Amazonia Universidad de Turku – Oficina Nacional de Evaluación de Recursos Naturales.

(2) El retro arco se refiere al área del antearco  al este de la cadena andina, área formada por el arco de Iquitos que pertenece a la cuenca de anteareo de la Amazonia que también se denomina cuenca del anteareo andino que incluye  las depresiones  dentro de la cuenca de anteareo o subcuenca del anteareo de Pastaza, Marañón, Ucayali, Acre, Madre de Dios-Beni.

(3) Kalle Ruokolainen y Hanna Tuomisto, La vegetación de terrenos no inundables (Tierra firme) en la Selva Baja de la Amazonia Peruana. Amazonia Peruana Vegetación humedad tropical en el llano sub andino. Proyecto Amazonia Universidad de Turku – Oficina Nacional de Evaluación de Recursos naturales.

(4) “Porque la ira de Dios es revelada desde el cielo, contra toda impiedad de los hombre, quienes por su inequidad suprimen la verdad”

“For the wrath os God is revealed from heaven against all ungodliness and unrighteousness of men, who by their unrighteousness suppress the truth”.

Anuncios